Todo sobre el Glaucoma

Home / Salud visual / Día Mundial del Glaucoma: todos los datos sobre la enfermedad del siglo XXI

Día Mundial del Glaucoma

Con el motivo del Día Mundial del Glaucoma queremos hacer un repaso sobre esta enfermedad, que ya es la tercera causa de discapacidad visual en el mundo según la OMS (Organización Mundial de la Salud). No es la primera vez que hablamos en NoSinMisGafas sobre el glaucoma, ya nos hemos referido a esta enfermedad como la epidemia que está por llegary os hemos advertido de qué deportes pueden ser compatibles e incluso beneficiosos para quiénes la padecen. Pero hoy queremos ahondar un poco más en su causa, detección y prevención.

Bajo esta denominación se encuentra cuadros de muy diferentes características pero todas con un signo común: la elevación, por encima de los parámetros normales, de la presión intraocular (PIO). Su consecuencias van desde la pérdida de campo visual hasta, en los peores casos, la ceguera. Por eso la prevención es fundamental.

Síntomas del Glaucoma

Al principio, la mayoría de las personas no presentan síntomas. Solo en el caso de un ataque de glaucoma agudo los síntomas son claros: un dolor intenso, enrojecimiento del ojo, visión borrosa, náuseas e incluso vómitos. Pero si este no es el caso, el glaucoma puede ir mermando la visión sin que apenas se dé uno cuenta. Cuando la enfermedad está avanzada aparecen defectos en el campo visual y se pierde poco a poco la visión, apareciendo lo que llamamos ‘visión de túnel’. El glaucoma puede provocar que los ojos sea muy sensibles a la luz y el deslumbramiento (algo fatal, por ejemplo para las personas que conducen). Incluso con algunos medicamentos para el glaucoma se puede llegar a incrementar más este problema.

Visión de túnel

Cómo se produce el glaucoma

Una de las causas más comunes en el aumento de la presión intraocular producida por un desequilibrio en el sistema de drenaje del ojo. En el ojo existe un líquido que se llama ‘humor acuoso’. Si entra más líquido del que sale esto produce subidas de tensión. Pero no todas las subidas de presión son un signo de padecer glaucoma. Muchas personas con presión alta jamás desarrollan la enfermedad mientras que otras con la presión estable, sí.

Factores de riesgo

¿Hay algo que nos predispone a padecer glaucoma? ¿Lo podemos evitar? Los expertos tienen clara una cosa, si bien no se puede evitar completamente, sí se puede mantener una serie de hábitos que hagan que la enfermedad se ralentice en el caso de que se vaya a sufrir. El consumo de alcohol, el tabaco, la obesidad y el sedentarismo son causas que predisponen a una persona a padecer glaucoma, según el profesor Luis Fernández-Vega, perteneciente a la Fundación de Investigación  del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo. Hay otras causas que ya nada tienen que ver con los hábitos. Las personas que tienen antecedentes familiares con glaucoma tienen un porcentaje muy alto de posibilidades de padecer esta enfermedad, así como los oriundos de África y Asia, personas con miopías muy altas o personas que tengan otras enfermedades que puedan derivar en glaucoma.

Tratamientos y revisiones periódicas

El tratamiento para el glaucoma es crónico, de por vida. Se realizar mediante colirios, tratamientos con láser y en algunos casos cirugía; pero aquella persona que padece glaucoma debe concienciarse que, por el momento, convivirá para siempre con esta enfermedad. Por eso es muy importante una detección a tiempo, ya que cuanto antes se detecte más se podrá ralentizar el avance de la enfermedad.

En España hay un millón de personas que padecen glaucoma y, según el responsable de la Unidad de Glaucoma del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, el doctor Pedro Pablo Rodríguez Calvo,  se calcula que al menos un 50% de estos no saben que la tienen ya que se va perdiendo la visión de forma lenta y progresiva.
Realizar revisiones periódicas al oftalmólogo es vital para esta y cualquier otra enfermedad que podamos padecer en los ojos. Las buenas noticias es que ahora cada vez más la gente está concienciada con las revisiones periódicas pero aún hay un porcentaje algo de la población que solo van al  oftalmólogo cuando las consecuencias de la falta de tratamiento son irreversibles.

Para poder detectarlo a tiempo, se debe realizar un examen visual al menos dos veces al año. En cambio, si eres una personas que está en un grupo de riesgo (antecedentes familiares, ser mayor de 40 años o tener la presión intraocular por encima de 21 mmHg) debes prestar más atención a las revisiones, yendo al oftalmólogo con más frecuencia y siguiendo un estricto calendario de revisiones. Y recuerda, la prevención es fundamental. Si hace tiempo que no vas a tu oculista, este es el momento para visitarlo.

Entradas Recomendadas