Todo sobre la Presión Intraocular

Home / Salud visual / Todo sobre la Presión Intraocular

792x414_1200x628_pio

Para mantener su forma y funcionar correctamente, el ojo necesita tener una cierta presión. Ésta, conocida como Presión Intraocular (PIO), se mantiene constante cuando existe equilibrio entre la producción y eliminación del líquido, conocido como humor acuoso, en la zona anterior del ojo. Si se produce demasiado humor acuoso o se elimina de manera insuficiente, la presión se eleva, pudiendo presionar el nervio óptico y produciendo, como consecuencia, problemas oculares.

Los valores de la PIO se obtienen con un aparato llamado tonómetro, que mide la resistencia del ojo a ser deformado, que es directamente proporcional a la presión que éste tiene en su interior. Se trata de una prueba muy sencilla e indolora.

La PIO se mide en milímetros de mercurio (mmHg). Se considera que está en parámetros normales cuando se encuentra entre 11 -21 mmHg.

  • Importante. El aumento peligroso de la PIO no es fácil de percibir por quien la padece: se puede llegar a tener un 40% de daño en el nervio óptico antes de detectar una pérdida de visión. Las revisiones ópticas  son fundamentales para prevenir y combatir problemas antes de que sean irreversibles.

¿Qué relación existe entre PIO y Glaucoma?

  • Se puede tener alta la PIO sin que exista glaucoma, pero las probabilidades de padecerlo aumentan en estas circunstancias. Cuanto mayor es la PIO, mayor es el riesgo de desarrollar glaucoma.
  • La hipertensión ocular se produce cuando la PIO se mantiene elevada de manera continuada.
  • La PIO puede ser diferente en cada ojo, por lo que se puede padecer glaucoma en un solo ojo.

¿Quieres saber más sobre la PIO?, ¿nos lo preguntas?

 

Entradas Recomendadas