¿Por qué me veo tan diferente en las fotos?

Home / Contenidos de interés / ¿Por qué me veo tan diferente en las fotos?

Fotógrafo

Existen muchas razones que explican por qué no te reconoces (o no te gustas) en las fotos, te explicamos algunas de ellas en este post.

Dos “objetivos” contra uno. Cuando te miras en un espejo o en la pantalla de tu móvil para hacerte un “selfie”, tu cerebro está formando una sola imagen tridimensional a partir de las dos imágenes que recibe de cada uno de tus ojos. Esto es lo que se conoce como visión binocular y, para comprenderla, es necesario saber qué es la estereopsis.

La estereopsis es el fenómeno visual que permite que, a partir de las dos imágenes ligeramente diferentes que capta la retina de cada ojo, el cerebro forme una sola en tres dimensiones. La diferencia existente entre las dos imágenes o disparidad horizontal, se debe a la separación de pocos milímetros que hay entre los ojos. Gracias a la estereopsis somos capaces de ver las cosas en tres dimensiones y, también, de calcular mejor la profundidad y las distancias. Para que la estereopsis de la visión binocular sea posible es preciso que las órbitas oculares sean frontales.

Esta explicación sirve para que comprendas que, mientras tú te estás mirando con dos objetivos (tus dos ojos), la cámara sólo te capta con uno; obteniendo así una imagen más plana, con menos profundidad y con un enfoque distinto al tuyo. Por ello, la imagen que ves en la foto es diferente a la que captó tu cerebro en el momento en que hiciste “click”.

¿Y si las cámaras tuvieran dos objetivos en paralelo en lugar de uno solo? Las cámaras estereoscópicas, inventadas en 1850 (unos 10 años después de inventarse la fotografía), son capaces de captar imágenes en tres dimensiones. Aunque han sido poco usadas en los últimos cincuenta años, la aparición de la fotografía digital en 3D les ha devuelto popularidad.

Un problema de inversión

 Si te haces “selfies” habitualmente, seguro que te has dado cuenta de que la imagen que ves justo antes de hacer el “click” está invertida con respecto a la capturada por el móvil. Esto es porque la cámara del móvil (tanto la frontal como la posterior) capta la imagen tal y cómo la ven los demás y no cómo te la devuelve un espejo. Esto quiere decir que cuando te inclinas hacia tu izquierda, los demás ven que te inclinas a su derecha. Lo bueno de esto es que los textos que hay en las fotos son legibles. Lo malo es que a la distorsión producida por tu visión binocular versus la imagen con un solo objetivo de la cámara, hay que sumar esta inversión… ¡Es normal que no te reconozcas! Pero para esto hay solución: existen aplicaciones que invierten las fotos de tu móvil.

La belleza es una cuestión de enfoque

Dicen que los rostros más hermosos son simétricos, pero no es cierto; entre otras cosas, porque nadie en todo el mundo tiene el rostro simétrico. Es cierto que unas personas tienen más simetría en sus caras que otras pero, si te fijas bien, hasta los hombres y las mujeres considerados más atractivos tienen asimetrías en sus rostros que lejos de afearles ¡Les sientan bien! El fotógrafo Alex John Beck ha llevado a cabo un proyecto de fotografía consistente en demostrar que si la cara de las personas fuera más simétrica, no sería más bella. Su proyecto, en el que componía fotos de personas duplicando en espejo cada lado de su rostro, demostró que tenía razón.

Cuando miras tu imagen en una fotografía, tiendes a buscar los defectos y asimetrías que consideras que hay en tu rostro, llegando a verlos incluso más pronunciados. No te dejes engañar, sólo tú estás viendo estos detalles a esa escala (de hecho, es posible que no los vea nadie más que tú). Prueba a mirar tus virtudes en lugar de tus fallos ¿Cambia la imagen? ¡Por supuesto que sí! La belleza es sólo cuestión de enfoque.

Ahora ya lo sabes, si no te ves bien en las fotos no es responsabilidad tuya ni, tampoco, del fotógrafo; sino más bien una consecuencia de la distorsión existente entre la autoimagen que percibe tu visión binocular y aquella imagen que capta el objetivo de la cámara.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas