Cuidar los ojos en el trabajo: la importancia de llevar una buena salud visual

Home / Salud visual / Cuidar los ojos en el trabajo: la importancia de llevar una buena salud visual

trabajoonline_contenido

Con la irrupción de Internet, la definitiva implantación de las nuevas tecnologías y la dependencia que se ha generado en torno a los dispositivos electrónicos en los ambientes de trabajo, los ojos sufren. Las pantallas de ordenador y móvil con LCD han cambiado la manera de consumir contenidos. Ya no se guarda una distancia prudencial y la salud visual está mermando, al ti que está por venir. Lo dicen los expertos que alertan del proceso degenerativo al que estamos sometiendo a nuestra salud visual.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en cerca de 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. La previsión es que en 2050, se llegue a 115 millones de personas ciegas y que las personas con algún tipo de discapacidad visual aumenten de los 285 millones a los 550 millones. En la actualidad, el 34% de la población mundial tiene problemas visuales y no tiene acceso a corrección visual. ¿Qué estamos haciendo mal? Aunque las cifras más alarmantes proceden de países en vías de desarrollo sin acceso o con difícil acceso a tratamientos ópticos, es importante saber que la sobreexposición a la luz azul nociva presente en las pantallas y las nuevas tecnologías y la falta de una adecuada higiene visual y medidas de seguridad en el trabajo ponen en riesgo nuestra visión.

Proteger y cuidar tu vista de patógenos externos es tu responsabilidad para ver con nitidez y prolongar tu salud visual el máximo tiempo posible. No desarrolles una vista cansada o presbicia prematura, ni lagrimees por falta de parpadeo cuando estás delante de tu ordenador de trabajo. Sé consciente de la importancia que tiene para tu salud visual cuidar de tus ojos. Te mostramos 11 consejos básicos para cuidar de tu vista en la oficina.

Prevención y consejos para cuidar la vista

1. Parpadea. Se trata de un acto reflejo, pero la concentración que se desarrolla cuando uno o una se halla frente a la pantalla de un ordenador impide que este gesto involuntario se desarrolle con total normalidad. Mientras se está usando un ordenador se debe pestañear más para refrescar al ojo y convertir esta acción, no en un acto reflejo, si no en un comportamiento consciente y saludable.

2. Utiliza pantallas protectoras frente al LED. Los dispositivos móviles, los ordenadores o las máquinas de videojuego tienen la extraña capacidad de cautivar nuestros sentidos. Son como un imán que captan toda nuestra atención. Pero no te imaginas lo perjudiciales que pueden llegar a ser para la salud visual trabajo o los niños de nuestra casa. Para prevenir de sus efectos negativos, se han desarrollado gafas y pantallas protectoras, como Eyezen ideales para cuidar de nuestra vista frente a la luz azul nociva.

3. La regla 20-20-20. Creada por el oftalmólogo Jeffrey Anshel, la regla 20-20-20 asegura que “cada 20 minutos una persona debe mirar fuera de su escritorio durante 20 segundos y enfocarse en algo que se encuentre a 20 pies (6,09 metros)”. De esta manera, se logra que los ojos alteren la distancia focal y cambien el foco de atención para relaja la presión y la atención.

4. Pantalla a la distancia correcta. Se recomienda que coloquemos la pantalla con la que trabajamos a una distancia entre 50 centímetros y 1 metro de los ojos. Además, la parte superior del monitor debe estar al nivel de los ojos, fomentando una correcta higiene postural que evitará tensiones en la espalda.

5. Mesa y silla con alturas adaptadas. Tanto la silla como la mesa deben tener la altura necesaria para que las rodillas, al igual que la cadera, marquen un ángulo aproximado de 90 grados, los pies estén en el suelo y los codos puedan apoyarse o sobre la mesa o sobre los reposabrazos ligeramente separados del cuerpo. El punto de partida para una espalda sana en la oficina es una postura flexible en la que la espalda esté ligeramente inclinada hacia atrás y tenga espacio suficiente alrededor para permitir un cambio de postura. El cuello debe estar ligeramente inclinado: con la cabeza recta, la línea horizontal de los ojos debe estar en la línea alta de la pantalla.

6. Modera los brillos y contrastes de tus pantallas. Vigila estos dos parámetros en tus pantallas de televisión, móvil, tablet, ordenador o videojuego y adecúa su intensidad de forma natural. Procura que ni los brillos ni los contrastes estén en valores muy elevados para no hacer trabajar demasiado a tu vista.

7. Escribe con colores azul o negro. Los ojos reciben mejor la información de estos colores, por encima, incluso, de verdes o rojos o amarillos, muy habituales en los entornos laborales para señalar, destacar o subrayar.

8. Descansar la vista cada cierto tiempo: 3 ó 4 horas, no más, de continuo frente a la pantalla de tu ordenador. Después, cambia de postura y de foco de atención, sal a un balcón, mira por la ventana, relaja tu mirada y descarga el estrés. Es la mejor manera para no coger vicios que puedan perjudicar tu salud visual.

9. Trabaja con una buena iluminación: también a la hora, por ejemplo, de cocinar deberás tener en cuenta que la luz natural es tu mejor aliada para que no fuerces la vista. Son tareas cotidianas pero que exigen invertir grandes dosis de tiempo a lo largo de la vida y, todas ellas, llaman a tu concentración para cumplir objetivos o metas de trabajo. Llena tu espacio de luz, activando las lámparas sobre el fogón o instalando un flexo si no las hay. Es la mejor manera de combatir los esfuerzos visuales excesivos.

10. Frotar los ojos. Los ojos sufren, llegando incluso a lagrimear cuando los frotas con tus manos. Evita sobrecargar estos órganos, por ejemplo cuando te desperezas o estás cansado para despertarte. Es mejor un buen lavado de cara para activarte que estresar tu mirada.

11. Prevenir de la incidencia solar directa a los ojos: luz natural, sí. Exposición solar de la vista en exceso, no. Sigue esta máxima para no abrasar tus retinas e impedir jaquecas o, incluso, insolaciones que podrías evitar con facilidad.

Un órgano vital

Nunca olvides la importancia que tienen los ojos y adquiere hábitos saludables para ellos, al igual que haces para tu espalda cuando yergues la columna o doblas las rodillas al coger peso. Mantener la distancia con pantallas o superficies sobre las que fijamos la vista durante nuestra jornada laboral, incluir períodos de descanso visual y trabajar, en la medida de posible, con luz natural nos ayudará a mantener la salud de nuestros ojos con pequeños cambios de rutina en nuestro puesto de trabajo.

Fuera del trabajo, evitemos errores y prácticas que ponen en peligro nuestros ojos. Estamos sobreexpuestos a la luz azul nociva, perjudicial para el descanso visual y para el desarrollo de la visión infantil. Recuerda que las pantallas de los dispositivos electrónicos causan mayor daño a los niños. Aún en fase de crecimiento, sus órganos no están preparados para convivir con agentes artificiales que irrumpen en el día a día. ¿Acaso todos lo estamos?

Según el National Eye Institute, las lesiones en el puesto de trabajo son las principales causas de pérdida y defecto de visión. Proporcionar a tus ojos la máxima salud es tu responsabilidad y adoptar las medidas adecuadas de seguridad para que no sufran adquiere efectos muy positivos a corto y largo plazo para prolongar la buena calidad de tu vista. Sigue adelante pero, ojo, protege la realidad que te rodea; y no hay mejor manera de hacerlo que garantizándote una visión nítida.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas