Problemas visuales en niños: si se corrigen estudiarán mejor

Home / Salud visual / Problemas visuales en niños: si se corrigen estudiarán mejor

Problemas visuales en edad escolar

El sentido de la vista es el más importante de todos ya que, aproximadamente el 80% de los estímulos que llegan a nuestro cerebro, provienen de las imágenes captadas por los ojos. Esta realidad es especialmente significativa en los primeros años de vida, el momento en que la persona adquiere la mayoría de conocimientos claves para su desarrollo. En la época escolar, además, muchos de los aprendizajes se adquieren a través de la lectura, un proceso en el que el sistema visual envía al cerebro del niño la información leída, para que sea interpretada y analizada.

  • Los problemas visuales no corregidos pueden causar deficiencias importantes en la comprensión lectora, aumentando como consecuencia el riesgo de fracaso escolar.

De acuerdo con los datos emitidos por el Informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos) de 2016, el número de fracasos escolares en España sigue superando la media europea. En lo que se refiere a la comprensión lectora, los últimos datos de este informe señalan una mejora de 7 puntos, aunque todavía queda mucho camino por recorrer.

La importancia de las revisiones

Las revisiones periódicas de la visión son fundamentales durante la infancia. Los expertos recomiendan hacer la primera a los 6 meses de vida y, si antes no se detectan anomalías, volver cuando el niño cumple 3 años. Durante la infancia y la adolescencia, es recomendable hacer revisiones cada dos años o cada año y, en el caso de detectar algún tipo de problema visual, acudir con más frecuencia.

Según el estudio El estado visual de la salud infantil en España, uno de cada cinco niños podría tener un problema visual no detectado, mientras que el 77,2% de los padres ni lo sospecha. De acuerdo con este mismo estudio: “Casi dos de cada diez niños afirma que no ve bien ni de lejos ni de cerca (18,8%), cifra que aumenta a uno de cada tres en aquellos con peor resultado académico”.

Ojo vago y miopía: responsables frecuentes del fracaso escolar

Entre los problemas visuales más comunes en la infancia destacan el ojo vago o ambliopía y, cada vez con más frecuencia, la miopía.

El ojo vago. Se trata de una dificultad visual que afecta, sobre todo, a niños menores de 7 años. Quienes la padecen presentan una agudeza visual muy baja en uno de sus ojos, lo que hace necesario llevar a cabo un tratamiento específico controlado por un óptico-optometrista. Este problema, también llamado ambliopía, tiene una “fase crítica”, tras la cual no hay recuperación posible. Por esta razón, es fundamental detectar esta anomalía y corregirla a tiempo.

Miopía. Cada vez más niños de todo el mundo tienen problemas para ver bien los objetos situados a media o larga distancia. Según los expertos, el incremento de este error refractivo (calificado ya como “pandemia”), ha sido favorecido por el aumento del uso de pantallas y luces led y la disminución de la práctica de actividades en el exterior. Los niños que presentan una alta tasa de miopía en la infancia tienen más posibilidades de sufrir miopía magna en la edad adulta, un problema relacionado con dificultades visuales graves como desprendimiento de retina, degeneración macular asociada a la edad (DMAE), glaucoma y cataratas.

¿Cómo detectar problemas visuales infantiles?

Para detectar problemas visuales en el menor, los expertos del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CNOO), aconsejan prestar atención a las siguientes conductas en el niño:

  • Si se acerca mucho a los libros o a la televisión.
  • Si se distrae de forma continuada al leer y tiene una baja comprensión de lo leído.
  • Si se fatiga cuando está sometido a estímulos visuales.
  • Si tiene una mala escritura a mano.
  • Si dice que tiene visión borrosa, tanto de lejos como de cerca.
  • Si entorna los ojos para mirar o fijarse en detalles lejanos.
  • Si adopta malas posturas cuando lee o hace los deberes, que le causan dolores de espalda o cabeza.
  • Si presenta hiperactividad durante la clase.
  • Si invierte las letras.
  • Si presenta un bajo rendimiento escolar

Para tener un buen aprendizaje durante la época escolar, es fundamental tener una buena visión. Las revisiones visuales periódicas al óptico-optometrista son la mejor manera de detectar problemas de vista y corregirlos lo antes posible.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas