¿Qué son y cómo funcionan las lágrimas?

Home / Contenidos de interés / ¿Qué son y cómo funcionan las lágrimas?

lágrimas

Las lágrimas, su función y creación, son, por lo general, unas desconocidas, no solo por las personas sin conocimientos en medicina, sino, como podremos ver más delante, por los propios expertos que discrepan acerca de las funciones o motivos por los que pueden aparecer, en determinadas ocasiones. Por ello, forman parte de las curiosidades acerca del funcionamiento del cuerpo humano, lo que las hace interesantes de conocer y descubrir.

¿Qué son las lágrimas?

Las lágrimas forman parte del sistema visual y es importante que hagan su función correctamente, pues de ellas depende tener una correcta salud visual. A continuación, explicamos de forma simple su composición y funcionamiento, de forma que resulte fácil y sencillo de entender. 

Las lágrimas son parte del fluido externo del ojo (el ojo contiene gran cantidad de fluidos internos y externos). Lo que se conoce como lágrima es el resultado del proceso de lagrimación, un proceso que es desarrollado de forma natural en el cuerpo humano y tiene como función limpiar el ojo, así como mantenerlo constantemente lubricado y húmedo.

El fluido en sí (lágrima) se compone de mucosidad, aceites, agua y proteínas, es liberado por la glándula lagrimal, estando esta ubicada en la parte externa y superior del ojo, protegida por el párpado para evitar que pueda ser dañada. 

Desde dicha glándula pasa a distribuirse por la superficie frontal del ojo, pasando por la esclerótica y la córnea para cumplir su utilidad de mantener el ojo humedecido, evitando la suciedad y arrastrándola en el caso de que la haya, además de ayudar a tener una visión clara y nítida. El parpadeo ayuda a que el fluido sea distribuido por todo el ojo, por ello, cuando los ojos se encuentran más secos sentimos la necesidad de parpadear más frecuentemente. La suciedad es peligrosa para la salud del ojo y provoca malestar y mala visión, pues hace de obstáculo y evita que la luz pase adecuadamente hasta el ojo.

Los diferentes tipos de lágrimas

Por todo esto, las lágrimas tienen más funciones que acompañar al llanto, pudiendo diferenciarse tres tipos de lágrimas según la utilidad que tengan:

1. Emocionales. Se manifiestan ante estados emocionales (alegría o pena, por ejemplo) y también ante situaciones de estrés excesivo. Su utilidad no está del todo clara y los expertos indican que su función puede estar relacionada con la interactuación social. Sin embargo, no ha sido demostrada ninguna de las teorías que hablan acerca de su función social, lo único que se ha descubierto es que el contenido químico de una lágrima emocional es diferente al resto, pues posee mayor cantidad de proteínas y hormonas que están relacionadas con el estrés. Por todo ello, el acto de llorar sigue siendo un misterio.

2. Basales. Evitan la sequedad en el ojo, por tanto actúan constantemente.

3. Reflejas. Protegen al ojo de agentes externos que puedan provocar irritación, como puede ser el humo o el viento.

¿Por qué las lágrimas son saladas?

Para explicar esto hay que tener en cuenta que el propio ser humano es salado; esto significa que nuestro organismo, en su composición, posee una gran cantidad de sal, hasta el punto de que  hay otros fluidos como la orina o el sudor, además de las propias lágrimas, que tienen dicha composición. Como hemos indicado anteriormente, la lágrima está compuesta de componentes que proceden de diferentes glándulas, los cuales son agua, sebo y mucosa

El agua como tal no requiere de explicación, es H2O siendo hasta un 70% del cuerpo humano; por ejemplo, el cerebro es un 70 % agua, la sangre un 80 % y un 90 % los pulmones. Dentro de la lágrima es el componente con mayor volumen y ayuda a que esta pueda extenderse por el ojo con facilidad.

El sebo, dicho de forma sencilla, es grasa y actúa evitando que la lágrima se evapore con facilidad y así pueda cumplir con su función.

Por último, la función de la mucosa es ayudar a que la lágrima sea homogénea y pueda distribuirse uniformemente, para así llegar a todas las partes del ojo.

Como puede apreciarse, es precisa la actuación de los tres componentes para que se produzca la función completa. A su vez, aparte de agua, sebo y mucosa, contiene una gran cantidad de sales que provienen de la dieta y la sangre. A modo de explicación, dichas sales se absorben por los intestinos una vez que han sido ingeridos los alimentos, pasando después al torrente sanguíneo para así llegar a las glándulas lacrimales, que son el lugar en el que se forman las lágrimas.

Esperamos que esta información haya satisfecho tu curiosidad acerca de esta función de la biología humana que sorprende, no solo por su ayuda constante, sino también por el proceso que conlleva su creación y distribución. 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas