El consumo excesivo de carnes rojas puede afectar a la visión

Home / Salud visual / El consumo excesivo de carnes rojas puede afectar a la visión
Por
En Salud visual

Carne roja, mala para la vista

Multitud de estudios sobre salud y alimentación sostienen que el abuso de carnes procesadas y la carencia de frutas y verduras en la dieta es perjudicial para el correcto funcionamiento del organismo. Además de aumentar el riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer (colorrectal, de páncreas y de próstata), también puede favorecer la aparición de problemas oculares como la Degeneración Macular Asociada a la Edad o DMAE.

De acuerdo con un estudio realizado en el Royal Victorian Eye and Ear Hospital, llevar una dieta en la que la carne, roja y/o procesada se consume más de 10 veces a la semana, aumenta el riesgo de padecer DMAE.

  • La DMAE es una enfermedad ocular que se produce cuando una parte de la retina llamada mácula se deteriora debido, principalmente, al paso de los años. El correcto funcionamiento de la mácula es fundamental para la visión central, aquella que nos permite percibir los detalles, haciendo posible actividades como leer, escribir o distinguir las caras de las personas. La DMAE es una enfermedad progresiva e irreversible frecuente, sobre todo, en personas mayores de 60 años. Las revisiones visuales frecuentes ayudan a prevenir la enfermedad y a controlar su avance.

Para llevar a cabo la investigación del Royal Victorian Eye and Ear Hospital, se recopilaron datos de 6.734 personas que habitaban en Melbourne (Australia) que tenían una edad comprendida entre los 58-69 años entre 1990 y 1994. El consumo de carne se estimó a través de un cuestionario de frecuencia que fue rellenado por los participantes. Posteriormente, entre 2003 y 2006, se realizaron fotografías digitales de la mácula de las personas que habían formado parte del estudio, detectando 1.680 casos de DMAE precoz y 77 casos de DMAE tardía. Los autores tuvieron en cuenta otros factores que podían influir en la aparición de DMAE, como edad o consumo de tabaco.

De acuerdo con sus datos, las personas que consumían carne más de 10 veces a la semana tenían un riesgo mayor de padecer DMAE que las que consumían carne menos de 5 veces en siete días o que las que comían pollo tres veces o más a la semana. Tal y como declara Elaine Chong, autora principal del trabajo, “comer más de diez veces a la semana carne roja, está asociado con un aumento aproximado del 47%, de la Degeneración Macular Asociada a la Edad”.

¿Es mejor para la vista no consumir carne roja?

La carne roja es un alimento rico en Zinc, un mineral esencial relacionado con la producción de melanina que es a su vez un pigmento presente en varias partes del cuerpo (los ojos entre ellos). Las personas que siguen una dieta pobre en Zinc pueden tener problemas visuales como cataratas o nictalopía; dificultad para ver por la noche. Esto no significa que haya que comer mucha carne roja; las espinacas, los champiñones y el trigo, por ejemplo, también son alimentos ricos en Zinc.

Alimentación que ayuda a prevenir la DMAE. Si quieres cuidar tus ojos, es recomendable que sigas una dieta rica en frutas y verduras, en especial aquellas que te aportan antioxidantes esenciales: vitamina C, luteína y zeaxantina. Los ácidos grasos omega 3 presentes en los pescados también son “visión-saludables”.

La luteína: este compuesto químico de color amarillento pertenece al grupo de las xantofilas, presentes en muchos vegetales. Se considera un antioxidante y, al igual que la zeaxantina, se encuentra en la periferia de la mácula lútea ocular y ayuda a proteger los ojos frente a los rayos solares de onda corta del espectro no visible, conocidos como rayos UV.

La zeaxantina: se trata de un pigmento liposoluble, también amarillento y del grupo de las xantofilas, cuya función principal es proteger a los vegetales contra la radiación solar. En el cuerpo humano se localiza principalmente en el centro de la mácula lútea y, al igual que la luteína, su misión principal es proteger la mácula de la radiación UV.

Algunos alimentos ricos en luteína y zeaxantina son: lechuga, espinacas, pimientos rojos, coles, repollo, maíz, espárragos, mango, mostaza, huevo (yema) y kiwis.

La vitamina C, antioxidante por excelencia, presente en alimentos como cítricos, fresas o brócoli, también ayuda a proteger los ojos de enfermedades asociadas al envejecimiento como las cataratas o la DMAE.

Los ácidos grasos omega-3 presentes en los pescados, además de proteger al corazón, presentan importantes beneficios para los ojos. De acuerdo con un estudio llevado a cabo también por Elaine Chong, consumir pescado dos veces por semana reduce el riesgo de DMAE

¿Llevas una dieta “visión-saludable”?, ¿la compartes con nosotros?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas