Algunos medicamentos para el cáncer también afectan a la vista

Home / Salud visual / Algunos medicamentos para el cáncer también afectan a la vista

Medicamentos para la vista

Algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer pueden afectar a los ojos o la visión. Por lo general, sus efectos desaparecen cuando se dejan de consumir. Pero, en algunas ocasiones, las consecuencias que producen se dejan sentir a largo plazo.

Los que más afectan a los órganos visuales son los medicamentos usados en quimioterapia y terapias biológicas. Las terapias hormonales pueden causar problemas oculares leves en algunas personas. Los tratamientos con esteroides rara vez causan problemas oculares.

Los fármacos para combatir el cáncer pueden afectar a las personas de diferentes maneras. Los efectos secundarios son difíciles de predecir, ya que dependen del medicamento o la combinación de medicamentos que se está tomando, de la dosis y de cómo reacciona el organismo ante el fármaco.

Si el paciente nota cambios en su visión y sus ojos, es indispensable que se lo comunique a su médico. También debe informarle antes de usar cualquier medicamento para los ojos o la vista, ya sea éste ingerido o en forma de gotas o colirio.

Los medicamentos contra el cáncer pueden hacer que la persona en tratamiento presente visión borrosa, menos clara y más apagada. A veces, estas sustancias repercuten en su campo visual, favorecen la percepción de halos o arcoíris en torno a las luces o producen dolores de cabeza. Conviene que el paciente informe al médico sobre cualquier cambio en la visión ya que, en algunos casos, pueden ser síntoma de problemas graves como cataratas, aumento de la presión intraocular (PIO) o daños en el nervio óptico.

Es especialmente importante acudir al médico ante los siguientes síntomas:

  •   Un fuerte y repentino dolor de ojos
  •   Pérdida brusca de visión
  •   Percepción de halos en torno a las luces
  •   Sensibilidad extrema a la luz
  •   Infección ocular que empeora o no mejora en los 3 días posteriores al tratamiento

Problemas visuales u oculares derivados del consumo de fármacos para tratar el cáncer

Cataratas

Algunas medicinas, como la quimioterapia, las terapias biológicas, la terapia de esteroides a largo plazo y la terapia hormonal, pueden aumentar el riesgo de padecer cataratas. Este problema visual se produce cuando el cristalino se enturbia o amarillea, ofreciendo una visión borrosa, poco clara y con los colores apagados. Cuando la visión se ve muy afectada por las cataratas, es frecuente realizar una operación en la que se sustituye el cristalino por una lente intraocular artificial.

Visión teñida de amarillo

A veces el paciente percibe una especie de velo amarillento sobre todo lo que ve. Este problema visual, denominado xantoptia, es un tipo de cromatopsia que desaparece cuando la persona deja de consumir los fármacos que se la producen. No ocasiona lesiones ni secuelas.

Sensibilidad a la luz

Algunos medicamentos pueden causar fotofobia. Las personas que la padecen sienten que la luz les causa dolor en los ojos, especialmente cuando pasan de una zona oscura a otra iluminada o cuando se exponen a la luz del día.

Cuando la fotofobia aparece es recomendable llevar gafas oscuras para reducir la cantidad de luz que llega al ojo. A veces las inflamaciones en los ojos causan fotofobia, tratar la causa de la inflamación puede ayudar. En algunas ocasiones, los médicos prescriben gotas con esteroides para combatir el problema.

Infecciones en los ojos

La quimioterapia o la terapia biológica pueden hacer que los ojos sean más proclives a padecer infecciones de la conjuntiva. La conjuntivitis puede producir párpados hinchados, ojos rasposos, acuosos o con picazón y fotofobia. La mayoría de las conjuntivitis desaparecen sin necesidad de tratamiento a los 5-7 días. El médico puede prescribir colirios con antibióticos para combatirlas.

Ojos secos y doloridos

Algunos fármacos contra el cáncer pueden hacer que los ojos se queden secos y doloridos y, también, con una sensación de arenilla. Esto ocurre porque los fármacos causan una reacción en la cara interna de los párpados.

Aunque parezca un contrasentido, las personas con ojos secos pueden presentar acuosidad en los mismos. Esto ocurre cuando la calidad de la lágrima se ve afectada por el tratamiento y, aunque se sigue produciendo, lubrica mal. Los médicos suelen prescribir pomadas, colirios o gotas para combatir esto.

Ojos llorosos

Esta condición ocular también puede ser consecuencia del consumo de algunos fármacos para combatir el cáncer. Se debe habitualmente a un bloqueo en el drenaje del ojo, causado por la hinchazón de los tejidos cercanos. Los medicamentos para reducir la inflamación prescritos por el médico pueden ayudar. También aparece cuando los ojos producen demasiadas lágrimas. Los alérgenos en el aire (ácaros, polen…) pueden empeorar la situación.

Párpados hinchados

Algunas sustancias usadas en quimioterapia o terapia biológica pueden ocasionar dolor e inflamación en los párpados, conocida como blefaritis. En ocasiones, esta condición hace el ojo supure un liquido denso que, al cristalizar, forma legañas. La inflamación puede calmarse con gotas o colirios y las legañas se pueden retirar con toallitas.

Pestañas que crecen hacia adentro

Algunos medicamentos de quimioterapia o terapia biológica pueden hacer que las pestañas crezcan en una dirección diferente a la normal. A veces, también, hacen que las pestañas se caigan. Aunque lo habitual es que vuelvan a salir al poco tiempo, conviene informar al médico si esto sucede.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas