¿Qué es la vista cansada y cómo afecta a quienes la padecen?

Home / Salud visual / ¿Qué es la vista cansada y cómo afecta a quienes la padecen?

¿Eres présbita o vista cansada?

Tus ojos no enfocan bien los objetos cercanos. Tienes alrededor de cuarenta años y comienzas con problemas de visión que nunca antes habías tenido. Mirabas al mundo como una gacela y presumías de ello. Tenías una vista perfecta y no necesitabas gafas para actividades tan cotidianas como leer, trabajar con tu ordenador o leer los mensajes de WhatsApp. Sin embargo, algo ha cambiado. Pero, tranquilo/a, la presbicia es un defecto ocular más corriente de lo que imaginas.

Buena parte de la población, cuando supera la barrera de los cuarenta años de edad, comienza a ver resentida su salud visual. Algunas tareas, como las descritas, que antes parecían fáciles y llevaderas, ahora se presentan borrosas y tienes que adaptarte a estos cambios visión. Tu nueva realidad. Pero -descuida- todo tiene solución, si empleas los recursos adecuados para poner fin a estas molestias oculares de manera tajante. No mereces menos. Observar lo que te rodea de manera nítida es el objetivo que siempre has de perseguir, para no perderte detalle.

Soluciones a la presbicia

La Optometría y Oftalmología se han desarrollado sobremanera para mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de visión y, ahora, ponen a disposición de las personas que los sufren una buena lista de soluciones para acabar con ellos de un plumazo.

1. Adquirir gafas: es sin duda, el tratamiento más recurrente entre las personas que sufren las molestias que ocasionan la presbicia y, en general, cualquier problema de visión. Las gafas son grandes aliadas para enfocar adecuadamente, así como una oportunidad única para un cambio de look. No observes la necesidad de llevarlas como un hándicap en tu calidad de vida. Todo lo contrario. En el caso de la vista cansada, el objetivo que más comúnmente perseguimos es que los pacientes adquieran una visión nítida de cerca a 33 centímetros de distancia. Para ello, el tratamiento adecuado consistirá en seleccionar una montura que incluya lentes convexas. Pero ten cuidado: puede existir un diagnóstico previo de otros problemas, como el astigmatismo, la miopía o la hipermetropía, antes de que la presbicia emerja. Ante estos casos, habrá que recurrir a gafas con lentes bifocales o multifocales progresivas, que permitan ver a las personas sin necesidad de utilizar una lente para cada profundidad en la que encuentren problemas (cerca o lejos).

2. Mediante lentes de contacto o lentillas: hay personas que, por comodidad o, simplemente, debido a que no se ven, prefieren prescindir de las gafas, en pos de las lentes de contacto. Para la presbicia, la graduación suele oscilar entre 1 y 3 dioptrías. En estos casos concretos, las lentillas serán bifocales o multifocales, lo que hace que podamos ver con nitidez, igualmente, tanto de cerca como de lejos.  

3. Cirugía con lente intraocular: el paciente se somete a una intervención que incluye la extracción del cristalino y su sustitución por una lente multifocal, adecuada para ver las dos profundidades (cerca o lejos). Muy similar a la operación de cataratas, los pacientes pueden experimentar dificultades de visión tras pasar la cirugía. Por ejemplo, destellos luminosos o problemas en la visión nocturna.

4. Cirugía sobre la córnea: la tecnología permite adaptar la córnea, para que se asemeje a una lente bifocal. Sin embargo, como en toda intervención quirúrgica, pueden existir complicaciones y complicarse los efectos deseados. Lo más habitual es tratar la córnea de cada ojo y dejar uno a punto para la visión de lejos y otro preparado para la visión de cerca.

5. IsoVision: el láser se ha extendido de manera imparable en las sociedades avanzadas y puede corregir defectos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, que estén ligados a la presbicia del paciente.

¿Por qué se nos ‘cansa la vista’?

Desde los cuarenta hasta los sesenta años (es decir, desde su aparición y hasta que se detiene su progreso), la presbicia tiene un largo recorrido, que, de no tratarse, merma de manera importante la calidad de vida. ¿Has necesitado alargar los brazos para alejar objetos cercanos que, antes, veías con normalidad? Este es un síntoma que puede señalar la aparición de vista cansada en tus ojos.

Se llama acomodación  a la propiedad de la vista que permite observar con claridad las cosas que tenemos cerca y el músculo ciliar es el responsable de que eso suceda. ¿Qué ocurre cuando bien nos adentramos en la madurez? Los niños son capaces de leer textos a 5 centímetros de distancia gracias a la potencia de su acomodación, de unas 20 dioptrías y cambiar ipso facto y de manera nítida de cerca a lejos sin perder calidad de visión. Sin embargo, el propio desgaste de la edad va mermando la capacidad de enfocar, haciendo que ese músculo ciliar tenga, cada vez, más difícil cambiar la forma del cristalino, el gran responsable del poder óptico de estos órganos.

Una visita a tu optometrista u oftalmólogo, habiendo pasado los 40, nunca está de más. Ten tu visión bajo control. Estás en lo mejor de la vida.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas