Ceguera transitoria: qué es y por qué se produce

Home / Salud visual / Ceguera transitoria: qué es y por qué se produce

Ceguera transitoria

Algunas personas sufren ceguera transitoria en un momento de su vida. Esta circunstancia poco común puede atender a diversos motivos como, por ejemplo, una obstrucción circulatoria, una infección, una enfermedad autoinmune, un traumatismo y, también, un shock psicológico. Te explicamos en este post algunas de las razones que pueden estar detrás de su aparición.

Amaurosis fugaz

Muchos problemas de salud tienen su reflejo en los ojos. La amaurosis fugaz puede ser síntoma de la existencia de un grave problema circulatorio y, por ende, cardiovascular. La amaurosis fugaz se produce cuando uno o varios de los capilares que irrigan el globo ocular se obstruye, ocasionando pérdida de la visión en un ojo (o en ambos). Con frecuencia, estos pequeños coágulos causantes de la obstrucción de los capilares que irrigan la retina se han desprendido de otros más grandes. Así, esta pérdida de visión puede ser un síntoma de obstrucción severa en la arteria carótida.

Es fundamental prestar especial atención a este tipo de episodios de pérdida de visión y consultar a un especialista o acudir inmediatamente a un centro sanitario cuando se producen, incluso cuando su duración es breve. Dilatando la pupila y observando el fondo del ojo, el experto podrá saber si se trata de un problema de vista común o si está asociado a algo más grave.

Tienen un mayor riesgo de padecer amaurosis fugaz las personas que sufren enfermedades cardíacas o antecedentes familiares de accidente cerebrovascular, hipertensión arterial, diabetes o colesterol alto. Para prevenir su aparición es recomendable llevar hábitos saludables: seguir una alimentación rica en fibras, frutas y verduras y pobre en grasas, azúcares y comidas procesadas, que favorezca un Índice de Masa Corporal sano y evite la obesidad; no beber habitualmente, no fumar y no consumir drogas.

Ceguera post-traumática

La ceguera cortical post-traumática transitoria aparece, como su propio nombre indica, como consecuencia de un golpe que la persona recibe en la cabeza (habitualmente en la zona occipital o frontal), que tiene respuesta pupilar y fondo de ojo normal. Con frecuencia, la ceguera post-traumática está asociada a otros síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, confusión, irritabilidad y ansiedad.

Se trata de una ceguera reversible: en todos los casos la persona vuelve a ver en cuestión de minutos o de horas. No es frecuente que ocurra y se puede dar en adultos y en niños.

Neuritis óptica o retrobulbar

Esta ceguera transitoria y repentina es consecuencia de la inflamación del nervio óptico, y puede afectar a un ojo o a los dos. En la mayoría de los casos, es difícil determinar la causa que la ha producido aunque, con frecuencia, está asociada a paperas, sarampión, gripe, diabetes, infecciones bacterianas o virales y, también, al consumo de algunos medicamentos.

A veces, esta inflamación del nervio óptico puede estar ocasionada por una enfermedad autoinmune, como la esclerosis múltiple. La ceguera transitoria producida por neuritis óptica suele ser el primer síntoma evidente que manifiestan las personas que padecen esta enfermedad crónica. Cuando la neuritis óptica aparece en la edad adulta (con frecuencia entre los 25 y los 30 años), las probabilidades de sufrir esclerosis son mucho más altas que si aparece en la infancia.

Ceguera psicosomática

Esta pérdida de la visión, conocida también como ceguera histérica o nerviosa, no está causada por un daño físico en ninguno de los órganos que intervienen en la percepción visual (desde los ojos hasta la corteza visual, donde se procesan las imágenes). Se trata, sin embargo, de una alteración neurológica funcional ocasionada por un suceso estresante, de alto impacto emocional -como la muerte de un ser querido o una crisis de pareja-, que afecta al funcionamiento normal del sistema límbico. Cuando se produce este tipo de ceguera, el cerebro no es capaz de procesar o interpretar las imágenes captadas por el ojo. Es decir, tiene una imposibilidad manifiesta para percibir conscientemente lo que está mirando.

Aunque es muy infrecuente, debido a su impacto dramático, ha sido usada en diferentes manifestaciones artísticas como libros o películas. En el film “Hollywood ending” Un final made in Hollywood), de Woody Allen, el protagonista sufre este tipo de ceguera por causa del estrés.

¿Conoces algún caso o has padecido ceguera transitoria?, ¿nos cuentas tu experiencia?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas