Cómo elegir las gafas más adecuadas para tu bebé

Home / Salud visual / Cómo elegir las gafas más adecuadas para tu bebé

Gafas para bebés

Contrariamente a lo que puedas pensar, las gafas para bebés no son unas gafas de adultos en chiquitito. Para que este producto se ajuste a las necesidades de sus usuarios, debe tener unas características especiales: adaptarse a la peculiar forma de su cabeza, a su pequeña nariz sin a penas tabique, a sus delicadas orejas… Para elegir las gafas que le van mejor, es fundamental que tengas varias cosas en cuenta:

  • Su piel. Cuando vayas a comprar unas gafas para bebés, es importante que lo hagas en un establecimiento de confianza: encontrarás todas las garantías en una óptica especializada en productos infantiles. Asegúrate de que el material del que está hecha la montura sigue las normas europeas y que no contienen níquel (si tiene partes de metal). Cuando empiece a usar las gafas, es importante que observes bien su piel. Presta especial atención a las partes de la montura que están en contacto con su nariz, mejillas y orejas, si encuentras rojeces en ellas es posible que esté desarrollando una reacción alérgica.
  • El ángulo de su nariz. Encontrar una montura que encaje en la nariz de tu bebé equivale a probar muchos modelos. Lo ideal es que las gafas se apoyen sobre el tabique nasal para que, de esta manera, el peso de las mismas se reparta mejor. Algunas monturas poseen piezas con revestimientos especiales, como plaquetas nasales de silicona, que permiten adherirse más a la piel. Esto ayudará a que las gafas de tu recién nacido permanezcan más sujetas.
  • Las varillas. Tu bebé pasa mucho tiempo sentado en su sillita, recostado y descansando su cabeza hacia atrás. Para evitar que las gafas se le caigan porque sus terminales choquen con este apoyo, es importante que las varillas no sobresalgan por detrás de su cabeza. Además, deben ser resistentes y estar bien calibradas para que permanezcan en su sitio y evitar que el peque mire por debajo o por encima de las lentes. Los cordones o cintas elásticas resultan esenciales para una óptima sujeción, sobre todo cuando el bebé se vuelve más hábil con las manos y trata de quitarse las gafas.

¿Qué lentes son las más adecuadas para los peques?

El cristalino de los bebés y los niños es muy sensible y transparente y, por eso, sus ojos están más desprotegidos frente a los rayos nocivos del sol. ¿Sabías que el 80% de la radiación que se acumula en la vista, tiene lugar antes de los 18 años?

Las lentes Crizal Kids UV, de Essilor, son 12 veces más resistentes y un 30% más ligeras que el promedio y han sido específicamente pensadas para proteger los ojos de los más pequeños de forma adecuada. Cuentan con Factor de Protección Solar para los Ojos (E-SPF), exclusivo de Essilor, que protege sus ojos del sol incluso con lentes blancas. Además, estas lentes presentan una gran resistencia a arañazos y son muy fáciles de limpiar.

Sobre la vista del bebé

Los ojos del bebé se empiezan a formar en el útero materno, en torno al primer mes de gestación. A partir del tercer mes, ya son sensibles a la luz y, por eso, si la tripa de su madre está a pleno sol, el pequeño se moverá buscando la sombra. La visión del feto es borrosa, pero puede percibir sus pies, sus manos y el cordón umbilical.

Nada más nacer, la luz intensa le molesta y se protege de ella cerrando los ojos y moviendo la cabeza.

Hasta poco antes de cumplir un mes, ve en blanco y negro y sólo distingue aquello que se encuentra en su campo visual muy cercano; a unos 20 cm. Al mes y medio percibe los colores rojo y verde y, a los seis, el azul y el amarillo. Con medio año su agudeza visual es bastante buena (aunque será aún mejor hacia los 3-5 años) y ya es capaz de seguir un objeto con la mirada, algo que evidencia que ya controla sus músculos oculares.

La mayoría de los bebés nacen con defectos refractivos: El 88% tiene dioptrías, 25% son miopes, el 75% hipermétropes y casi todos tienen astigmatismo. En la mayoría de los casos, estos errores refractivos desaparecen con la maduración del ojo. No obstante, es fundamental llevar al niño a que pase su primer examen visual a los 6 meses.

¿Acabas de comprar unas gafas para bebés?, ¿nos cuentas cómo son?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas