Tu mirada revela tus intenciones

Home / Contenidos de interés / Tu mirada revela tus intenciones

Tu mirada revela tus intenciones

 

Hay personas capaces de convencerte casi de cualquier cosa. Es posible que sean líderes natos y probable también que tengan una especie de sexto sentido para saber cómo vencer la balanza hacia su lado, justo en el momento en que estás tomando una decisión. ¿Pueden leer tu mente?, ¿tienen poderes mágicos? ¡Por supuesto que no! Lo que pasa, probablemente, es que son grandes observadores y saben interpretar muy bien, casi sin darse cuenta, el lenguaje no verbal del cuerpo y de las miradas del otro. Un estudio reciente revela cómo es esto posible.

Las decisiones morales no están tan enraizadas como parece

Un equipo de Investigadores del University College de Londres, la Universidad de California Merced y la Universidad Lund, en Suecia, desafía la premisa de que las decisiones morales que hacen las personas (como dar o no dinero a una persona sin hogar, o separar o no los materiales reciclables de la basura, por ejemplo), tiene su origen en un marco moral preexistente. En su estudio han trabajado con la hipótesis de que se puede “manipular” las decisiones de una persona observando su mirada y eligiendo el momento más conveniente para pedirle una respuesta. El trabajo ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Según Michael Spivey, de la Universidad de California Merced, y uno de los autores de esta investigación: “Con frecuencia, las personas creen que sus opiniones morales son preferencias estables que existen en sus corazones y mentes. Sin embargo, nuestro estudio parte de la hipótesis de que muchas de sus decisiones morales pueden surgir sobre la marcha, como resultado de lo que esté mirando y de cómo se interactúa con el entorno”.

Rastrear las miradas para condicionar decisiones

Usando un novedoso modelo experimental, Spivey y sus colegas investigadores utilizaron rastreadores oculares a distancia, para controlar la mirada de los participantes del estudio mientras estaban pensando en cuestiones morales complejas, tales como “¿Es justificable el asesinato?”. Los participantes tenían dos alternativas a cada pregunta que eran proyectadas en una pantalla, y se les preguntaba cuál de ellas consideraban moralmente correcta: “A veces es justificable” o “Nunca es justificable”, por ejemplo. Lo que no sabían era que sus movimientos oculares estaban siendo observados meticulosamente con el objetivo de determinar el instante más propicio para decirles que tomasen su decisión.

En una parte del estudio, se dejó a los participantes elegir libremente. En otra, se trató de influir en su respuesta observando el movimiento de sus ojos de la siguiente manera: una vez que el rastreador ocular del participante registraba que había mirado a la respuesta elegida por los investigadores durante una cierta cantidad de tiempo, se le pedía que tomase su decisión inmediatamente. Los investigadores determinaban al azar la respuesta que debía ser elegida.

Más de la mitad somos susceptibles de ser manipulados

Los resultados mostraron que las decisiones morales de los participantes estaban sistemáticamente sesgadas hacia la alternativa elegida por los investigadores cuando se utilizaba la mirada para determinar el momento de su respuesta, lo que significa que fueron influenciados sin necesidad siquiera de escuchar diferentes argumentos o información para apoyar la respuesta elegida. En la prueba en la que se trató de manipular los resultados, el 58% de los participantes eligieron como propia la alternativa “inducida” por los investigadores. Sin embargo, en el ejercicio sin manipulación, sólo un 50% de los participantes coincidió eligiendo la misma opción.

“Lo que demuestra este estudio es que el instante preciso en el que tomamos nuestras decisiones puede tener un gran peso sobre las elecciones que terminamos llevando a cabo” dijo el Profesor Philip Lund Pärnamets. “El proceso de llegar a una decisión moral no sólo se refleja en la mirada de los ojos de las personas, sino que también puede ser determinada por él”, añade el experto.

Pioneros por dar importancia al momento

Este estudio del University College de Londres, la Universidad de California Merced y la Universidad Lund es el primero en demostrar vínculos causales entre la mirada y las elecciones morales, pero se basa en trabajos anteriores que muestran cómo la mirada da pistas o información sobre elecciones simples como, por ejemplo, para saber qué alimento elegirá una persona entre dos. “Los científicos ya sabían que cuando miramos hacia atrás y hacia adelante entre dos elementos en un menú, por ejemplo, los patrones de la mirada revelan lo que es más probable que elijamos”, explica el profesor Daniel Richardson del Union College de Londres. “Nuestra contribución principal con este estudio es mostrar que, controlando exactamente cuando alguien toma una decisión, podemos influir en esta. “En otras palabras, la misma interacción entre el cerebro, la mano y el ojo que se realiza para coger una taza de café, también está implicada en el razonamiento con el que determinamos si algo es moralmente correcto o incorrecto”.

Cuéntanos tu opinión. ¿Crees que se puede influir en la decisión de las personas observando su mirada? ¿Lo has probado?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas