Fotos con ojos rojos: conoce los motivos por los que ocurre este curioso fenómeno

Home / Contenidos de interés / Fotos con ojos rojos: conoce los motivos por los que ocurre este curioso fenómeno

No más ojos rojos en las fotos

Para comprender por qué a veces los ojos salen rojos en las fotografías, es necesario conocer un poco la anatomía del ojo, el comportamiento de la pupila concretamente.

La pupila es el orificio que se encuentra en la parte central del iris (el punto oscuro que hay en el centro del ojo). A través de este agujero entra la luz al interior del globo ocular y, con ella, las formas y colores que se proyectan en la retina y que el cerebro traduce en imágenes. La pupila puede dilatarse y contraerse para regular la cantidad de luz que entra en el ojo. Así, cuando hay mucha se contrae y, cuando hay poca, se dilata, para dejar entrar el máximo posible.

El diámetro de la pupila suele ser de unos 3-5 mm, aunque puede existir una gran variación de una persona a otra. En algunos casos, una pupila dilatada puede alcanzar los 9 mm.

Por lo general, las pupilas se contraen y dilatan a la vez, es lo que se llama reflejo consensual. Los problemas de coordinación (aniscordia), así como una reducción de la velocidad y el grado de dilatación/contracción pupilar pueden ser indicativos de patologías. El exceso de dilatación pupilar recibe el nombre de midriasis y el exceso de contracción pupilar se llama miosis.

La pupilometría permite estudiar algunas patologías a través de la pupila. Puede ser útil para detectar diabetes mellitus en etapas tempranas y enfermedades reumáticas, por ejemplo.

La pupila y su grado de dilatación está directamente relacionado con los ojos rojos en las fotos. Te lo explicamos en tres puntos:

  • En condiciones de poca luz, la pupila está muy abierta, para permitir que pase la mayor cantidad de luz posible y, así dejar que la retina recoja el máximo de información y la envíe al cerebro, encargado de convertir esa información en imágenes.
  • Dado que hay poca luz, el flash de tu cámara se activa, sin dar tiempo a que la pupila se contraiga, dejando que llegue al interior del ojo una gran cantidad de luz de forma inesperada.
  • La luz “choca” con la retina, esta película que tapiza el fondo del ojo contiene una capa semitransparente llamada epitelio pigmentario, que absorbe parte de la luz y deja pasar el resto, donde se encuentran una gran cantidad de finos vasos sanguíneos. Cuando la luz del flash se refleja sobre estos vasos, los ojos en la fotografía salen rojos

¿Y si tengo los ojos claros?

Seguro que ya has observado que algunas personas tienen más probabilidades que otras de salir con los ojos rojos. Esto es debido a que las paredes de la retina absorben más o menos luz dependiendo del individuo. Por lo general, la retina de las personas que tienen los ojos claros absorbe menos luz que la de las personas con los ojos oscuros. Es decir, si tienes los ojos claros, las probabilidades de que tu pupila se tiña de rojo en las fotos son muchos mayores.

¿Y si mi cámara tiene una función especial “ojos rojos”? Es bastante común salir con los ojos rojos en las fotos y, por ello, los fabricantes han ideado un sistema similar que intenta solucionar este problema. Las cámaras que tienen una función especial “ojos rojos” (indicada generalmente con el dibujo esquemático de un ojo) lo que hacen es emitir ráfagas de luz de flash unos momentos antes del disparo. De esta forma, el ojo reacciona ante la luz contrayendo la pupila y, como consecuencia, los ojos salen menos rojos

¡Importante! Si tu cámara tiene esta función especial ojos rojos, debes avisar de ello a las personas que van a salir en la foto. Adviérteles que el flash que sale al principio es sólo para evitar los ojos rojos y no para hacer la foto. Que aguanten un poco con los ojos abiertos hasta el flash final. De esta manera evitarás que dejen de posar antes de tiempo y conseguirás mejores fotos.

¡A mi mascota también le pasa! Es cierto; los animales también pueden salir con los ojos rojos en las fotos. En el fondo de sus ojos tienen una capa llamada tapetum lucidum, que refleja la luz para hacer que pase dos veces por la retina y poder así ver mejor en la oscuridad. El “tapetum” puede ser de diferentes colores, por esta razón, además de rojos (tapetum traslúcido), los ojos de tu mascota en las fotos pueden salir verdes, amarillos, azules…

¿Es posible controlar las pupilas?

La dilatación de las pupilas responde a la luz y, también, a procesos mentales. Un estudio reciente llevado a cabo en la Universidad de Oslo por los neurocientíficos cognitivos Bruno Laeng y Unni Sulutvedt, sostiene que las pupilas se contraen o se dilatan en respuesta a pensamientos de luz y oscuridad. Según esto, pensar en una luz cegadora podría reducir el tamaño de tus pupilas y evitar que salieras con los ojos rojos en las fotos ¿Te atreves a probarlo y nos lo cuentas?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas