Ojos bonitos: tu atractivo está en la mirada, según un estudio

Home / Salud visual / Ojos bonitos: tu atractivo está en la mirada, según un estudio

El atractivo está en la mirada

De acuerdo con los resultados de un trabajo llevado a cabo por las universidades escocesas de Stirling y Aberdeen, las personas que sonríen y miran a los ojos son más seductoras, independientemente de si son más o menos bellas y de si aparentan alegría o enfado.

Los psicólogos llevaron a cabo su estudio mostrando a cientos de encuestados diferentes parejas de imágenes. Cada pareja presentaba la cara de la misma persona pero difería en que, en una de las imágenes, la persona tenía los ojos fijos en la cámara y en la otra no. Las respuestas de los encuestados estaban claras: la mayoría de ellos eligió las fotos en las que la persona miraba a cámara. Tal y como declara Claire Conway, una de las autoras del estudio “Preferimos los rostros de aquellas personas que nos hacen sentir importantes” y, por tanto, a quienes nos miran a los ojos.

Cuando los psicólogos preguntaron a los participantes cuál de los rostros les resultaba sexualmente más atractivo, no había dudas: las miradas a cámara resultaban más seductoras. Esta conclusión deja claro que mirar fijamente a los ojos de una persona despierta, consciente o inconscientemente, la atracción sexual. El estudio sostiene también que los hombres son más conscientes que las mujeres de esta atracción visual.

La sonrisa también nos hace más atractivos pero, mostrarla o no depende de las probabilidades de éxito que sintamos que tenemos en la conquista. “La sonrisa es una señal muy clara que dice si una persona está interesada en ti. El estudio indica también el grado de atractivo que uno encuentra en una persona depende, en parte, de hasta qué punto siente que tiene probabilidades de éxito con ella, declara Ruth Mace, de la Universidad de Londres. La sonrisa tiene una gran utilidad psicosocial: ayudarnos a escoger objetivos “factibles” para nuestras conquistas.

Ojos humanos: atractivos y comunicativos

Los ojos humanos tienen algo especial que nos atrae. Son una ventana al exterior y, también, un espejo de nuestros pensamientos y sentimientos. Están hechos para ver y para ser vistos, prueba de ello son las diferencias que presentan respecto a los de los primates:

  • Son más llamativos. El contraste que se forma entre la pupila (punto negro central del ojo), el iris (circulo que rodea la pupila) y la esclerótica (fondo blanco del ojo) no se encuentra en la mayoría de los primates.
  • Son más expresivos. La esclerótica de los primates es más oscura que la de los humanos, de color marrón más o menos oscuro, lo que hace difícil saber hacia dónde están mirando.
  • Son más grandes. Nuestros ojos son más alargados horizontalmente y desproporcionadamente grandes en comparación con el cuerpo. Los gorilas, sin embargo, tienen cuerpos grandes y los ojos relativamente pequeños.

Michael Tomasello, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania), ha llevado a cabo una investigación para probar la hipótesis colaborativa de los ojos humanos, que afirma que tienen un papel fundamental en la comunicación. Para ello, su equipo de investigación trató de determinar qué efectos producían los movimientos de la cabeza y los ojos en diferentes observadores; niños y primates. En dicho estudio, se pidió a un miembro del equipo que llevara a cabo una serie de acciones delante de niños y primates, para observar su reacción. Esta persona tuvo que:

  • Cerrar los ojos y mover la cabeza hacia el techo
  • Mantener la cabeza inmóvil y mirar al techo
  • Mirar al techo moviendo la cabeza y los ojos
  • Mantener la cabeza quieta y dirigir la vista al frente

Los resultados revelaron que los 11 primates participantes (chimpancés, gorilas y bonobos) prestaban más atención a los ojos del sujeto a observar cuando movía su cabeza. Sin embargo, los 40 niños humanos participantes prestaban más atención a sus miradas que a sus movimientos de cabeza.

Los ojos ofrecen información muy valiosa

  • En los primeros meses de vida, el contacto visual entre la madre y el bebé es fundamental, por ejemplo. Investigaciones sobre el tema sostienen que los bebés humanos miran a la cara y los ojos de su cuidador el doble de tiempo que los primates.
  • Indican el estado de salud de la persona. Existe la hipótesis de que los ojos humanos son tan visibles porque la esclerótica blanca es indicativo de buena salud y muestra el potencial de la persona como pareja.
  • Determinan nuestras acciones. Algunos estudios revelan que las personas son más generosas a la hora de realizar un donativo si se sienten observadas, incluso si los ojos no son reales y están pintados.

Así, la hipótesis cooperativa del ojo podría proporcionar información valiosa sobre cuando el ser humano se convierte en un ser social. “Sería especialmente útil para comprender la evolución humana saber cuando los ojos ganaron más visibilidad, ya que esto podría sugerir una posible fecha para el origen de las formas humanas únicas de cooperación y comunicación”, explican Tomasello y sus colaboradores.

¿Has puesto a prueba el poder seductor de tu mirada? ¡Cuéntanoslo!

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas