Baja visión en España: conoce todo lo que necesitas saber

Home / Salud visual / Baja visión en España: conoce todo lo que necesitas saber

Baja visión

La baja visión aparece como consecuencia de un deterioro de la retina que produce una reducción importante de agudeza visual.

  • La agudeza visual designa la capacidad para ver objetos con más o menos nitidez bajo unas buenas condiciones de iluminación. La agudeza visual se expresa a través de una fracción: el número de la izquierda es la distancia a la que está la prueba visual que se está realizando (20 pies= 6 metros); y el de la derecha indica a qué distancia vería una persona con vista normal la prueba que estás viendo correctamente. 20/20 significa vista normal.

Una persona padece baja visión cuando su agudeza visual binocular (de los dos ojos) es inferior a 0,3 (aproximadamente un 30%), o tiene un campo visual de 20º que no mejora con corrección convencional: ni con gafas, ni con lentes de contacto, ni con operaciones. Se trata de un problema visual asociado a la edad, ya que más del 80% de los pacientes que acuden a las consultas de especialistas de esta patología tiene más de 60 años. El envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas son dos factores que hacen prever un mayor número de casos de baja visión en el futuro. De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Especialistas de Baja Visión (SEEBV), en nuestro país, hay entre 2 y 3 millones de personas que tienen problemas de baja visión.

Las principales patologías causantes de baja visión son la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), el glaucoma y la retinopatía diabética. Aunque también puede ser una consecuencia de retinosis pigmentaria o miopía magna.

  • La DMAE aparece cuando las células de la mácula (parte central de la retina), se degeneran progresivamente. Por lo general, la DMAE afecta a los dos ojos de manera asimétrica y, en muchas ocasiones, se detecta en la consulta del profesional, cuando la persona realiza pruebas visuales en las que es necesario taparse un ojo u otro ojo de forma alternativa. Las personas con DMAE presentan visión borrosa y una percepción distorsionada de los colores y contornos. Esta patología suele aparecer a partir de los 60 años y no tiene cura, aunque existen tratamientos que pueden ayudar a frenar su avance.
  • El glaucoma es una patología ocasionada por una lesión irreparable del nervio óptico, encargado de transmitir al cerebro la información captada por la retina. Suele estar asociada a tensión intraocular alta (PIO) mantenida durante mucho tiempo. Esta patología es conocida como “El ladrón silencioso de la visión” ya que tarda tiempo en manifestar problemas visuales. Las personas con glaucoma tienen reducción del campo visual periférico (“visión en túnel”), ojos sensibles a la luz o el deslumbramiento, dolores de cabeza, problemas para ver en la oscuridad y percepción de halos alrededor de las luces. Los problemas visuales asociados al glaucoma son irreversibles, por eso las revisiones visuales son claves en su prevención. El avance del glaucoma puede controlarse con medicamentos que controlan la PIO.
  • Retinopatía diabética. Se produce cuando cuando los vasos sanguíneos que irrigan la retina se deterioran por causa de la diabetes. Afecta a las personas que han padecido diabetes durante mucho tiempo o que la han tenido mal controlada. La gran mayoría de los casos de retinopatía diabética se producen 30 años después de que la diabetes haya sido diagnosticada. Las personas que la padecen presentan visión borrosa, percepción de manchas negras, pérdida de áreas de visión, problemas para ver de noche, dolores de cabeza frecuentes y visión doble. Para controlar la retinopatía diabética es fundamental llevar un correcto control de los niveles de azúcar en sangre, tener una presión arterial saludable, evitar el sobrepeso, no fumar, realizar exámenes visuales frecuentes (anuales como mínimo). El avance de la retinopatía diabética puede controlarse con fármacos y mediante cirugía. Al igual que ocurre con el glaucoma y la DMAE, los daños visuales asociados a esta patología son irreversibles.

Existen diferentes medios para compensar las deficiencias visuales causadas por la baja visión

  • Ayudas visuales. Abarcan desde las tradicionales lupas a lentes con filtros específicos, gafas con sistemas microscópicos o sofisticados aparatos, cuyo software permite ampliar aquello que se quiere ver (las letras de un periódico, por ejemplo). La gama Essicare de Essilor contiene los filtros terapéuticos Medical Vision con soluciones a diferentes patologías visuales.
  • Terapia visual. Existen ejercicios de rehabilitación, que permiten a quienes padecen baja visión realizar actividades cotidianas y mejorar, así, su calidad de vida.

¿Tú o alguien cercano padece baja visión?, ¿nos cuentas tu experiencia?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas