Los defectos visuales podrían haber marcado el impresionismo: te contamos los motivos

Home / Salud visual / Los defectos visuales podrían haber marcado el impresionismo: te contamos los motivos
Por
En Salud visual

La vista y el impresionismo

Contornos difusos, colores vivos y falta de detalle son algunas de las características propias del impresionismo que pueden obedecer, en mayor o menor medida, a la forma de ver la realidad de los artistas pertenecientes a este movimiento artístico surgido en la segunda mitad del siglo XIX.

En su trabajo “Visual dysfunction in artist”, el oftalmólogo Noel G. Dan sostiene que la dificultad para enfocar los objetos lejanos propia de la miopía, influyó en la pintura de ilustres miopes como Henri Matisse, Claude Monet, Auguste Renoir, Edgar Degas o Paul Cézanne.

  • La miopía es un error refractivo que se produce cuando los rayos que entran paralelos por la pupila convergen en un punto situado delante de la retina y no en la retina, que es donde deberían hacerlo para proporcionar una visión suficientemente nítida y definida. La retina es una capa que cubre el fondo del ojo, sobre la que se proyectan las imágenes y luz. En ella se encuentra la mácula, que es a su vez donde se localizan las células fotorreceptoras del color, conos y bastones. Las personas que padecen miopía tienen dificultad para apreciar nítidamente los objetos que se encuentran a larga distancia y necesitan acercarse para poder distinguir mejor sus detalles.

Esto podría significar, por ejemplo, que la visión que tuvo Monet de la Catedral de Rouen se parecería más a su serie de cuadros sobre la misma, en la que la luz y el color priman frente al detalle, que a la realidad que podría reflejar una foto tomada con una cámara de fotos de alta calidad a la misma distancia.

La aparición de enfermedades visuales asociadas al envejecimiento como las cataratas o la DMAE, también pudieron dejar huella en las obras impresionistas. “La tendencia a usar el rojo y el marrón y la pérdida progresiva del detalle en sus obras podría evidenciar el empeoramiento de las cataratas de Monet. Su época más abstracta se corresponde a los años en los que veía tras el filtro borroso y amarillento de la enfermedad. Tras ser operado de cataratas, el artistas recuperó su estilo anterior”, afirma Dan.

  • Las cataratas aparecen a partir de los 55 años y casi el 75% de las personas que tienen 75 años las padecen. Se producen debido al oscurecimiento, engrosamiento y pérdida de flexibilidad del cristalino debido al paso de los años. El exceso de rayos UV es uno de los mayores factores riesgo de cataratas. Por eso, usar gafas de sol de calidad ayuda a prevenir esta patología. Las personas que sufren cataratas tienen visión borrosa, problemas para ver en condiciones de baja iluminación, sensibilidad a la luz y deslumbramiento, perciben los colores menos intensos y, en ocasiones, ven halos alrededor de las luces. Pueden sufrir, además, cambios en la prescripción y doble visión.  En los primeros estadios, las cataratas pueden ser corregidas con lentes oftálmicas, lentes de aumento o de sol. Cuando los problemas visuales que causan las cataratas interfieren en las actividades cotidianas, es preciso realizar una sencilla cirugía consistente en sustituir el cristalino opaco por una lente artificial.
  • La DMAE o Degeneración Macular Asociada a la Edad aparece debido a la degeneración progresiva de las células fotorreceptoras de la mácula, situada en la retina. La DMAE produce dificultades de visión causadas por una especie de bruma oscura o punto negro en la visión central. Como consecuencia de las mismas, la persona tiene dificultades para para realizar actividades cotidianas como escribir, leer y, en el caso de los impresionistas, pintar. Suele comenzar afectando a un sólo ojo, por lo que los problemas de visión pueden comprobarse fácilmente, tapándose los ojos alternativamente.

 

Catedral de Rouen de Monet

Según Michael F. Marmor, autor del estudio “Ophthalmology and art: Simulation of Monet’s cataracts and Degas’ retinal disease”, las cataratas que padecieron Degas o Monet, afectaron en su obra. “En el momento en que sus cataratas eran más graves, Monet escogía los colores por la etiqueta. Tras operarse, destruyó muchos de los cuadros de ese periodo”, explica Marmor.  La maculopatía que padeció Degas se fue haciendo patente con el tiempo; cada vez sus trazos se volvieron menos refinados. Sin embargo, la captación de sombras y luces en su obra es siempre exquisita.

  • La maculopatía es una patología ocular que genera pérdida de visión central y agudeza visual, que produce una alteración de los colores haciendo que aparezcan velados.  En los casos más graves, la pérdida de la visión central es casi total. Su origen es aún desconocido.

¿Sabías que los problemas visuales de los artistas pueden influir en sus obras?, ¿Te gustaría saber más sobre este tema?

 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas