Alas de mariposa: una curiosa estrategia de defensa

Home / Contenidos de interés / Alas de mariposa: una curiosa estrategia de defensa

Las alas defensivas de las mariposas

Antes de abordar este tema es necesario definir el concepto de “mimetismo batesiano”: se denomina así al fenómeno mediante el cual especies inofensivas adoptan de algún modo la apariencia de otras más amenazantes. El nombre “Mimetismo Batesiano” está puesto en honor de su descubridor, Henry Walter Bates, un naturalista británico del siglo XIX, que estudió las mariposas de la Amazonia observando que, en ocasiones, una especie inofensiva adoptaba la forma de otra más peligrosa para evitar el ataque de los depredadores.

Existen diferentes estudios que prueban la eficacia de este fenómeno:

Los falsos ojos de las alas de las mariposas

Durante siglos se ha creído que los patrones de las alas de las mariposas, que recordaban la mirada amenazante de los búhos, tenían como objetivo protegerlas de otros animales que se alimentan de insectos. Esta teoría no había sido probada hasta ahora.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Jyväskylä (Finlandia) sobre las mariposas tropicales, las manchas de sus alas asustan a pequeñas aves que se alimentan de este bello insecto. Este estudio demuestra el “mimetismo batesiano” de esta especie tropical de mariposas.

Para probar esto, el equipo de científicos ha recreado los encuentros entre depredadores y presas en un entorno controlado. En su experimento utilizaron pájaros silvestres que, por su procedencia, nunca habían estado expuestos a estos patrones de manchas oculares de estas mariposas.

En un monitor, los investigadores enseñaron a los pájaros imágenes de mariposas cuyas alas recordaban las pupilas negras y los iris amarillos de los búhos. Mediante manipulación digital, también invirtieron los patrones de color. Además, intimidaron a las aves mostrándoles imágenes de la cara real de un búho.

Después de 179 observaciones, el equipo concluyó que las manchas oculares miméticas naturales eran tan eficaces en asustar a los pájaros como los ojos reales de búhos. Tras el experimento, los pájaros fueron liberados en los bosques finlandeses.

 

  • ¿Una cuestión de genes?

 

Según otro estudio dirigido por científicos del Centro Nacional de Ciencias Biológicas de la India y la Universidad de Chicago (EE UU) el gen que determina que algunas mariposas tengan la capacidad de imitar los colores y estructuras de las alas de otras especies tóxicas es el mismo gen que controla las diferencias sexuales en los insectos, denominado doublesex (dsx). De este modo, este gen, conocido por ser el responsable de la diferenciación sexual en los insectos, permite que las hembras de una especie de mariposas (mormón común) imiten la forma y el color de las alas de sus homólogos masculinos o las de otras especies tóxicas del género Pachliopta, mejorando de este modo su supervivencia.

Moscas que se disfrazan de abejorros

Pero las mariposas no son las únicas que cambian su aspecto para protegerse. Algunas moscas son capaces de disfrazarse de abejorros. Un estudio en el que han participado investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), demuestra por primera vez el mimetismo del díptero Aneriophora aureorufa (mosca) hacia el himenóptero sudamericano Bombus dahlbomii (abejorro). Esta hipótesis sólo había sido sugerida en un estudio taxonómico de principios del siglo XX.

Una de las conclusiones más sorprendentes a las que han llegado los investigadores es la rapidez de la especie para conseguir este mimetismo. El equipo de científicos también señala dos posibles “errores de este fenómeno”. El primero de ellos es que, pese a que ambas especies se alimentan principalmente de la misma planta (Eucryphia cordifolia) las moscas disfrazadas tardan más tiempo en libar que los abejorros. Además, la mosca es más abundante en lugares en los que la presencia de esta especie de abejorro es menor. Tal y como explica Carlo Polidori, del MNCN: “El abejorro B. dalbhomii parece preferir las partes más frescas de la Patagonia, por lo que el cambio climático le afectaría negativamente. Además, este abejorro es menos frecuente en las áreas donde la especie exótica Bombus ruderatus es más abundante. Todo esto afectaría indirectamente al sírfido A. aureorufa ya que podría disminuir la eficacia del mimetismo como estrategia de protección”.

¿Y qué pasa con los camaleones?

El color de la piel de los camaleones cambia para adaptarse al entorno y protegerse de los depredadores. Algunos científicos consideran que este mecanismo es coloración críptica y no mimetismo. La palabra cripsis proviene del griego y significa “lo oculto” y forma algunas palabras que hacen referencia a cifrar y descifrar información, como criptograma.

Se denomina cripsis al fenómeno por el cual un organismo se adapta al entorno para, de este modo, pasar inadvertido a los sentidos de otros animales. Aunque se trata de un fenómeno distinto del mimetismo, frecuentemente aparecen asociados. El fenómeno opuesto, en el que un animal destaca algunos rasgos de su presencia, se llama aposematismo.

¿Te ha parecido interesante?, ¿tienes alguna pregunta sobre el “mimetismo” de algunos animales?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas