Miopía en niños: ¿sabías que avanza más rápido en invierno?

Home / Salud visual / Miopía en niños: ¿sabías que avanza más rápido en invierno?

Miopía infantil

La miopía es un problema visual muy común entre los humanos. En las últimas décadas, este error refractivo ha aumentado en la población debido, en gran medida, a que cada vez hay más los niños miopes. En la actualidad, la miopía afecta a casi el 33% de las personas adultas en los Estados Unidos, y alcanza proporciones epidémicas en las ciudades asiáticas, llegando a alcanzar al 85-90% de las personas adultas. En la mayoría de las poblaciones occidentales, la prevalencia de la miopía infantil es muy baja (en torno al 5%). Sin embargo, en algunos países asiáticos presentan miopía el 29% de los niños de 7 años. De acuerdo con estudios recientes, estas altas tasas de la miopía infantil se deben, sobre todo, a tres factores:

Es fundamental destacar que los niños que presentan miopía a edades muy tempranas tienen un mayor riesgo de desarrollar miopía magna en la edad adulta, una dificultad visual que multiplica por diez el riesgo de padecer problemas graves como desprendimiento de retina.

¿Por qué la miopía avanza más rápidamente en invierno que en verano?

La miopía se produce cuando el ojo de la persona es demasiado largo y, como consecuencia, los rayos de luz que entran por la pupila, convergen antes de llegar a la retina, produciendo dificultades para percibir bien los objetos situados situados a larga distancia. Nuevos estudios demuestran que la luz natural tiene efectos beneficiosos sobre el desarrollo ocular infantil, evitando el crecimiento excesivo del ojo y, como consecuencia, el avance de la miopía.

De acuerdo con una investigación sobre variación estacional en la progresión miope de los niños chinos (Myopia progression in Chinese children is slower in summer than in Winter), la miopía avanza más rápidamente en los meses de invierno. Leslie Donovan, óptica-optometrista del Brien Holden Vision Institute, autora principal de este estudio, recogió datos sobre la progresión de la miopía de un total de 85 niños chinos, de 6 a 12 años, cada 6 meses. Donovan y su equipo realizaron cálculos estimativos de la progresión de la miopía para cada estación (primavera, verano, otoño e invierno).

Los datos del estudio revelaron que la progresión de la miopía era mucho menor en verano que en invierno y, además, que el crecimiento de los ojos también era significativamente menor en verano. Los autores del estudio no pudieron determinar si los beneficios de los meses más cálidos sobre los ojos tenían que ver más con el hecho de que los niños pasaban más tiempo en exteriores, o con el hecho de que estaban sometidos a una menor presión escolar en verano y realizaban menos actividades que requerían la visión a corta distancia.

Otro estudio realizado en Dinamarca (Effect of day length on eye growth, myopia progression, and change of corneal power in myopic children), ha tenido en cuenta los efectos de la duración del día sobre la progresión de la miopía y el crecimiento del ojo en niños miopes. El trabajo se ha llevado a cabo en este país escandinavo, ya que la luz solar a lo largo del año varía de 7 a 17,5 horas. La investigación contó con la participación de 235 niños miopes de 8 a 14 años de edad. Las horas acumuladas de luz solar oscilaron entre 1660 y 2804 horas.

Los investigadores encontraron correlaciones significativas entre las horas de luz natural, el crecimiento de los ojos infantiles y la progresión de la miopía. Según sus conclusiones, el alargamiento del ojo y el avance de este error refractivo son menores en períodos con días más largos y, sin embargo, aumentan en períodos con días más cortos.

El hecho de que los niños realicen actividades al aire libre, bajo la luz natural, ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre el desarrollo de sus ojos y frenar la progresión de la miopía.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas