¿Alguna vez has tenido la sensación de tener moscas en los ojos? Te contamos qué son

Home / Salud visual / ¿Alguna vez has tenido la sensación de tener moscas en los ojos? Te contamos qué son
Por
En Salud visual

El por qué de las moscas voladoras en los ojos

Las “moscas flotantes” se manifiestan en la visión como manchas, puntos o filamentos suspendidos en el campo visual, que no se corresponden con objetos externos reales. Tienen color oscuro, negro o gris y, por eso, se aprecian mejor cuando se fija la vista en una superficie de color claro, como un folio blanco o el cielo azul.

Estas opacidades aparecen debido a una alteración en la consistencia del humor vítreo, el “tejido de relleno” que compone el volumen del ojo y hace que éste mantenga su forma. El humor vítreo está compuesto por agua (en un 99%) y otros elementos que flotan en ella como sales, proteínas y células que pueden enturbiar la visión cuando se interponen entre el paso de los rayos de luz y la retina. La retina es una capa que tapiza el fondo del ojo, sobre la que se proyecta la luz y las imágenes que entran a través de la pupila. En la retina se encuentran unas células fotosensibles, llamadas conos y bastones, que son las encargadas de registrar la información visual y enviarla al cerebro a través del nervio óptico, que es donde se interpretan o, dicho de otra manera, se procesan para poderse ver. Así, las moscas flotantes son, simplemente, elementos que se interponen en el camino de la luz a la retina dando lugar a sombras.

En los primeros años de vida, el humor vítreo presenta una consistencia gelatinosa. Pero, con el paso del tiempo, empieza a deteriorarse, pierde parte de su firmeza y se vuelve más acuoso. Entonces, las fibras microscópicas que flotan en él tienen más posibilidad de moverse, tendiendo a agruparse, haciéndose más visibles y dando lugar a esas sombras, manchas o moscas flotantes.

Las miodesopsias no son únicamente un fenómeno visual asociado a la edad, también pueden deberse a un desgarro de retina o a un sangrado ocasionado, por ejemplo, por un golpe.

¿Las moscas flotantes están relacionadas con el desprendimiento de vítreo?

El desprendimiento de vítreo es un problema óptico que tiene lugar cuando éste se vuelve acuoso y se separa o desprende de la retina. Ocurre a la mayoría de las personas a partir de los 50 años y puede producirse de forma paulatina o brusca, haciendo que la persona empiece a ver sombras suspendidas sobre las imágenes de un día para otro. También puede manifestarse mediante fenómenos luminosos como flashes, destellos y luces semicirculares en las zonas periféricas, que aparecen principalmente por la noche y en condiciones de escasa luminosidad. En algunos casos, estos cambios en el vítreo afectan a la retina, pudiendo ocasionar un desprendimiento de la misma.

El desprendimiento de vítreo es más común en personas que padecen inflamaciones en el interior del ojo, operadas de cataratas o con láser y que tienen miopía.

¿Qué se debe hacer cuando aparecen?

En la mayoría de las ocasiones las moscas flotantes son benignas y no es necesario seguir ningún tratamiento. No obstante, dado que pueden estar asociadas a problemas más graves como el desprendimiento de retina, conviene acudir a un especialista cuando aparecen. Él podrá examinar la situación y determinar lo más conveniente en cada caso.

Por lo general, la persona que padece miodesopsias, acaba por acostumbrarse a ellas y a dejar de verlas. Para que desaparezcan cuanto antes, los expertos recomiendan no enfocar a estas manchas, no tratar de perseguirlas con la mirada y evitar mirar durante mucho tiempo superficies claras muy uniformes, como el cielo, por ejemplo. Es recomendable hacer ejercicios visuales consistentes en cambios de mirada en el eje vertical (dirigir la mirada hacia arriba y hacia abajo), que ayudan a eliminar las moscas flotantes del campo de visión.

¿Existe alguna forma de eliminar las moscas flotantes?

Cuando la persona no se llega a acostumbrar a estas sombras y, también, cuando son muy grandes y afectan gravemente al campo visual, puede hacerse necesaria una intervención llamada vitrectomía. La vitrectomía consiste en la extracción del humor vítreo. Es una operación con un alto índice de satisfacción y poco porcentaje de riesgos. Es cierto, no obstante, que en algunas ocasiones el paciente operado puede presentar problemas graves como sangrado postoperatorio, infección, cataratas, desprendimiento de retina y aumento de la presión ocular.

Las moscas flotantes también pueden tratarse con láser, que libera energía lumínica en la cápsula del cristalino, situado justo delante del vítreo. Los riesgos de esta intervención también son bajos, aunque el uso del láser para disolver estas opacidades puede hacer que aumente la presión intraocular en el postoperatorio y, también, producir inflamación en los tejidos internos del ojo.

¿Percibes “moscas flotantes”?, ¿nos cuentas tu experiencia?

 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas