Máscaras de pestañas para ojos sensibles

Home / Salud visual / Máscaras de pestañas para ojos sensibles

Máscara de pestañas

Tus ojos y tu máscara de pestañas no hacen buenas migas, es un hecho. Tal sólo una pasada con el cepillo puede hacer que se inflamen, lloren, se pongan rojos y que, en definitiva, ofrezcan un aspecto terrible. Si crees que la máscara de pestañas es tu único enemigo, debes saber que las reacciones adversas ante el maquillaje son muy frecuentes, en especial entre las personas que padecen ojo seco o usan lentes de contacto. Presta atención a los consejos que te ofrecemos a continuación; te ayudarán a minimizar (o, incluso, eliminar), el problema que tienes con tu máscara de pestañas:

  • Haz la prueba. Antes de usar la máscara de pestañas comprueba que ninguno de sus componentes te produce alergia. Para hacerlo, coloca una pequeña cantidad de producto en la parte interna del antebrazo (una zona en la que la piel es muy sensible) ayudándote de un bastoncillo para los oídos y, después, cúbrela con cinta adhesiva y mantenlo así unas horas. Si no aprecias ninguna rojez ni sientes picor al quitártelo, es muy posible que no te produzca reacción en los ojos.
  • Elige los “clásicos”. ¿Efecto pestañas postizas?, ¿Fórmulas mega-espesantes? Es mejor que no te arriesgues; innovar puede salirte caro. Cuanto más simple sea la máscara de pestañas, menos ingredientes potencialmente irritantes tendrá. Si tienes dudas a la hora se elegir entre un producto u otro, decántate siempre por el más estándar y apuesta por marcas que te ofrezcan garantías.
  • Back to black. Los tintes utilizados en las máscaras de pestañas de colores pueden irritar ojos sensibles. Una vez más, lo más sencillo es lo menos arriesgado. Apuesta por el color negro que, además, siempre está de moda.
  • Olvida el waterprof. Es posible que una máscara de pestañas resistente al agua no te irrite los ojos al ponértela pero, para quitártela, necesitarás usar un desmaquillante especial que puede llevar ingredientes irritantes.
  • No te lo creas todo. Aunque leas en un blog que debes poner el cepillito súper cerca del crecimiento de las pestañas, no lo hagas. Evita pasar el cepillo en el crecimiento de las pestañas y las pestañas inferiores, es una práctica arriesgada para ojos sensibles. Y, si llevas eyeliner, no lo apliques en la parte interior de la línea de las pestañas, así evitarás una posible infección bacteriana.
  • Desmaquíllate siempre. Irse a la cama sin desmaquillar no trae nada bueno: favorece la blefaritis y la inflamación del párpado que produce sensación de tener arenilla en los ojos y causa un molesto lagrimeo. Retira todo el maquillaje antes de irte a dormir. Comprueba que no queda ningún residuo en la comisura de los ojos antes de dar por concluida la labor.
  • Si ya no te convence, déjalo. Tu querida máscara de pestañas de toda la vida puede convertirse en un infierno de repente. Déjala. Te recordamos, además, que debes cambiar de máscara de pestañas cada 3 meses: en este tiempo las bacterias pueden reproducirse y llegar a causar infección.
  • No hagas experimentos. Si te maquillas con poca frecuencia, es posible que te encuentres que tu máscara de pestañas se haya secado desde la última vez que la usaste. No intentes “salvarla” echando agua, mucho menos, humedeciendo el cepillo con saliva: las bacterias presentes en el agua o en la boca pueden irritar tus ojos. Es mejor que la tires y que vayas a comprar una nueva.
  • Olvídate de compartir. La máscara de pestañas de otra persona puede contener elementos que no irritan sus ojos pero sí los tuyos. Usa siempre tu máscara de pestañas y no la prestes, debido a tu sensibilidad, este gesto aparentemente sencillo puede causarte un problema.

Un poco de historia sobre la máscara de pestañas

  • Aunque las pestañas se han cuidado y maquillado siempre a lo largo de la historia, no fue hasta la década de 1840 cuando un perfumista francés afincado en Londres llamado Eugene Rimmel (1820 – 1887) elaboró la primera máscara de pestañas, realizada a base de vaselina y polvo de carbón.
  • Décadas más tarde, en el Chicago de 1915, el joven Tom Lyle Williams, de 19 años tuvo la idea de crear máscara de pestañas de forma industrial mientras observaba a su hermana Mabel teñirlas con un corcho quemado untado en vaselina. Es el nacimiento de la marca Maybelline.
  • En la década de los 40, un inmigrante polaco llamado Max Faktor inventa la máscara de pestañas a prueba de agua para la industria del cine que, después de unos pequeños ajustes (las actrices no podían abrir los ojos cuando el producto se secaba…), empezó a comercializarse al gran público.
  • El año 1958 marca la llegada de otro gran hito en la industria, la marca Revlon lanza la “Roll-On mascara”, el cepillo en espiral que se usa hasta nuestros días.
  • Una encuesta internacional realizada en el 2002 reveló que la máscara de pestañas supone el 50% del total de las ventas de todos los laboratorios cosméticos del mundo. Según los datos, más del 60% de las mujeres usan este producto.

¿Tienes algún truco para evitar que tus ojos se irriten con la máscara de pestañas?, ¿lo compartes con nosotros?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas