¿Sabes cuál es el animal que mejor se camufla en su entorno?

Home / Contenidos de interés / ¿Sabes cuál es el animal que mejor se camufla en su entorno?

Animal camuflado

La sepia, conocida como “el camaleón del mar”, es capaz de alterar rápidamente el color y la textura de su piel. Esta sorprendente cualidad le permite mimetizarse con su entorno para permanecer a salvo de depredadores. Investigadores de Harvard llevaron a cabo un estudio en el que aportaban datos reveladores sobre el sofisticado sistema biomolecular nanophotónico que permite a las sepias cambiar el color y la textura de su piel. Uno de los investigadores, Kevin Kit Parker, profesor de Bioingeniería y Física Aplicada en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard (SEAS) y miembro del Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering de Harvard, ha declarado: “La naturaleza resolvió el enigma del camuflaje adaptativo hace mucho tiempo. Ahora el desafío es realizar “ingeniería inversa” para entender su funcionamiento y poder crear un sistema sintético rentable, que sea susceptible de la fabricación en masa”.

¿Qué es el “camuflaje adaptativo”? Se denomina “camuflaje adaptativo” a la capacidad que tienen algunos animales para mimetizarse con el entorno y, de este modo, ser invisibles ante los ojos de depredadores. Los insectos palo, por ejemplo, son capaces de “convertirse” en una planta, los camaleones, pueden adoptar cualquier color del entorno en que se encuentran y las sepias, las reinas del camuflaje, pueden no sólo “imitar” el color sino, también, la textura. ¿Quieres ver cómo se camufla una sepia? No te pierdas este deo.

¿Cómo se camufla la sepia?

Hasta el estudio realizado por los investigadores de Harvard, los científicos tenían una comprensión incompleta de las funciones biológicas, químicas y ópticas que hacen posible la coloración adaptativa de la sepia. Esta última investigación demuestra que los cambios de apariencia de este animal son posibles gracias a que posee diferentes órganos en su piel:

  • Órganos cromatóforos: Albergan en su interior un compartimento lleno de pigmentos, que se encuentra conectado a una serie de músculos. Al contraerse y estirarse estos músculos, los pigmentos se expanden y se encojen, permitiendo crear diferentes patrones. En el caso de los pulpos y las sepias, los órganos cromatóforos están controlados neuronalmente, pudiendo activarse por fases, lo que hace posible la creación de patrones muy complejos de camuflaje. Los órganos cromatóforos se activan y desactivan a una gran velocidad.
  • Órganos iridióforos. Se sitúan debajo de los órganos cromatóforos. Están formados por apilamientos de láminas de aspecto metálico, que reflejan la luz aportando a la piel de las sepias reflejos dorados, plateados, verdes y azules metalizados.
  • Órganos leucóforos. Están una capa por debajo de los órganos iridióforos, tienen un aspecto aplanado y alargado que refleja y dispersa la luz predominante en el entorno en un momento determinado.

De acuerdo con declaraciones de Leila F. Deravi, investigadora asociada del estudio, “Hasta ahora, los cromatóforos han sido considerados como órganos pigmentarios que actúan simplemente como filtros de color selectivos. Sin embargo, los resultados de nuestro estudio sugieren que los cromatóforos desempeñan un papel más complejo, que contienen nanoestructuras de proteínas luminescentes que permiten a la sepia realizar cambios rápidos y elaborados en la pigmentación de su piel”. Cuando la sepia activa su sistema de coloración, cada cromatóforo se expande, haciendo que la superficie de su piel cambie hasta en un 500%. El equipo de Harvard demostró que los pigmentos que contiene el cromatóforo regulan la luz a través de la absorbencia, la reflexión y la fluorescencia, funcionando como elementos fotónicos a nanoescala, incluso cuando el cromatóforo cambia de tamaño.

Evelyn Hu, Profesor de Física Aplicada y de Ingeniería Eléctrica en SEAS y coautora del estudio, declara: “La sepia utiliza un enfoque ingenioso de la composición de los materiales y la estructura, que nunca hemos empleado en nuestras pantallas de ingeniería. Es extremadamente difícil para nosotros replicar los mecanismos que utiliza la sepia. Todavía no podemos diseñar materiales que tengan elasticidad suficiente para expandir el 500 % de su superficie. Si pudiéramos replicar ese sistema, la riqueza de color del material expandido y no expandido, sería dramáticamente diferente, similar a lo que ocurre al inflar y desinflar un globo. La sepia puede haber encontrado una forma de compensar estos cambios de color por ser un emisor de luz “activa” (fluorescente), y no sólo modular la luz a través de la reflexión pasiva”.

Replicar de forma artificial el sistema de camuflaje de la sepia es todo un reto para muchas industrias, entre ellas la textil. ¿Te imaginas tener una camisa que cambiase de forma y color según tu voluntad o el entorno?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas