El cuidado de los ojos en los viajes: ¿por qué se secan?

Home / Salud visual / El cuidado de los ojos en los viajes: ¿por qué se secan?

Sequedad de ojos

La sequedad ocular es un problema que puede darse en cualquier estación si bien es cierto que es más común en verano, más que por las altas temperaturas, por el frecuente uso de aires acondicionados y ventiladores. Los síntomas más frecuentes de sequedad ocular son enrojecimiento, picor, ardor, sensación de tener algo de arenilla o un cuerpo extraño en los ojos y, en algunas ocasiones, visión borrosa.

¿Por qué se secan los ojos en los trayectos largos?

Las principales causas por las que se secan los ojos en los trayectos largos son tres:

El aire acondicionado. Salvo que se puedan abrir las ventanas, la renovación del aire es escasa en los vehículos. Los aires acondicionados, además de refrigerar la cabina, tratan de paliar esta concentración del ambiente generando corrientes, que favorecen la sequedad ocular.

La concentración visual. En los viajes largos en coche, los conductores se ven obligados a fijar la vista en la carretera, una circunstancia que favorece la sequedad ocular. Sin embargo, contrariamente a lo que se podía pensar, estudios demuestran que la frecuencia del parpadeo permanece normal durante la conducción (entre 18 y 20 parpadeos por minuto). Cuando se viaja de pasajero en coche, en avión o en tren, los ojos se secan, sobre todo, si se pasan las horas leyendo o consultando los dispositivos móviles.

Una mala calidad de la lágrima. La película lagrimal consta de tres capas: la grasa (externa) la media (acuosa) y la mucosa (interna). Cuando una de ellas no tienen una buena calidad, la composición de la lágrima se ve alterada. Si la capa grasa es insuficiente, la acuosa se evaporará más, ya que perderá retención. Cuando la composición de la lágrima es mala, se dice que la persona padece ojo seco; una dolencia común en personas mayores de 60 años, en aquellas que toman determinados medicamentos (antibióticos, pastillas controlar la presión arterial alta, antidepresivos…) y, también, en mujeres posmenopáusicas. Aunque el ojo seco aparece en cualquier circunstancia, es cierto que los largos trayectos en vehículos con aire acondicionado pueden agravarlo.

¿Qué puedes hacer para solucionarlo?

Para evitar que los ojos se sequen demasiado en los trayectos, es importante observar las siguientes normas:

  • Siéntate en un sitio donde el aire no te de directamente o, si es posible varía la rejilla de la salida del aire con el mismo fin.
  • Cuando viajes el coche, renueva el aire de la cabina abriendo las ventanas o haciendo paradas cada una o dos horas.
  • Hidrata tus ojos con lágrimas artificiales y bebe agua de vez en cuando
  • Acuérdate de parpadear, sobre todo si estás leyendo sobre una Tablet o un Smartphone ¿Sabías que la frecuencia de parpadeo disminuye de 18 a 3 parpadeos por minuto cuando estás usando estos dispositivos? Si estás leyendo en un libro de papel o en un e-book o si estás conduciendo, la frecuencia de parpadeo es la adecuada.
  • Protege tus ojos con gafas de sol, de este modo reduces la evaporación de la lágrima.

¿Y si ya ha aparecido la sequedad ocular?

Lo más importante es que le des descanso a tus ojos pasando un rato en oscuridad total y con los ojos cerrados. Procura hidratar tus ojos con lágrimas artificiales o con pomadas específicas y, si es posible, aplica una máscara de frío o un contorno de ojos refrescante sobre los párpados y alrededor de los ojos. Si los episodios de sequedad ocular son frecuentes, es fundamental acudir a un especialista, ya que es posible que tengas ojo seco.

Los viajes largos, tanto en coche como en avión o en tren, pueden secar tus ojos. ¿Tu mayor enemigo en esta batalla?: el aire acondicionado. ¿Tus mejores aliados?: El parpadeo frecuente, las gafas de sol y las lágrimas artificiales.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas