Ojos de cocodrilo: ¿qué sabes sobre ellos?

Home / Contenidos de interés / Ojos de cocodrilo: ¿qué sabes sobre ellos?

 

Ojo cocodriloDos círculos amarillos surcados por una línea negra vertical permanecen inmóviles sobre la superficie del agua. Acechantes. Una investigación reciente aporta nuevos datos sobre los ojos de los cocodrilos y la manera en la que vigilan a sus presas. Te lo contamos todo en este post.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por científicos australianos, que ha sido publicado en la revista Journal of Experimental Biology, gracias a las especiales características de sus ojos y su visión, los cocodrilos acechan a sus presas en la superficie del agua de una forma única.

Particularidades conocidas sobre los ojos de los cocodrilos

  • Al igual que ocurre con otros animales tetrápodos anfibios o acuáticos, los ojos, oídos y orificios nasales de los cocodrilos, se encuentran localizados en el mismo plano: en la parte superior de la cabeza. Esto es permite ver, oír y respirar pudiendo mantener el resto de su cuerpo bajo el agua.
  • Detrás de los ojos, cubiertos por una capa móvil de piel, se encuentran los tímpanos. Cuando estos animales se sumergen, oídos, orificios nasales y ojos se cierran, evitando que el agua entre en ellos.
  • Cuentan con tres párpados: el superior, el inferior y el nictitante, formado por una membrana transparente que los protege bajo el agua.
  • Los ojos de los cocodrilos, igual que los mamíferos y las víboras, no tienen anillo esclerótico. Este conjunto de huesos es el encargado de sostener el globo ocular, y lo poseen la mayoría de los reptiles y pájaros.
  • Tienen una pupila vertical, como la de los gatos, que favorece su visión nocturna.
  • Cuentan con tapetum lucidum, una capa de tejido situada en la parte posterior del ojo de muchos animales vertebrados que refleja la luz y, al igual que la pupila vertical, favorece la visión nocturna. El tapetum lucidum es la razón por la cual sus ojos brillan en la oscuridad y salen con un color distorsionado (blanco, rojo, azul…) en las fotos nocturnas.

Nuevos hallazgos sobre los ojos de los cocodrilos

Tras estudiar los globos oculares de cocodrilos de aguas dulces y saladas, enviados a la Universidad Occidental de Australia desde una granja de Broome, los investigadores australianos han llegado a dos sorprendentes conclusiones sobre la visión de estos animales:

Tienen la fóvea alargada. La fóvea es una zona sensible de la retina en la que se encuentran diferentes tipos de células receptoras. Tal y como ha explicado Nicolas Nagloo, estudiante del doctorado de la Universidad Occidental de Australia, mientras que en otros animales y en los humanos la fóvea es circular, en estos depredadores es una raya horizontal. Esta particular forma da a los cocodrilos mayor claridad a lo largo del horizonte visual, permitiéndoles explorar el entorno sin necesidad de moverse, permaneciendo acechantes con sus ojos encima del agua durante largos periodos de tiempo. De acuerdo con los investigadores, pese a que la agudeza visual de los cocodrilos no es muy buena (es unas 6 o 7 veces menos precisa que la del hombre), su fóvea alargada, perfectamente adaptada a su modo de vida, suple esta deficiencia.

Sus ojos se adaptan a diferentes entornos acuáticos. Hasta que se llevó a cabo este estudio, se creía que la visión de los cocodrilos bajo el agua era borrosa. Se suponía, por lo tanto, que estos animales se valían de otros sentidos para orientarse en este elemento. Sin embargo, este nuevo trabajo revela que la visión de estos depredadores bajo el agua podría ser más importante de lo que se creía. Tal y como ha explicado Nagloo, los conos de la fóvea de los cocodrilos son diferentes dependiendo si estos viven en un entorno de agua dulce o de agua salada. Al realizar pruebas para medir la luz absorbida por los fotorreceptores de la retina, los investigadores constataron que los cocodrilos de agua dulce se dirigían hacia longitudes de onda más rojas y largas, en comparación con los cocodrilos de agua salada. Según el equipo de científicos, esto se explica porque, en aguas dulces, se registra un predominio de luces rojas. Mientras que, en aguas saladas, las luces son principalmente azules. Los investigadores subrayan lo inesperado de este hallazgo, ya que estos animales son semi-acuáticos y realizan las actividades importantes como cazar, alimentarse o aparearse, fuera del agua. Esta sensibilidad adaptativa hacia la luz podría indicar que llevan a cabo algún comportamiento importante para ellos cuando están sumergidos. Dicho comportamiento es aún desconocido para los humanos.

En cuanto al número y densidad de los conos de la retina, los científicos sostienen que no han observado diferencias entre la especie que vive en entornos agua dulce y la que vive en entornos de agua salada.

¿Te gustaría saber más sobre los ojos de los animales? ¡Anímate a preguntar!

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas