Ojo con la carretera III: atento a la fatiga visual

Home / Contenidos de interés / Ojo con la carretera III: atento a la fatiga visual

ojo_carreterra_iii_largeYa lo decíamos en nuestro primer post sobre seguridad vial, el 90% de la información que recibes cuando conduces llega a través de tus ojos. Por eso es tan importante que reconozcas la fatiga visual y le pongas remedio.

Los síntomas son diversos y muy reconocibles:

  • Lagrimeo constante
  • Sequedad ocular
  • Visión borrosa
  • Percepción de sombras oscuras o franjas
  • Sensación de tensión o pesadez ocular
  • Escozor y/o enrojecimiento de globo ocular o párpados

Además, la fatiga visual se asocia también a cambios posturales involuntarios (acercarse al parabrisas, por ejemplo), adoptados para superar el cansancio ocular y que pueden ocasionar dolor de espalda, de brazos y cuello.

¿Cómo lo puedes evitar?

  • Asegúrate de que tus gafas, de vista y de sol están en perfectas condiciones (bien graduadas, limpias y sin rayaduras). Tal y como indicamos en nuestro segundo post de seguridad vial, existen lentes específicas para conducir. Su uso te ayudará a reducir la fatiga visual.
  • Haz paradas periódicas, cada dos horas más o menos, para estirar las piernas y refrescar la vista ¿Cómo? Procura mirar cosas que tengas cerca (leer un periódico, el menú de un restaurante), para que tu visión “de lejos” descanse.
  • Evita los lugares muy iluminados, que no dejan descansar a tus ojos. Si crees que lo necesitas, pon la palma de tus manos sobre los ojos, sin presionarlos, formando un espacio oscuro que los relaje durante el tiempo que necesites.
  • No te frotes los ojos aunque te piquen, puedes agravar esa sensación o, lo que es peor, hacerte daño con alguna partícula que esté en tu mano o en tus ojos.
NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas