Conoce todo lo que deberías saber sobre el ojo vago: qué es, cómo se produce y cómo remediarlo

Home / Salud visual / Conoce todo lo que deberías saber sobre el ojo vago: qué es, cómo se produce y cómo remediarlo

Qué es la ambliopía

El término ambliopía, que viene de la unión de las palabras griegas “débil” y “ojo”, designa la pérdida de la capacidad de ver claramente por uno de los ojos. Para poder ver el mundo que nos rodea, es preciso que los ojos y el cerebro trabajen en colaboración. La luz entra en el ojo a través de dos lentes naturales la córnea y el cristalino, incidiendo en la retina, una fina capa que tapiza el fondo del globo ocular, que es donde se encuentran las células capaces de captar la luz, las formas y los colores, y envía la información al cerebro a través del nervio óptico. Cuando hay diferencias importantes de visión entre un ojo y otro, el cerebro recibe dos imágenes diferentes. Entonces, para no confundirse, “elige” una de ellas, la más nítida, ignorando la otra. Esto hace que el ojo vago se vuelva cada vez menos útil.

La ambliopía es un problema de visión muy común en los primeros años de vida, cuando se está desarrollando el sistema visual (de 0 a 10 años), que afecta entre un 3 y un 5% de la población infantil.

¿Qué produce la ambliopía?

  • Estrabismo. Quienes tienen este problema visual pueden mover sus dos ojos hacia dentro (esotropía), hacia fuera (exotropía) o de forma descoordinada. El estrabismo es la causa más común de ambliopía y es una anomalía visual que suele tener una base genética.
  • Cataratas infantiles. Ocurre cuando el bebé ha nacido con el cristalino opaco en uno de los ojos
  • Errores refractivos. Si el pequeño tiene hipermetropía, miopía o astigmatismo, especialmente si es mayor en un ojo que en otro, también puede desarrollar ambliopía.

La importancia de las revisiones

Es recomendable que los niños pasen su primera revisión visual a los seis meses y que, si el pediatra no determina otra cosa, se le realicen chequeos visuales de forma anual. Si sus padres u otros adultos del entorno cercano aprecian problemas visuales como bizqueo o descoordinación de los ojos, visión deficiente de cerca o de lejos, incapacidad de juzgar la profundidad, dolores de cabeza, mareos etc., se le debe llevar a visitar al especialista cuanto antes.

  •    ¿Sabías que la mayoría de los problemas visuales del niño que se detectan antes de los 3 años se pueden solucionar?, ¿y que el 40% de los niños de 2 a 10 años nunca han visitado al oftalmólogo? ¡No dejes de llevar a tu hijo a que se revise la vista!

Por lo general, el ojo vago se detecta con un examen completo de los ojos, sin necesidad de realizar exámenes especiales.

¿Por qué es importante corregir la ambliopía?

El 80% de la información que recibimos llega al cerebro a través de los ojos. En los primeros años de vida es cuando la persona adquiere más conocimientos. Tener una dificultad visual importante no corregida en la infancia puede reflejar un retraso en el aprendizaje. Desde el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas españoles informan que uno de cada cuatro niños en edad escolar sufre algún problema de visión que no están diagnosticadas. Según sus datos, alrededor del 30% del fracaso escolar tiene relación con anomalías visuales. Por ello, descubrir y tratar la ambliopía, u ojo vago cuanto antes es muy importante.

Tratamiento

Una vez que la ambliopía y su grado han sido diagnosticados, el profesional de la visión deberá determinar cómo combatirla: con parches, con gafas, a través de ejercicios visuales o, en los casos más severos, mediante una intervención quirúrgica.

Lo primero será decidir cómo solucionar anomalías visuales, como cataratas o estrabismo, y errores refractivos, como miopía o hipermetropía, por ejemplo.

Generalmente, el niño deberá usar gafas y, si se considera oportuno, también un parche o gotas de atropina; el objetivo de ambos métodos es dificultar la visión del ojo que mejor agudeza visual tiene, para estimular un mejor funcionamiento del ojo vago. De este modo, la parte del cerebro que se ocupa de la visión, se desarrolla de manera completa.

Cuanto antes, mejor

El sistema visual se desarrolla en los primeros años de vida (aproximadamente hasta los 9 años). En esta etapa se crean complicadas conexiones entre el cerebro y el ojo. Los niños que reciben tratamiento para solucionar problemas de ojo vago antes de los 5-7 años sueñen solucionar este problema completamente y sin secuelas. No tomar medidas destinadas a resolver la ambliopía pueden acarrear problemas de visión permanentes a la persona.

Algunos trabajos prueban que la ambliopía tratada en adolescentes puede reportar importantes beneficios, por lo que la edad no debería ser un factor decisivo para tratar o no a un niño con ambliopía.

¿Tu hijo tiene ojo vago?, ¿nos cuentas cómo lo has detectado?

 

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas