La presbicia no corregida, un problema mundial

Home / Salud visual / La presbicia no corregida, un problema mundial
Por
En Salud visual

Presbicia

La presbicia es un error refractivo asociado al paso del tiempo, que hace que las personas tengan dificultades para ver los objetos situados en el plano próximo. Este defecto visual se produce debido a la pérdida de flexibilidad del cristalino que, de tanto abombarse y estirarse, pierde la capacidad de enfocar aquello que está situado más cerca. La presbicia empieza a manifestarse a partir de los 40-45 años y se estima que afecta a más del 90% de las personas mayores de 50 años.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los errores refractivos no corregidos son la causa más común de ceguera en el mundo. Aunque la presbicia es considerado un error refractivo, la OMS no reporta su prevalencia. Sin embargo, la combinación de la alta prevalencia en adultos mayores de 50 años y las dificultades de acceso a corrección visual que hay en muchos lugares del planeta, deja claro que la presbicia lleva asociada importantes problemas de visión a nivel global.

Más de 563 millones de présbitas necesitas gafas

Un estudio llevado a cabo por el desaparecido Brian Holden, director del Brian Holden Vision Institute, investigó las cargas que tiene para la persona y para la comunidad la presbicia no corregida. Para llevar a cabo este trabajo, el equipo de Holden utilizó varias encuestas poblacionales cuyo objetivo era estimar la prevalencia de presbicia global, la tasa de personas présbitas que llevan gafas, y la percepción de deterioro visual que transmiten los présbitas a la comunidad.

Según sus resultados, se calcula que, en el 2005, había 1.040 millones de personas en todo el mundo con presbicia, 517 millones de los cuáles no llevaban gafas o llevaban gafas inadecuadas para su problema. De estos últimos, 410 millones no podían realizar correctamente tareas que precisan la visión próxima.

El acceso a las gafas para la corrección de la presbicia no es igual en todo el mundo. El 67% de las personas con este defecto visual y el 94% de las personas que tienen importantes problemas en la visión próxima debido a la presbicia mal corregida, viven en países poco desarrollados. Cuando al número de personas con problemas significativos de visión próxima no corregidos (410 millones) se añade el de las personas que tienen ceguera o baja visión por no llevar gafas de corrección adecuadas (153 millones), el resultado es el número de personas que se beneficiarían del uso de gafas por este error refractivo, 563 millones. Para poder alcanzar el objetivo de acabar con la ceguera y la baja visión evitable en el año 2020, es fundamental aumentar los recursos humanos, gafas disponibles y sistemas de envío para, de esta forma, solucionar el problema visual a esos 563 millones de présbitas que necesitan corrección visual.

Cuidar la visión: una inversión simple y rentable

Es importante considerar el coste que supondría la corrección de la presbicia. Está demostrado que la corrección de los errores refractivos mediante un simple examen ocular y la provisión de gafas es una de las intervenciones más simples y rentables para prevenir la ceguera. Aunque es complicado calcular el valor monetario de la carga relacionada con la presbicia, sí se sabe que la presbicia es susceptible de ser corregida con el uso de gafas de bajo coste.

Los cuidados primarios de la visión son siempre poco considerados en los países en los que no hay atención sanitaria pagada por el estado o no existen personas con suficiente nivel adquisitivo para poder pagar exámenes visuales y equipos de corrección visual. Los investigadores de este estudio piensan que sería necesario vincular la atención primaria de los ojos con un sistema global de entrega de gafas de bajo coste con el fin de conseguir la sostenibilidad económica de la atención primaria de los ojos. Un vínculo entre el cuidado primario de los ojos, los exámenes refractivos y la entrega de gafas facilitaría un sistema para financiar estos servicios.

La presbicia no corregida supone un problema a nivel mundial. Conseguir frenar la ceguera evitable para el 2020 pasa por establecer un sistema de exámenes visuales y de fabricación y entrega de gafas en todo el mundo.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas