Papá, ¿y si soy daltónico?

Home / Salud visual / Papá, ¿y si soy daltónico?

Daltonismo infantil

Aprender los colores no es tarea fácil; exige al cerebro del niño coordinar la información visual, con la memoria y la capacidad verbal ¡Todo un reto! Es habitual, por tanto, que los pequeños tengan problemas para saber si una manzana es roja o si la bicicleta de su hermano es azul. En algunas ocasiones, estas dificultades van más allá de la evolución cognitiva y, lo que pasa, es que el niño tiene un problema visual para diferenciar los colores, conocido como daltonismo.

Daltónicos y daltónicos…

El daltonismo toma su nombre de su descubridor John Dalton (1766-1852), naturalista, químico, matemático y meteorólogo británico. Ocurre cuando los conos, las células fotorreceptoras de la retina, encargadas de captar la información del color, no están o no tienen un funcionamiento óptimo. Existen tres tipos de daltonismo, en función de la causa que los produce.

Acromático o monocromático. La persona que lo padece ve únicamente en blanco y negro. Esto significa que en su retina no hay conos (o que éstos no funcionan adecuadamente) y que la única información visual que llega a su cerebro es la enviada por los bastones, las células fotorreceptoras de la retina sensibles a los cambios de luz, encargadas de permitir la visión en condiciones de poca luminosidad. Es un daltonismo poco común y el más severo de todos.

Dicromático. Ocurre cuando, el lugar de tres tipos de conos, la persona tiene sólo dos, o tiene los tres, pero uno de ellos no funciona como debería. Dependiendo de qué tipo de cono falta o falla, existen tres subtipos de daltónicos dicromáticos:

  • Protanopes: deficiencia de color rojo
  • Deuteranopes: deficiencia de color verde.
  • Tritanopes: deficiencia de color azul.

Tricromático. Los daltónicos tricromáticos tienen los tres tres tipos de conos, pero perciben los colores alterados. Se trata del daltonismo más usual de todos.

Daltonismo

¿Es mi hijo daltónico?

Detectar cuanto antes si tu hijo es o no daltónico evitará posibles problemas en algunas facetas del aprendizaje. Los datos que te ofrecemos a continuación te ayudarán a descartar o no esa posibilidad:

  • Se transmite genéticamente. Si hay daltónicos en la familia, las probabilidades de que tu hijo lo sea son mayores que si no los hay.
  • En la mayoría de las ocasiones, las mujeres transmiten este defecto visual y los hombres lo heredan.
  • Los hijos de un hombre daltónico no heredan este defecto visual, sin embargo, sus nietos varones tienen 50% de posibilidades de padecerlo.
  • Los hijos varones de una mujer daltónica sí adquieren esta dificultad visual.
  • Es mucho más frecuente en niños que en niñas. El 1,5 % de los hombres es daltónico frente al 0,5 % de las mujeres. Esto se explica porque la trasmisión genética del daltonismo está ligada al cromosoma X, por lo que las mujeres, al tener dos, son menos propensas a padecerlo.

Jugando con colores

Estas cuatro actividades te ayudarán a saber si tu hijo tiene algún problema para distinguir los colores.

  • Si es muy pequeño para saber el nombre de los colores, ponle delante un grupo de objetos de dos colores diferentes (coches rojos y coches marrones, por ejemplo), y pídele que los agrupe por colores.
  • Si ya sabe nombrar los colores, pídele que haga varios dibujos, cada uno de ellos con un color diferente. Después, pídele que los describa y te diga qué color ha usado cada vez.
  • Juega con él a “veo veo” y usad los dos el color del objeto elegido como primera pista.
  • Observa sus dibujos ¿Usa el verde para colorear el cielo y el rojo para pintar las copas de los árboles?

Si crees que tu hijo es daltónico, pide cita con un experto de la visión quien, a través de sencillos test (como el de Isihara o el de Farnsworth), te sacará de dudas. Detectar esta dificultad cuanto antes  evitará al pequeño problemas en su aprendizaje.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas