Cómo cuidar tus ojos en otoño: consejos sobre salud visual

Home / Salud visual / Cómo cuidar tus ojos en otoño: consejos sobre salud visual

Cuidar la vista en otoño

Los días son más cortos, hace más frío, hay más nubes en el cielo y, poco a poco, recuperas tus rutinas diarias. El otoño es un momento ideal para cuidarse, para establecer un estilo de vida sano. Desde Essilor, te proponemos incluir la salud visual entre los buenos hábitos de tu futuro inmediato. Los siguientes consejos te ayudarán a conseguirlo:

1-Visita a tu óptico optometrista. Hacerse una revisión anual es especialmente importante en algunas etapas de la vida:

  • En la infancia y la adolescencia. La vista puede cambiar mucho durante el desarrollo. Recuerda que el 30% de los casos de fracaso escolar están relacionados con problemas visuales.
  • A partir de los 40 años. Con la llegada de la presbicia, empezarás a notar dificultades para enfocar los objetos cercanos. No llevar la corrección adecuada aumenta el riesgo de fatiga visual y dolores de cabeza, espalda y cuello, entre otras cosas.
  • Entre los 50 y los 60 años. A esta edad empiezan a dar la cara algunos problemas visuales como ojo seco, glaucoma, retinopatía diabética, cataratas o degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Vigila tu vista anualmente, sobre todo si hay antecedentes de estos problemas en tu familia: la prevención es clave para tener un buen pronóstico.

2-Protege tus ojos de la luz azul. En otoño pasas mas tiempo dentro que fuera de casa y, como los días son más cortos, enciendes las luces temprano. La luz azul-violeta que desprenden las pantallas de los dispositivos electrónicos y las luces LED es nociva para tus ojos, ya que acelera la muerte de las células de la retina. Las lentes Eyezen, de Essilor, poseen tecnología Light Scan que, además de filtrar la luz azul-violeta, reducen el deslumbramiento, mejoran el contraste y ayudan a prevenir el envejecimiento precoz de los ojos. Cuentan, además, con la tecnología Eyezen Focus, que reduce la fatiga visual digital y mejora la legibilidad de los caracteres pequeños.

  • Y además… Si pasas mucho tiempo delante de una pantalla, sigue la regla del 20-20 20: aparta la mirada de la pantalla durante 20 segundos cada 20 minutos enfocando a una distancia de 20 pies (6 metros).

3-Preserva tus ojos de los rayos UV. Los rayos UV nocivos del sol no desaparecen en otoño (¡Ni en invierno!). El 90% de los rayos UV puede atravesar las nubes poco densas. Esta radiación aumenta en un 4% por cada 300 metros de incremento de la altitud. El 60% de la radiación UV diaria se recibe entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

  • Asegúrate de proteger correctamente tus ojos del sol otoñal: usa lentes Essilor con E-SPF-25 en tus gafas de vista y lentes Essilor con E-SPF-50 en tus gafas de sol. Si eres sensible a los cambios de luz, pregunta a tu óptico-optometrista por las lentes Transitions, capaces de adecuar su claridad/oscuridad a las diferentes circunstancias de luminosidad.

4-Come más sano. Las frutas y las verduras son alimentos ricos en vitaminas C, E y A. Además, poseen una alta concentración de antioxidantes, como la luteína y la zeaxantina, que contribuyen a la buena salud visual de la mácula, la parte central de la retina. Las frutas de temporada están en su momento óptimo de consumo. Aprovecha el otoño para comer:

  • Kaki, chirimoya, granada, kiwi, limón, mandarina, mango, manzana, naranja, pera plátano y uva.
  • Acelga, apio, alcachofa, berenjena, calabaza, espinaca, zanahoria, tomate, puerro, pimiento, judía verde y guisantes.

5-Practica deporte de manera habitual. La actividad física, especialmente la aeróbica, mejora la circulación del flujo sanguíneo de todo tu organismo, estimulando también la eliminación de toxinas de los tejidos oculares y favoreciendo el funcionamiento de los ojos. Está demostrado que practicar ejercicio reduce el riesgo de desarrollar cataratas y DMAE. Intenta sacar tiempo para ir al gimnasio un par de días en semana. Si tus obligaciones u horarios te lo impiden, trata de moverte más evitando coger el coche en los trayectos cortos, por ejemplo. Tus ojos te lo agradecerán.

6-Deja de fumar. Seguro que sabes que fumar es malo para tus pulmones y que incrementa el riesgo de padecer patologías graves, como accidentes cardiovasculares. Pero ¿sabías que también perjudica tus ojos? El humo hace a tus ojos más sensibles a irritaciones o conjuntivitis. Además, los productos químicos del tabaco, que pasan al torrente sanguíneo a través de los pulmones incrementan las probabilidades de desarrollar cataratas y de padecer DMAE.

¿Te has propuesto adquirir hábitos visión-saludables en otoño?, ¿nos cuentas cuáles?

 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas