Gafas de sol espejadas o polarizadas: cuál elegir

Home / Salud visual / Gafas de sol espejadas o polarizadas: cuál elegir

Polarizadas versus espejadas

Es un hecho: además de estar a la moda, las lentes espejadas y polarizadas, son buenas para la salud visual siempre y cuando (claro está), se adquieran en un establecimiento que proporcione las máximas garantías, a ser posible, una óptica. Si vas a comprarte unas gafas de sol y estás dudando entre espejadas y polarizadas, este post te ayudará a tomar la decisión más adecuada en tu caso concreto.

Eres de espejadas cuando…

Te gusta ver sin ser visto. La principal peculiaridad estética de las lentes espejadas es que reflejan el entorno, ocultando los ojos de quien las lleva. Cuando aparecieron, en la década de los 40, se presentaron de manera internacional como un complemento de moda “divertido”, que permitía “ver el mundo sin ser visto”.

Eres un “fashion victim”. Las gafas con lentes espejadas de colores son tendencia desde hace unos años. Si te gusta la moda, es fundamental que uses gafas espejadas para completar tu “outfit”.

Te molesta (mucho) el exceso de luz. Las lentes espejadas tienen la cara externa una capa que refleja la luz (y el entorno), que protege los ojos de la luz intensa directa y de los reflejos.

Practicas deportes de exterior. Debido a su eficacia para proteger los ojos de la luz intensa, las gafas espejadas popularizaron en el mundo deportivo a partir de la década de los 70. Seguro que has visto a ciclistas, esquiadores y regatistas con gafas espejadas que les protegen de los fuertes reflejos del sol cuando incide en la nieve, la calzada o el agua.

No te importa ver los colores “alterados”. Las lentes reflejantes ofrecen una visión muy relajada, ya que pueden bloquear entre el 10 y el 60% de la luz. Algunas lentes espejadas pueden alterar los colores y oscurecer demasiado la visión, en cuyo caso, no deben usarse para conducir.

Eres de polarizadas cuando…

No soportas los reflejos. En 1928 Edwin Land desarrolló el primer filtro polarizado, que permite el paso de los rayos verticales, necesarios para disfrutar de una buena visión, y bloquea los rayos que producen deslumbramiento, que son los oblicuos. De este modo, las lentes polarizadas impiden el paso de la luz que se refleja sobre superficies planas como el agua, el asfalto, la pintura de los coches, la nieve o la arena.

Conduces durante el día. Al proteger los ojos de los deslumbramientos, las lentes polarizadas ofrecen una visión segura al volante, ya que proporcionan una visión clara y nítida durante la conducción, incluso al atardecer, cuando hay un mayor número de accidentes ocasionados por los deslumbramientos producidos de forma directa por el sol, tras las salidas de túneles y en los cambios de rasante.

Disfrutas de los colores del entorno. Las lentes polarizadas no sólo protegen tus ojos de los deslumbramientos sino que, además, te permiten ver los colores de tu entorno con mayor intensidad. Son ideales para disfrutar del paisaje en la playa y, también, en la montaña.

Además…

  • Tanto las lentes polarizadas como las espejadas se pueden graduar. Habla con tu óptico, él te aconsejará qué montura elegir de acuerdo con tus necesidades de graduación.
  • Existen gafas espejadas y polarizadas, pero son muy oscuras y suelen usarse únicamente en condiciones de mucha luminosidad (en alta montaña, por ejemplo) o cuando la persona necesita proteger sus ojos de la luz (tras una operación de cataratas, por ejemplo).
  • Las lentes espejadas y polarizadas se pueden usar tanto en invierno como en verano ¿Sabías que en los meses fríos los rayos dañinos del sol pueden atravesar las nubes poco densas hasta en un 90%?

Las lentes espejadas y polarizadas protegen tus ojos de la luz solar. Ambas son una buena opción para preservar tu salud visual.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas