Los problemas visuales y el fracaso escolar.

Home / Contenidos de interés / Los problemas visuales y el fracaso escolar.

El aprendizaje es un proceso mediante el cual adquirimos conocimientos y destrezas. Estudios han concluido que el aprendizaje del ser humano depende un 80% de la visión, un 8% de la audición, un 6% del tacto, un 3% del gusto y un 3% de olfato. Es por esto por lo que los problemas visuales no diagnosticados son una de las principales causas de fracaso escolar. Los expertos estiman que uno de cada tres niños con problemas escolares sufre algún problema visual. Aunque se aconseja revisar la vista al menos una vez al año, en niños en edad escolar sería recomendable revisar la vista dos veces al año, una al comenzar el curso y de nuevo en la mitad de este.

La relación entre la visión y el aprendizaje.

Es evidente la relación que el aprendizaje y la visión tienen desde las primeras etapas de nuestra vida hasta que alcanzamos estudios más avanzados. La lectura es el ejemplo más práctico que podemos encontrar en el día a día.

Las destrezas que adquirimos mediante el proceso de aprendizaje se puedes dividir en cuatro categorías: las cognitivas, las perceptuales, las motoras y las perceptuales-motoras. Los sentidos se encuentran dentro de la categoría de destrezas perceptuales y específicamente la vista incluye una gran variedad de destrezas visuales que un niño necesita tener bien desarrolladas para poder educarse.

La agudeza visual o visión central es una de estas destrezas visuales esenciales para el aprendizaje. Es la capacidad de percibir pequeños detalles, determina la claridad de la visión y también es responsable del color de la visión y de la visión diurna. Otras de las destrezas visuales esenciales son la triangulación ocular, la acomodación o la visión periférica.

Posibles síntomas de problemas visuales en niños.

Junto a las revisiones periódicas también podemos fijarnos en señales que pueden ser el indicio de problemas visuales. Si un niño se muestra frecuentemente cansado al volver de clase, se cansa rápidamente mientras hace los deberes o cuando lee un libro podría padecer hipermetropía. Incluso podrían aparecer dolores de cabeza mientras se realizan estas tareas y ojos rojos.

Por otro lado, si un niño entorna los ojos para ver la televisión, para leer carteles en la calle o para ver la pizarra en clase podría estar sufriendo miopía. Los niños miopes suelen confundir números y letras escritos en la pizarra lo que resulta en ejercicios y deberes mal realizados cuando quizás ellos si sabían la solución.

Por último, si un niño inclina la cabeza para uno de los lados para mirar podría padecer un problema de movimientos oculares como el estrabismo o de preferencia ocular como el ojo vago. Los más pequeños no tienen una referencia de como debe ser una vista sana por lo que no pueden detectar por ellos mismos los problemas de visión. Estar alerta de todos estos síntomas puede ser muy útil para localizar los problemas oculares con rapidez.

Además, de los anteriores los niños pueden sufrir períodos de hiperactividad, bajo rendimiento o astenopia, síntomas comunes a muchos trastornos del aprendizaje. Es importante aclarar que no es lo mismo un trastorno de aprendizaje a causa de un problema en la visión que a problemas de tipo cognitivo.

La importancia de la detención temprana.

Los expertos recomiendan que la primera revisión ocular se realice entre los 3 y 4 años. El cerebro de los más pequeños se adapta a estos problemas visuales lo que complica su detención a medida que pasa el tiempo. El papel de padres, profesores y familiares se hace fundamental para llegar a tiempo a estas anomalías y poder corregirlas con éxito. Sin embargo, encontramos datos del sector que indican que solo el 27% de las revisiones oculares corresponden a niños de entre 5 y 10 años.

En el caso de problemas oculares como el ojo vago la detención precoz se hace fundamental para su tratamiento. Solamente hasta los 7 y 8 años se puede tratar de manera decisiva este trastorno en la visión, cuanto antes empecemos a tratarlo más podremos estimular la visión del ojo.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas