Cómo medir la curiosidad según el movimiento de tus ojos

Home / Contenidos de interés / Cómo medir la curiosidad según el movimiento de tus ojos

Curiosidad ojos gatoUn grupo de científicos americanos reivindica la importancia de la curiosidad como motor del aprendizaje. La curiosidad aumenta nuestra atención y mejora nuestra memoria. Además, cuando sientes curiosidad, miras de una forma especial ¿lo sabías?

¿Qué es la curiosidad? ¿Cómo definirla? Tal y como ha declarado a la agencia de noticias científicas SINC Colin F. Camerer, investigador del área de Humanidades y Ciencias Sociales del Instituto Tecnológico de California (EEUU): “Parece ser un estado mental que aumenta nuestra atención hacia nueva información y también mejora nuestra memoria”.

Dos neurocientíficos de la Universidad de Rochester (EEUU) han reivindicado recientemente en un estudio publicado en la revista Neuron, la importancia de este estado mental. Tal y como ha declarado a SINC Celeste Kidd, coautora del trabajo: “En este momento no es importante establecer una definición sobre la curiosidad, porque es un área nueva de investigación y todavía hay incertidumbre en cuanto a los mecanismos que subyacen”. La científica propone interpretar la curiosidad en un marco más amplio, como una fuerza motriz que impulsa el aprendizaje y que no se limita exclusivamente a la búsqueda de información.

De acuerdo con estudios llevados a cabo por Camerer con imágenes de resonancia magnética, ante un reto, como puede ser una pregunta para la que se desconoce la respuesta, en el cerebro se activan dos áreas cerebrales: una está relacionada con la motivación y la recompensa y, la otra, con la memoria. Los experimentos demostraron también que, cuando los participantes fallaban una respuesta, la actividad en las áreas de la memoria se incrementaba, como si se preparase para retener la solución correcta. Esto deja claro que aquello que mueve nuestra curiosidad y nos sorprende estimula nuestra memoria. Según el científico: “La curiosidad es la forma que tiene el cerebro de marcar la información que merece la pena recordar”. Además, este estado mental hace que la memoria funcione con más precisión ya que, en el estudio de Camerer, los participantes que habían manifestado más curiosidad recordaban conceptos con mayor detalle que el resto incluso dos semanas después de haberlos visto.

Ojos mujer

La curiosidad se nota… en la mirada

Intentar comprender la realidad no es algo exclusivamente humano, numerosas especies animales como los simios, por ejemplo, muestran rasgos de curiosidad. Tal y como ha declarado Celeste Kidd “Animales tan simples como el Caenorhabditis elegans, un gusano cuyo sistema nervioso contiene sólo 302 neuronas, muestran un rudimentario tipo de curiosidad al buscar comida”.

Los perros manifiestan la curiosidad moviendo la cola, mientras que los humanos la mostramos mediante nuestros movimientos oculares. Cuando sentimos curiosidad porque estamos en un sitio nuevo, por ejemplo, nuestros ojos se mueven mucho más, probablemente porque nuestro cerebro “necesita” más información para registrar más detalles.

Los animales inteligentes dedican mucho tiempo y energía a explorar y obtener información pero los mecanismos que utilizan para ello han sido poco estudiados. Investigaciones recientes relacionan el movimiento de los ojos y la curiosidad, desde el punto de vista psicológico y neurocientífico. Estos trabajos ponen de manifiesto que la exploración puede estar guiada por una familia de mecanismos que van desde la atención automática hacia aquello que suscita la novedad o sorpresa, a las búsquedas sistemáticas para el progreso en el aprendizaje y el aumento de la información destinado a satisfacer la curiosidad. Los movimientos oculares reflejan la búsqueda de información visual, lo que sugiere que el sistema oculomotor es un excelente sistema modelo para la comprensión de los mecanismos de información de muestreo.

Una investigación realizada en el Instituto Kavli de Neurociencias de la Universidad Columbia (EEUU) muestra que el deseo de aprender se manifiesta cuando nos hacen preguntas. Los científicos que la realizaron utilizaron una pantalla de ordenador y una herramienta que medía los movimientos oculares. Las personas que participaron en el estudio leían preguntas y tenían que esperar unos segundos hasta que aparecía la respuesta. Los participantes más curiosos miraban antes hacia el lugar en el que esperaban hallar la respuesta. Basándose en estos resultados, los neurocientíficos han diseñado un algoritmo capaz de predecir lo curiosa que es una persona analizando sus movimientos oculares. Según Jacqueline Gottlieb, investigadora también del Instituto Kavli, el deseo de conocer información activa también las áreas cerebrales relacionadas con los sistemas de atención, ya que influye en los movimientos de los ojos. Sin embargo, según matiza es una vía de estudio que aún no ha sido explorada.

Te invitamos a que observes los ojos de las personas que conoces ante una situación nueva o un entorno diferente ¿Mueven mucho los ojos? ¿En qué se fijan? ¿Crees que los más curiosos miran más o con más atención a las cosas? Hazles preguntas pasado un rato, para saber qué es lo que más ha suscitado su curiosidad.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas