Qué es lo mejor para esquiar ¿Gafas de sol o máscara?

Home / Contenidos de interés / Qué es lo mejor para esquiar ¿Gafas de sol o máscara?

1200x628_FB_Blog_ski_mascara

Proteger los ojos del sol y de posibles lesiones ocasionadas por caídas es fundamental. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo?, ¿con gafas de sol, con máscara o con ambas a la vez?

Las máscaras de esquí tienen beneficios evidentes: sus lentes son más grandes y, gracias a las gomas, se ajustan perfectamente a la cara (también cuando te caes), protegiendo muy bien tus ojos del sol, de la nieve y el hielo e, incluso, de la rama de algún árbol. Su forma envolvente mantiene intacta tu visión periférica, lo que es muy importante cuando estás en movimiento a altas velocidades. También cubren más superficie en la cara, manteniendo cálido tu rostro.

En algunas situaciones las gafas de sol resultan ser mejor opción que las máscaras; estas últimas son demasiado voluminosas y se empañan más fácilmente debido al calor corporal y la humedad. Es cierto, sin embargo, que los modelos modernos de máscaras  suelen llevar sistemas de ventilación que ayudan a que circule el aire para evitar que se empañe la visión. Si eres un principiante o, simplemente, te gusta deslizarte tranquilamente por las pistas, puede que no necesites más protección que tus gafas de sol polarizadas.

Si necesitas llevar gafas de prescripción y quieres la protección añadida que aporta la máscara de esquí, deberías mirar las diseñadas para llevar sobre las gafas. Estas máscaras suelen tener sistemas de ventilación para evitar que las gafas se empañen durante la jornada de esquí. Si quieres comprarte una máscara con este fin, lleva tus gafas de prescripción a la óptica y pruébatelas con ellas para saber cuáles te resultan más cómodas.

  • Calidad frente al sol. Tanto las máscaras de esquí como las gafas de sol de calidad poseen lentes tratadas para bloquear los rayos UV y proteger tus ojos del sol directo y sus reflejos sobre la nieve. Para asegurarte una máxima visibilidad y protección, elige gafas o máscaras con lentes fotocromáticas (que se adaptan a las diferentes condiciones de luz) o intercambiables; que te ofrezcan la opción de tener un equipo más oscuro para esquiar durante las horas de sol o otro claro para las condiciones de baja visibilidad. Compra siempre tu equipo en una óptica o tienda deportiva especializada ¡No arriesgues la salud de tus ojos con productos de baja calidad!

Y ahora te toca a ti: ¿nos cuentas cómo proteges tus ojos del sol en la nieve?

Entradas Recomendadas