Protección ocular: pon tus ojos a salvo de accidentes

Home / Salud visual / Protección ocular: pon tus ojos a salvo de accidentes

Aprende a proteger tus ojos

No nos damos cuenta de lo importantes que son nuestros ojos hasta que una molestia nos impide ver bien el mundo que nos rodea. Un golpe leve, una gota de jabón e, incluso, una partícula de polvo, pueden convertirse en un gran problema.

Precauciones que aseguran una buena protección ocular

Para minimizar riesgos es fundamental llevar una protección ocular adecuada; estas sencillas precauciones te ayudarán a mantener tus ojos a salvo de accidentes.

  • Usa gafas protectoras. Si te dispones a realizar una actividad que levanta polvo, como lijar o limpiar superficies; o en la que pueden saltar pequeños pedazos afilados, como romper una hucha con un martillo, por ejemplo, es conveniente que mantengas a salvo tus ojos con unas gafas protectoras. Si no tienes ningunas específicas para ello puedes usar una máscara de esquí o, incluso, unas gafas de piscina. Seguro que tienes muchas opciones a mano y que cualquiera de ellas es mejor que acabar con un cuerpo extraño en el ojo.
  • Ten cuidado con los sprays. Si ya sabes lo desagradable que es que entren algunas gotitas vaporizadas de líquido en tu ojos, no hará falta que te digamos que te asegures siempre de dónde está el orificio por donde sale el producto antes de apretar el pulverizador o que entrecierres los ojos o te los tapes cuando alguien quiere echarte colonia o laca. Te recomendamos, no obstante, que extremes las precauciones cuando usas químicos fuertes como limpiadores para horno, insecticidas o ambientadores y que evites usar sprays en habitaciones pequeñas cerradas, en lugares donde hay corrientes de aire o cuando hay personas cerca (sobre todo si son niños).
  • Crea un espacio seguro. Un golpe en un ojo, por leve que sea, puede producir importantes molestias y afectar a la visión durante un buen rato. Para evitar accidentes, es recomendable que reduzcas las “zonas peligrosas” en tu casa y lugar de trabajo; cubre las esquinas afiladas, pon antideslizantes en los picos de las alfombras, señaliza los cables para evitar tropezones… Utilizar elementos decorativos para llamar la atención de salientes situados a la altura de los ojos, por ejemplo, y tener una buena iluminación en las habitaciones, también ayuda en gran medida a reducir el riesgo de accidentes.
  • Se precavido en el deporte. Sabes que practicar deporte es muy bueno para la salud y que para obtener todos sus beneficios, es fundamental llevar el equipo adecuado. Del mismo modo que eliges la ropa y el calzado apropiados para hacer running, ciclismo o senderismo, también debes elegir adecuadamente tu equipo visual considerando las necesidades y riesgos que corren tus ojos al practicar una u otra actividad. Para evitar lesiones, protege tus ojos con gafas y máscaras en las actividades en las que son necesarias, como el esquí, por ejemplo. Existen infinidad de modelos adecuados para todo tipo de deportes, tu óptico estará encantado de asesorarte sobre cuál es el que mejor responde a tus necesidades. Y recuerda, el deporte es bueno para tus ojos.
  • Usa el sentido común. Mirar fuegos artificiales fuera del área de seguridad es peligroso y también lo es exponerse a que te salte una gota de desatascador de tuberías a los ojos. Antes de hacer una actividad arriesgada o manipular un producto peligroso infórmate, lee instrucciones y, sobre todo, equípate de forma adecuada. No te arriesgues, haz caso de tu intuición y, si algo te parece que puede ser peligroso para tus ojos, asegúrate de que tienen la protección ocular adecuada o no lo hagas. Es mejor pasarse de precavido que quedarse corto.

Y si ya ha habido un accidente…

Te ofrecemos unas pautas básicas para saber cómo actuar si tú o alguien de tu entorno ha sufrido un accidente que le afecta a los ojos:

Cuando hay un cuerpo extraño alojado en un ojo

  • Lávate las manos antes de manipular la zona.
  • Aplica suero fisiológico en el ojo, intentando que el líquido salga a presión para desplazar hacia fuera la partícula de polvo, arena, etc.
  • Despega un poco el párpado inferior por si se hubiera alojado ahí y vuelve a echar suero fisiológico.
  • Ayúdate para sacar el cuerpo extraño con una gasa o un pañuelo de papel limpio.
  • No aprietes los ojos ni los frotes, ya que esto incrementa el riesgo de producir heridas por el roce entre la partícula y la superficie ocular. Además, al friccionar los ojos se liberan histaminas, lo que aumenta la sensación de picor.

Cuando se ha producido un golpe es importante reaccionar con rapidez

  • Coloca sobre el ojo golpeado un paño mojado en agua fría o con hielo en su interior para bajar la hinchazón o impedir que salga.
  • Si se ha producido una herida en el globo ocular o hay algo clavado en él, se debe acudir a urgencias.
  • Cuando la persona que ha sufrido el accidente experimenta problemas de visión pasados unos minutos como percepción de formas oscuras, visión borrosa o visión doble, es recomendable acudir a urgencias.

Cuando hay una quemadura ocasionada por un producto químico es importante:

  • Aplicar agua abundantemente para eliminar el producto cuanto antes.
  • Si es posible, lee las instrucciones que figuran en el producto sobre qué hacer en caso de accidente y adoptar las medidas recomendadas.
  • Acude a urgencias.

¿Tomas alguna precaución especial para proteger tus ojos?, ¿nos la cuentas?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas