Músculos oculares: descubre cómo funcionan

Home / Contenidos de interés / Músculos oculares: descubre cómo funcionan

 

Ojo, músculos ocularesTus ojos se mueven en todas las direcciones para poder ver bien el entorno. Te contamos cómo funcionan los músculos oculares. El globo ocular está asociado a una serie de músculos que le permiten moverse hacia todos los lados. Estos músculos se encuentran en la parte exterior del ojo, fuera de su propia estructura y, por eso, se conocen como músculos “extrínsecos” del globo ocular o músculos “extraoculares”.

Cada ojo cuenta con una musculatura voluntaria de seis músculos extrínsecos, cuatro rectos y dos oblicuos:

Los músculos rectos (recto superior, recto inferior, recto medial o interno, recto lateral o externo), permiten al ojo moverse arriba, abajo, a la derecha y a la izquierda. Estos cuatro músculos tienen su origen en un anillo tendinoso llamado anillo de Zinn; en él también se inserta un quinto músculo, el encargado de elevar el párpado superior.

Los músculos oblicuos (oblicuo superior o mayor y oblicuo inferior o menor), como su nombre indica, son los responsables de los movimientos oblicuos del ojo.

Para poder ejecutar con precisión las órdenes de movimiento que les manda el cerebro, los músculos oculares están perfectamente coordinados:

Entre sí. Para permitir los movimientos verticales, laterales y de rotación, los músculos del ojo trabajan de forma coordinada y antagónica. Esto significa, por ejemplo, que cuando el ojo se mueve horizontalmente hacia dentro, el músculo que lo lleva en esta dirección (recto medial interno) se contrae mientras que su antagónico horizontal (recto lateral o externo), se relaja. Cuando es necesario hacer un movimiento complejo como, por ejemplo, hacer círculos con la mirada, es necesario que varios músculos coordinen su contracción y relajación.

Con la musculatura del otro ojo. Para hacer coincidir el movimiento de los dos ojos, los dos grupos de músculos deben moverse de forma coordinada, realizando lo que se conoce como “mirada conjugada”. Este movimiento sinérgico, permite al cerebro recibir una única imagen. Cuando la mirada conjugada no funciona adecuadamente, se produce el “estrabismo”.

Movimientos oculares de convergencia y divergencia

Cuando los ojos quieren ver un objeto que se acerca de frente hacia ellos, se coordinan para realizar lo que se conoce como movimiento de convergencia, permitiendo que ambos globos oculares se dirijan hacia la nariz. Cuando el objeto está muy cerca de los ojos y no es posible una mayor convergencia, tiene lugar una “doble visión”.

Sin embargo, cuando lo que quieren es ver un objeto que se aleja de ellos, los ojos se mueven hacia fuera en sentido opuesto, realizando entonces un movimiento de de divergencia.

Visión doble alcohol

Estabilidad de la imagen en movimiento

Los movimientos oculares se coordinan gracias al cerebro. Su papel es fundamental, tanto para percibir las imágenes que captan los ojos y que le son enviadas a través del nervio óptico, como para ofrecer una imagen estable, incluso cuando los ojos se están moviendo.

Los movimientos sacádicos son movimientos muy cortos que lleva a cabo el ojo (unos 3 por segundo), con el objeto de transmitir información visual a la fóvea. La fóvea es la zona de la retina con mayor agudeza visual, en la que se encuentra la mayor concentración de células fotoreceptoras llamadas conos, responsables de la percepción de los colores. Los movimientos sacádicos permiten dirigir la vista hacia un objeto o, lo que es lo mismo, colocar su imagen óptica en la fóvea. Para extraer información de la imagen, tras los movimientos sacádicos, el ojo realiza una breve fijación ocular. Una vez enfocado el objeto y fijado con la mirada, los ojos pueden realizar movimientos más suaves y continuos, llamados de seguimiento y convergencia.

Sobre el estrabismo…

Este problema visual ocurre cuando los ojos de una persona no están coordinados y, por tanto, enfocan en diferentes direcciones. Quienes padecen estrabismo (generalmente niños), pueden experimentar visión borrosa, doble visión y ojo vago.

Como consecuencia de esta descoordinación muscular, cada ojo capta una imagen diferente de la realidad, enviando por tanto al cerebro dos imágenes distintas. Para evitar la visión doble, el cerebro “ignora” una de ellas, quedándose con aquella que le ofrece el ojo mejor alineado.

Sabías que…

  • Aproximadamente uno de cada veinte niños padece estrabismo. El estrabismo debe ser tratado cuanto antes, si no se corrige a tiempo, quien lo padece pierde la visión de uno de los ojos. Puede corregirse con ejercicios visuales, gafas, parches, inyecciones de toxina botulínica y cirugía.
  • Algunos bebés “bizquean” porque su coordinación visual no está suficientemente desarrollada. Lo normal es que este problema se corrija solo en torno a los seis meses, cuando el niño “aprende” a coordinar sus músculos oculares.
  • A veces, da la impresión de que el bebé bizquea porque su nariz es demasiado pequeña y la piel del puente nasal tapa parcialmente sus ojos. Se conoce como “falsos estrabismos”.

¿Te ha parecido interesante este tema? ¿Qué más quieres saber sobre los movimientos oculares?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas