Los defectos visuales como inspiración artística

Home / Salud visual / Los defectos visuales como inspiración artística
Por
En Salud visual

Philip Barlow arte

La forma de pintar de muchos artistas ha estado determinada por sus defectos visuales. Las cataratas que sufría Monet, por ejemplo, otorgaron un tono ocre a algunas de sus obras y la maculopatía de Degas hizo que sus trazos se volvieran menos refinados con el paso de los años. Sin embargo, no es necesario que el artista sufra un defecto visual para que éste influya en su obra. Es el caso de Philip Barlow, conocido mundialmente por sus cuadros “desenfocados”, y por ser el máximo exponente del “realismo difuso”, que recuerda la visión de los miopes.

  • La miopía es una ametropía o defecto visual que ocurre cuando los rayos de luz que entran en el ojo a través de la pupila, convergen antes de llegar a la retina. Como consecuencia de esto, las personas que padecen miopía tienen dificultad para ver con nitidez los objetos situados en el plano lejano.

Philip Barlow es un pintor sudafricano que reproduce en sus obras escenas cotidianas en las que los contornos se pierden bajo una intensa luz. Su trabajo da como resultado imágenes difusas, que recuerdan a la visión poco nítida a larga distancia que tienen las personas miopes. Sus cuadros están inspirados en el arte de la fotografía y la forma en la que esta técnica interpreta la realidad.

El acceso al arte para los invidentes

Desde la invención del sistema Braille, hace casi 200 años, multitud de especialistas han trabajado para mejorar el acceso a la palabra impresa para ciegos. En la actualidad, la tecnología hace posible que el acceso sea casi inmediato. Sin embargo, existe un nuevo desafío: proporcionar a los ciegos el acceso a las fotografías y al arte, no a las palabras que los describen, sino a las imágenes reales.

Tras 7 años de trabajo, la empresa 3DPhotoWorkd ha hecho posible convertir cualquier pintura, dibujo, collage o fotografía en una impresión táctil tridimensional. Gracias a esto, muchas personas invidentes pueden “ver” el arte por primera vez.

Las impresoras 3D resultan claves en el acercamiento de las imágenes a las personas invidentes, su tecnología hace posible la reproducción de cuadros y de fotografías con una precisión casi milimétrica. El proyecto “Touchable Memories” o “Recuerdos Palpables”, que pone a prueba la impresora Buccaneer de la compañía Pirate 3D, ha conseguido resultados verdaderamente insólitos en este campo.

Pero no todo pasa por las impresoras 3D; la iniciativa Unseen Art (arte invisible), proyecto impulsado por Marc Dillon, un programador de Helsinki (Finlandia), permite a los invidentes disfrutar de interpretaciones artísticas de obras clásicas en 3D, realizadas por artistas de todo el mundo. La Gioconda ha sido la primera en estar lista.

Los museos más prestigiosos del mundo también han llevado a cabo acciones destinadas a hacer accesible el arte para las personas que tienen defectos visuales. La iniciativa del Museo del Prado, ”Hoy toca el Prado” hizo posible hace un par de años que, a través de la innovación y la tecnología, personas invidentes pudieran disfrutar de seis obras representativas de los diferentes géneros expuestos en el museo, tocando sus reproducciones en relieve. El proyecto fue desarrollado con la colaboración de profesionales con discapacidad visual. La muestra incluyó material didáctico adicional como textos en braille, audioguías y gafas opacas, cuyo objetivo era facilitar la experiencia de los videntes plenos.

Aunque existen diversos métodos para acercar el arte a los invidentes, aún queda mucho camino por recorrer. Lo relativo a las formas parece que está resuelto pero falta aún conseguir transmitir otros aspectos de las pinturas, como la luz y los colores.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas