Cómo saber si tienes el ojo seco y cómo prevenirlo

Home / Salud visual / Cómo saber si tienes el ojo seco y cómo prevenirlo

Ojo seco crónico

El ojo seco es unos de los primeros motivos de consulta a un especialista de la visión. Afecta entre un 15 y un 30% de la población y su prevalencia está aumentando debido al estilo de vida actual, que somete a los ojos a un gran estrés.

La alteración conocida como “ojo seco” puede producirse, o bien porque el ojo no produce suficiente cantidad de lágrima, o bien porque la lágrima que produce es de mala calidad. La película lagrimal está formada por tres capas, la más externa es la grasa, la media la acuosa y la más interna la mucosa. Cuando falla una de ellas, la composición de la lágrima se ve alterada. Si no hay suficiente capa grasa, la acuosa perderá retención y se evaporará más, por ejemplo. Así, puede ocurrir que, habiendo agua en el ojo, este siga estando seco, por no poder retenerla. El uso continuado de lentes de contacto también afecta a la calidad de la lágrima.

Quienes sufren de ojo seco tienen el ojo indefenso ante erosiones e infecciones.

Algunos de los síntomas más frecuentes de ojo seco son:

  • Enrojecimiento
  • Irritación
  • Picor
  • Sensación de sequedad o de “arenilla”
  • Visión borrosa que puede llegar a ocasionar dolores de cabeza

Existen diferentes factores que aumentan el riesgo de padecer ojo seco.

  • Incapacidad de producir suficiente lágrima causada por una película lagrimal inestable.
  • El envejecimiento; las probabilidades de sufrir ojo seco se multiplican con el paso de los años.
  • Algunas enfermedades, como la artritis reumatoide, reducen la calidad de la lágrima.
  • Cambios hormonales en las mujeres relacionados con el embarazo, consumo de anticonceptivos orales y la menopausia
  • Vivir en un clima seco o donde hay mucho polvo y/o partículas en suspensión debido a la contaminación.
  • Un uso excesivo de la tecnología. Mirar con frecuencia la pantalla del ordenador, el móvil o la tablet, reduce el parpadeo y, con ello, la lubricación natural del ojo.
  • Usar lentes de contacto durante largos periodos de tiempo.

Cuando se sienten molestias o incomodidad en el ojo con frecuencia, es imprescindible acudir a un especialista de la visión. Mediante un sencillo test, este profesional evaluará la lubricación por parpadeo, el estado de la córnea así como la cantidad de lágrimas. Una vez realizado el diagnóstico, el experto recomendará un tratamiento adecuado, que puede ser desde gotas de lágrimas artificiales hasta ajustes en la dieta (aumento de la ingesta de alimentos ricos en ácidos Omega3), suplementos nutricionales o, incluso, intervención para desbloquear los conductos lagrimales.

Si vives rodeado de pantallas…

Smartphones, ordenadores, tablets, luces LED… nuestro mundo está, en gran parte, iluminado por luz artificial, lo que supone un estrés visual importante y aumenta las probabilidades de padecer ojo seco. Para prevenir esta alteración, desde Essilor recomendamos seguir la regla 20/20/20: cada 20 minutos, tomar un descanso de 20 segundos mirando a 20 pies de distancia (unos 6 metros).

Existen otros factores que los usuarios de pantallas deben considerar para prevenir enrojecimiento, fatiga ocular y también ojo seco:

  • Forzar el parpadeo. Cuando se está mirado a una pantalla, el parpadeo involuntario se reduce, pasando de 18 a 3 parpadeos por minuto.
  • Situar los ojos por encima de la pantalla. Tener la pantalla más alta obliga a tener los ojos más abiertos, aumentando el riesgo de evaporación de lágrima.
  • Evitar los ambientes muy cargados, en los que no se ventila demasiado y hay calefacción o aire acondicionado de forma constante.
  • Mantener los ojos cerrados durante 20-30 segundos cuando se sienten cargados.
  • Aplicar lágrimas artificiales si se nota con frecuencia sensación de sequedad ocular.
  • Proteger los ojos con lentes que filtran los rayos perjudiciales de luz azul-violeta. Las lentes Eyezen y Crizal Prevencia, de Essilor están pensadas para mantener tus ojos relajados en la vida digital. Gracias a su filtro Light Scan, bloquean el 20% de la luz azul nociva y, de esta manera, reducen el índice de muerte celular en la retina en un 25%. Además, cuentan con tratamiento anti-reflejante.
  • Proteger los ojos de los rayos UV presentes en exteriores. El tratamiento E-SPF de Essilor, que protege a los ojos de las emisiones dañinas de rayos ultravioleta está disponible en lentes oftálmicas transparentes, no coloreadas.
  • Usar gafas de sol de calidad y con formas envolventes también reduce el riesgo de padecer ojo seco.

La importancia de la prevención

Para tener una buena salud visual es fundamental realizarse exámenes visuales anuales a partir de los 45 años, destinados a detectar esta u otras patologías oculares, lo antes posible. Por supuesto, si se detecta malestar visual, es fundamental acudir a un especialista de la visión.

¿Tienes ojo seco?, ¿nos cuentas tu experiencia?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas