Los cocodrilos también lloran. Lágrimas de cocodrilo: ¿de dónde sale la expresión?

Home / Contenidos de interés / Los cocodrilos también lloran. Lágrimas de cocodrilo: ¿de dónde sale la expresión?

Lágrimas de cocodriloEl cocodrilo es un reptil semiacuático que vive en las regiones tropicales de África, Asia, América y Australia. Es un excelente nadador y pasa la mayor parte del tiempo dentro del agua. Sus ojos y sus fosas nasales están situados en la parte superior de la cabeza y, de este modo, puede ver y respirar mientras permanece metido parcialmente en el agua. Cuando se sumerge totalmente, sus fosas nasales y sus oídos se cierran, y sus ojos se protegen con un tercer párpado (una membrana transparente se mueve en sentido transversal), que le permite buena visión. Si quieres saber más sobre los ojos de los cocodrilos pincha aquí.

El agua es el medio natural del cocodrilo, su organismo la necesita para vivir y, sus ojos, también. Cuando sale del agua, los ojos del cocodrilo están húmedos, ya que sus glándulas segregan lágrimas que les permiten mantenerlos limpios de polvo y funcionar de manera óptima. Algunas investigaciones sostienen que las lágrimas de los cocodrilos son una forma que tiene el animal para deshacerse del exceso de sal que sus riñones no pueden procesar tras haber tragado agua o engullido una presa.

Los primeros científicos que observaron el comportamiento de los cocodrilos se sorprendieron al ver cómo los cocodrilos “lloraban”, mientras devoraban a sus presas. Se extendió entonces la falsa creencia de que estas lágrimas estaban causadas por los remordimientos que los cocodrilos tenían por haber matado a otro animal.

Por esta razón, la expresión “lágrimas de cocodrilo”, hace referencia a los llantos de aquellas personas que derraman lágrimas sin sentirlo de verdad, con la intención de conmover a los demás para, de este modo, conseguir algo.

¿Qué es el síndrome de las lágrimas de cocodrilo?

El síndrome de las lágrimas de cocodrilo es una posible consecuencia de una parálisis facial, que se produce semanas o meses después de la misma. Suele ser una secuela unilateral y afectar a un solo ojo. El síndrome de las lágrimas de cocodrilo sucede cuando las fibras nerviosas vegetativas del VII par craneal, que tenían que dirigirse a las glándulas salivales, se dirigen a las glándulas lacrimales. Como consecuencia de ello, ante los estímulos salivales (al comer, por ejemplo), la persona segrega lágrimas por un solo ojo.

Otros animales “llorones”

Los cocodrilos no son los únicos “llorones” de la fauna; diferentes estudios prueban que los animales lloran cuando se les separa de sus padres o de sus hijos, cuando están viviendo en cautividad y, también, cuando sienten estrés.

Los mamíferos cuentan con un aparato lagrimal suplementario, constituido por un hoyuelo debajo de la órbita, que les hacen derramar lágrimas con facilidad. No es extraño ver llorar a un gatito o a un ternero cuando se les separa de sus madres.

Los pájaros también lloran. El albatros, por ejemplo lagrimea cuando se pelea, realiza “danzas rituales” o antes de comer. Las gaviotas, por su parte, poseen en sus ojos una glándula que les ayuda a eliminar sal de su organismo: sus lágrimas son blanquecinas debido a su alta concentración salina.

Los elefantes, las focas y las nutrias derraman lágrimas cuando sienten amenazada su vida. Los delfines lloran y emiten gemidos cuando sienten que van a morir.

Los cocodrilos derraman lágrimas para mantener sus ojos húmedos y para deshacerse del exceso de sal en su organismo, no por que sientan pena por sus presas. Las personas que lloran sin sentirlo se dice que derraman “lágrimas de cocodrilo”. Existen otros animales que lloran, siendo los mamíferos los más “llorones”.

 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas