Amor a primera vista: ¿realmente existe?

Home / Salud visual / Amor a primera vista: ¿realmente existe?

El amor está en los ojos

¿Existe el amor a primera vista? ¿y la atracción? ¿Alguna vez has sentido como una mirada ha hecho que se te pusiera la carne de gallina o que sintieras ‘mariposas’ en el estómago? En este caso los gestos, la sonrisas o la actitud del cuerpo no tiene nada que ver, porque tan solo ocurre en un segundo. Los que están involucrados son los ojos, la mirada. Entonces ¿podemos saber si alguien siente atracción o deseo con solo mirarle a los ojos? La respuesta es sí.

‘’El alma que hablar puede con los ojos,

también puede besar con la mirada’’. Gustavo Adolfo Becquer.

Parece que el poeta Gustavo Adolfo Bécquer tenía razón: el alma puede hablar con los ojos y los humanos podemos identificar si una mirada es de amor o de lujuria. Al menos esto es lo que asegura la directora del Laboratorio de Neuroimagen Eléctrica de Alto Rendimiento de la Universidad de Chicago Stephanie Cacioppo. Para averiguarlo su equipo de investigación estudió los patrones oculares de varios estudiantes universitarios de la Universidad de Ginebra, en Suiza, con el fin de evaluar ambos estados cognitivos – amor y deseo – para lograr diferenciarlos algo que, en primer término, puede resultar complicado.

Los sujetos, hombres y mujeres, observaron dos series de fotografías: la primera serie con parejas heterosexuales que interactuaban cariñosamente entre sí y la segunda serie con personas atractivas del sexo opuesto. Los científicos averiguaron que, en la mayoría de los casos, en la primera serie de fotografías (las referentes al amor) los individuos examinados dirigían su mirada hacia las caras mientras que en la segunda serie de fotografías (lujuria) miraban primero el cuerpo.

¿Cuál es entonces la conclusión? Pues según los investigadores de la Universidad de Chicago, cuando estamos ante una persona desconocida que nos puede resultar atractiva, la mirada puede seguir dos patrones: si le miramos a la cara podría ser una potencial pareja romántica y si le miramos al cuerpo es que sentimos deseo por ella. Y eso ocurre casi involuntariamente en el primer segundo. Después interviene todo lo demás (gestos, sonrisas, movimientos). Pero son los ojos los que más involucrados están.

Las miradas demuestran amor

Lo sabemos. Dependiendo de cómo miramos a alguien se puede ver la atracción en los ojos, o el enfado, o el cariño… Pero hoy hemos venido a hablar de amor.

Según Joseph Luft y Harry Ingram, psicólogos y creadores de la famosa ‘ventana de Johari’, los procesos de interacción humana se dividen así:

Ventana de Johari

Fuente: CEOLEVEL

Teniendo en cuenta esta intercomunicación, en la que los cuadrantes interactúan siempre entre sí, las personas que nos conocen pueden llegar a ‘adivinar’ nuestros pensamientos (o sentimientos) a través de una mirada ya que:

Expresa emociones. Amor, cariño, atracción…

Añade información a nuestras conversaciones. Si estamos contentos se nota también en la mirada, al igual que si estamos tristes o enfadados.

Informa sobre el grado de conocimiento entre las personas. Cuando dos personas se conocen mucho, con tan sólo mirarse pueden saber qué está pensando el otro.

Halaga o intimida. Una mirada fija, persistente y continuada puede llevar a la otra persona a avisarla de que ésta está enfadada.

Regula las conversaciones, es decir, miramos a quien está hablando para prestarle atención o no le miramos si su charla no nos interesa.

En resumen, los ojos demuestran muchas más cosas de las que creemos. En nuestro blog NoSinMisGafas ya habíamos hablado de cómo los ojos pueden mostrar nuestra personalidad o como, según los expertos en Programación Neurolingüística, intervienen en nuestras emociones, de tal modo que, cuando nos sentimos sorprendidos, por ejemplo, nuestros ojos se abren de par en par o si estamos enfadados o preocupados nuestros ojos se cierran. Así que ya sabéis, atentos siempre a la mirada de aquella persona que os interesa. Y recordad, según la ciencia, el  amor es un proceso neurológico que se produce en el cerebro. Aun así ¡feliz día de San Valentín!

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas