¿Existe la luz azul “buena” y la luz azul “mala”?

Home / Salud visual / ¿Existe la luz azul “buena” y la luz azul “mala”?

Luz azul

Últimamente se oye hablar sobre luz azul “buena” y “mala”, y los peligros que esta última supone para los ojos. Sin embargo, por lo general, no existe aún una idea muy clara sobre cuál es una y cuál es otra y de qué forma afectan a la visión. En Essilor queremos ayudarte a cuidar de tus ojos de la mejor manera posible y, por eso, te contamos en este post todo lo que necesitas saber sobre la luz azul, la buena y la mala, y las ventajas y peligros que comporta. ¡Esperamos que te resulte útil!

El espectro de luz visible está formado por los rayos de diferentes colores que nuestros ojos pueden percibir (por eso se le llama “visible”). Estos colores no son otros que los que conforman el arcoíris: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y violeta; los mismos en los que se descompone la luz blanca cuando atraviesa un prisma.

El espectro de luz azul visible proviene de fuentes naturales, como el sol, y de fuentes artificiales, como las bombillas, las luces LED o las pantallas.

El hecho de que veamos un objeto de uno u otro color se debe a que, cuando todos esos rayos de color que contiene la luz visible inciden sobre ese objeto, algunos son absorbidos por su superficie (los que no vemos) y otros son reflejados por la misma (los que vemos). Un tomate, por ejemplo, refleja los rayos de color rojo y de color verde; como resultado, nuestros ojos perciben un fruto rojo con hojas verdes. Un objeto de color negro absorbe toda la luz y un objeto de color blanco la refleja toda.

Cada uno de los rayos que contiene la luz visible tiene una longitud de onda distinta. Así, la longitud de onda de los rayos rojos es la más larga y la de los rayos violetas es la más corta.

Nuestros ojos son capaces de percibir, de media, longitudes de onda de 390 a 750 nm. Aunque, está demostrado que algunas personas, pueden captar longitudes de onda desde 380 hasta 780 nm.

Se considera que la luz azul compone, aproximadamente, el 25% de los rayos que conforman el espectro de luz azul visible. Dicha luz azul visible tiene varias tonalidades que van desde la luz azul-turquesa a la luz azul-violeta, que es la que tiene la onda más corta y, por tanto, la más perjudicial para los ojos.

Luz azul

La luz azul-turquesa o la luz azul “buena”. Los rayos de luz azul-turquesa presentan importantes beneficios para la salud. Contribuyen al buen funcionamiento del reloj biológico, que se ocupa de ajustar los ciclos de sueño-vigilia, de regular la temperatura corporal y que participa en el funcionamiento de los procesos cognitivos y de memoria. Las alteraciones en el reloj biológico aumentan el riesgo de padecer cambios de humor, desorientación, problemas gástricos y malestar general. Esta luz participa además en el reflejo de contracción de la pupila, que permite al ojo protegerse del exceso de luz.

La luz azul-violeta o la luz azul “mala”. Los rayos de luz azul-violeta son peligrosos para la salud ocular. La incidencia habitual de estos rayos sobre la retina, acelera la muerte de las células fotorreceptoras de la misma (conos y bastones), lo que, a largo plazo, deteriora la visión y favorece la aparición de patologías como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad que puede desembocar en ceguera.

Aunque la luz azul-violeta proviene del sol y de fuentes artificiales, estudios recientes demuestran que las pantallas de los dispositivos electrónicos (Tablets, teléfonos móviles, ordenadores…) y las luces LED, emiten una mayor cantidad de esta luz.

¿Cómo puedes protegerte de la luz azul “mala”?

Cada vez es más común vivir rodeados de luces LED, ordenadores, tablets, teléfonos móviles… Este entorno multipantalla aumenta la exposición de los ojos a la luz azul-violeta. Por eso, para prevenir posibles problemas visuales es conveniente seguir unas sencillas pautas:

  • Seguir una alimentación sana, rica en frutas y verduras, que aportan a la retina antioxidantes que la protegen de las emisiones nocivas de luz azul-violeta.
  • Practicar deporte habitualmente para permitir una suficiente oxigenación de los tejidos oculares
  • Proteger los ojos con lentes que los defiendan de la luz azul-violeta. En Essilor somos especialistas este tipo de lentes. Pregunta en tu óptica por Crizal Prevencia, Eyezen y la nueva lente Eye Protect System, que cuenta con la última tecnología capaz de proteger tus ojos de los efectos dañinos de la luz azul nociva y de los rayos ultra-violeta del sol.

Ahora que ya sabes cuál es la luz azul “mala” ¿Nos cuentas cómo vas a proteger tus ojos de ella?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas