¿Es necesario que los bebés lleven gafas de sol?

Home / Salud visual / ¿Es necesario que los bebés lleven gafas de sol?

Gafas de sol para bebés

Los ojos de los bebés y de los niños pequeños son mucho más sensibles que los de los adultos a los rayos solares: su pupila es más grande en comparación y su iris tiene menos cantidad de melanina. Estas dos circunstancias hacen que su permeabilidad a los rayos nocivos sea mayor:

  • Antes de cumplir 1 año, el 90% de los UVA y más del 50% de los UVB, alcanzan la retina
  • Antes de cumplir 12 años, el 60% de los UVA y el 25% de los UVB alcanzan la retina
  • Antes de cumplir 18 años, los ojos acumulan el 80% de la radiación que la persona va a recibir a lo largo de toda su vida

Sin embargo, pese a que los ojos infantiles son muy sensibles al sol, tan sólo el 2% de los niños utiliza gafas de sol (según datos del Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña, COOC).

¿Cuándo debe empezar a usar gafas? Los expertos recomiendan no exponer al sol a niños de menos de un año. Por esa razón, no hace falta que lleven gafas antes de cumplir 12 meses.

Las gafas 10

A la hora de elegir las gafas para tu bebé, es fundamental que tengas varias cosas en cuenta:

  • Cómpralas en un establecimiento de confianza, a ser posible una óptica. Es muy importante que las gafas de tu pequeño cumplan con todas las garantías; si las compras en una tienda de juguetes o en un mercadillo, te arriesgas a que el efecto nocivo de las lentes sobre los ojos del niño sea incluso peor que si no llevara gafas. Si compras las gafas en una óptica te asegurarás de adquirir un producto de primera calidad y, además, tendrás la posibilidad de consultar a un profesional de la visión sobre el modelo más adecuado para tu pequeño.
  • Pide un máximo de protección. Asegúrate de que cuentan con la máxima protección contra rayos UV.
  • Ten en cuenta la categoría de las lentes. Elige lentes no muy oscuras (de categoría 3), para lugares poco soleados y lentes oscuras (de categoría 4), si vais a estar en lugares donde haga mucho sol, como la playa o la montaña.
  • Mejor curvadas o tipo máscara. Es mejor que la montura sea envolvente, para que sus ojos estén cubiertos por el frente y, también, por los laterales.
  • Asegúrate de que sean resistentes y flexibles. Lo más normal es que las gafas de tu bebé acaben en el suelo varias veces al día. Es importante que sean resistentes, para aguantar golpes y rayados, y flexibles, para no dañar su delicada piel.
  • La montura debe estar hecha en materiales analérgicos. Al estar en contacto con la piel, es importante que la montura esté hecha en materiales que no produzcan reacciones alérgicas. Si observas irritación en los puntos de contacto (en su nariz o detrás de las orejas), no se las vuelvas a poner y consulta con un profesional qué ha podido pasar.
  • Pruébaselas. Asegúrate de que le encajan bien sin quedarle demasiado justas. Comprueba, además, que las varillas no sobresalen demasiado por detrás de la cabeza; no olvides que pasará tiempo sentado en la sillita o en la hamaca y que, si son demasiado largas, se le caerán.

El plan B

Aunque las gafas son la mejor manera de proteger los ojos del peque del sol, es muy posible que no se sienta cómodo con ellas y que se las quite con frecuencia. Por esta razón, es importante contar con otros recursos que aseguren su protección ocular:

  • La vida con visera. Lleva siempre contigo, una gorra o un gorro para el peque. Mejor si tienen visera ancha.
  • Paseos con poco sol. Evita exponer al peque al sol en las horas centrales del día, cuando los rayos UV son especialmente fuertes.
  • A la sombra de una sombrilla. Los parasoles, las sombrillas y las cortinillas para las ventanas del coche, “crean” la sombra perfecta para paseos y excursiones.

Las gafas de sol están recomendadas para bebés a partir de 12 meses. Cómpraselas en un establecimiento de confianza (preferiblemente una óptica) y complementa su uso con el de sombreros y parasoles. No olvides, además, que los niños pequeños no deben permanecer al sol sin protección para ojos y piel en los días soleados.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas