Cómo controlar la miopía infantil

Home / Salud visual / Cómo controlar la miopía infantil

Miopía infantil

Controlar la miopía infantil no solo es posible, es también necesario. El número de miopes no para de crecer en todo el mundo, hasta el punto de que muchos expertos hablan ya de epidemia. Las cifras hablan por sí solas: si en los años 70 alrededor del 25% de la población mundial era miope, en 2018 ese porcentaje supera el 40%, y para 2050 se cree que será del 50%. Si hablamos de población joven (entre 20 y 30 años), en Europa casi la mitad ven mal de lejos, mientras que en países como Singapur o Corea del Sur son miopes alrededor del 90%.

Aunque la miopía es un error refractivo que no se cura, sí que puede corregirse, pero solo mientras el globo ocular está en desarrollo, es decir, durante la infancia. Para ello, existen distintas técnicas de probada eficacia que pueden evitar que la visión miope vaya a más.

Pero, ¿por qué es importante controlar la miopía en la edad infantil? En primer lugar, es este el momento cuando la miopía suele aparecer, sobre todo durante la etapa escolar, de ahí que vigilar y revisar la vista de los más pequeños con la vuelta al cole sea una rutina saludable y necesaria.

Además, resulta obvio que una mejor visión implica una mejor calidad de vida, por lo que cualquier medida encaminada a ver mejor será bienvenida. Pero hay más: las estadísticas indican que en España aproximadamente el 10% de los jóvenes que son miopes evolucionarán hacia la alta miopía o miopía magna, esto es, tendrán más de 6 dioptrías. Esta condición multiplica el riesgo de padecer patologías oculares en la edad adulta, además de que supone una de las principales causas de discapacidad visual.

Para evitar la alta miopía, es preciso, por tanto, establecer controles de la miopía desde bien temprano. Las técnicas para frenar su avance son varias, pero será siempre el especialista quien evalúe cuál es la más indicada en cada caso.

Antes de detallar cuáles son estas técnicas para controlar la miopía infantil y reducir el aumento del número de dioptrías, conviene recordar los resultados de un estudio elaborado por la Universidad de Cambridge en 2011, que revela que cada hora que un niño pasa al aire libre (y no en casa o frente a una pantalla), se reduce el 2% el riesgo de padecer miopía.

Fármacos y lentes de contacto para corregir la miopía

Son tres los métodos para controlar la visión miope en los niños:

  • gotas de atropina, un fármaco que actúa sobre los músculos oculares;
  • lentes de contacto de doble foco;
  • y lentes de contacto orto-k.

La atropina es un fármaco de origen vegetal que se aplica en el ojo en forma de colirio. Los estudios realizados demuestran que es efectiva sobre todo en altas dosis, aunque con numerosos efectos secundarios, como, por ejemplo, visión borrosa. Sin embargo, recientemente se ha probado que también surte efecto en dosis pequeñas, aunque en este caso el resultado es a largo plazo.

En realidad, las técnicas de control de la miopía más efectivas y menos agresivas para el ojo son las lentes de contacto. Estas pueden ser de dos tipos:

  • lentes de contactos blandas de doble foco, que, al contrario de las convencionales, enfocan también en la periferia, no solo en el centro. Se llevan 8 horas todos los días y controlan la progresión del error refractivo entre el 30 y el 50%.
  • lentes de contacto orto-k, que tienen la peculiaridad de que se usan solo durante la noche, mientras el niño duerme. Se diseñan específicamente para cada ojo y llegan a controlar la miopía infantil el 50%.

Una vez más, será el especialista quien recomiende el uso de uno u otro método, en función de las características y necesidades del paciente.

De cualquier modo, una cosa está clara: controlar la miopía infantil es el mejor remedio para evitar la miopía magna y reducir el riesgo de sufrir patologías oculares de adultos.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas