Gafas de sol en días nublados: protección todo el año

Home / Salud visual / Gafas de sol en días nublados: protección todo el año

Gafas de sol en días nublados

Sí, sí, aunque no lo veamos y no nos demos cuenta si no nos paramos a pensarlo, el sol siempre está ahí, esté el cielo cubierto de nubes o no. ¿Y eso que quiere decir? Que nuestros ojos también debe estar protegidos de los rayos UV los días que amanecen nublados. Sigue leyendo nuestro post y descubre la importancia de las gafas de sol durante todo el año.

¿Qué son los rayos UV?

Los rayos UV o radiación ultravioleta pertenecen al espectro de luz denominada no visible, es decir, que no podemos verla ni sentirla. El sol emite este tipo de rayos que, en exceso, pueden ser perjudiciales tanto para nuestro cuerpo como para nuestros ojos. Esta radiación se divide en tres categorías dependiendo el tipo de onda: rayos UVA (se caracterizan por tener una longitud de onda larga, 430-320 nm), rayos UVB (tienen una longitud de onda media, 351-280 nm) y rayos UVC (con una longitud de onda corta, 280-100 nm). Las dos primeras siglas, UV, pertenecen a la denominación de rayos ultravioleta y la última letra, A, B o C, corresponde a la categoría. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ellos y cuáles son más dañinos?

  • Rayos UVA: responsables del bronceado y envejecimiento de la piel.
  • Rayos UVB: responsables de daños en los tejidos, en el ADN y de las quemaduras solares.
  • Rayos UVC: son germicidas, es decir, destruyen las bacterias. Son los rayos considerados más tóxicos pero la atmósfera nos protege casi en su totalidad de ellos.

Rayos UV en los ojos, más intensos en otoño e invierno

Los rayos UVA y UVB están presentes todos los días en la Tierra, haga sol, esté nublado o llueva. Estos rayos se reflejan en todo tipo de superficies como el agua, el asfalto, la pintura de los coches, etc y nuestros ojos se exponen a ellos continuamente. Los datos son escalofriantes, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 20% de los casos de ceguera por cataratas se producen a causa de la exposición al sol. Y aunque parezca mentira, estaciones como el otoño o el invierno puedan ser más perjudiciales para nuestros ojos que primavera o verano ya que la intensidad solar es todavía mayor. En el caso de  días con niebla, estos rayos UV se reflejan en las diminutas gotas de agua aumentando su intensidad y perjudicando todavía más nuestros ojos.

¿Qué gafas de sol debemos utilizar?

Si todavía no tienes gafas de sol o no acostumbras a comprarlas para estas fechas, es el momento. En tu óptica más cercana podrás asesorarse sobre el mejor modelo, pero hay una cosa que es inamovible, tienen que tener protección contra los rayos UV (es decir, que tengan la etiqueta de protección completa) o al menos que cuenten con la medida de protección UV400, que significa que dichas gafas de sol bloquean la luz UV hasta los 400 nanómetros, lo que abarca tanto los rayos UVA como los rayos UVB.

  • Para los días nublados o en los que haya poco sol, escoge preferentemente lentes claras, de categoría 1-2.
  • Para los días de mucha luz, escoge preferentemente lentes de categoría 4-5.

En Essilor contamos con los recursos necesarios y la última tecnología para la protección total frente a los rayos UV de estos dos modos:

Lentes Essilor con E-SPF en tus gafas de sol son la mejor opción para proteger los ojos durante el otoño y el invierno. Y no solo los ojos, sino también la piel situada alrededor de ellos. La familia Crizal UV alcanza el máximo nivel de protección tanto en lentes de color como en polarizadas, con su nuevo índice de protección total, denominado Factor de Protección Solar para los Ojos con un filtro 50+.

Otra buen opción es el uso de lentes fotocromáticas Transitions, que se adaptan a las condiciones variables de luz, volviéndose más claras en interiores y más oscuras en exteriores.

Los niños, más vulnerables a los rayos UV

La respuesta es, evidentemente, sí. Al igual que durante la primavera o el verano, los rayos UV dañan nuestros ojos y los de los más pequeños más, ya que son más vulnerables a la luz del sol.

Recordamos estos datos de nuestro post sobre la protección ocular en los más pequeños:

  • El cristalino de los bebés de menos de un año deja pasar hasta el 90% de la radiación UVA y el 50% de la UVB, llegando directamente a la retina, la parte más delicada del ojo.
  • Entre los 12 y 13 años, estos porcentajes se reducen alcanzando el 60% para los UVA y el 25% para los UVB.

¿Y las personas con ojos claros?

No debemos olvidar a ese porcentaje de la población que tiene ojos claros – verdes o azules. Probablemente la mayoría de ellos, sin necesidad de dar un argumento médico, son más conscientes de la intensidad solar en días nublados. La mayoría ya utilizan gafas de sol en estas épocas del año ya que sienten  más claramente la luz solar en sus ojos.

Pero, ¿es en realidad por el color de los ojos? Sí y no. El color de ojos no determina la vulnerabilidad de estos al sol, ya que es la pupila y no el iris la que se encarga de recibir la luz a través del epitelio pigmentario. ¿Qué sucede entonces? Que aquellas personas que tienen los ojos claros tienden a tener menos cantidad de pigmento, por lo que se ven más afectados por la intensidad de la luz.

Así que ya sabe, si en un día lluvioso o nublado te cruzas por la calle con una persona que lleva gafas de sol, sobre todo en ciudad, no pienses que se ha vuelto loca, está haciendo lo correcto. ¡Súmate a la protección ocular y utiliza gafas de sol todo el año!

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas