Pupilas puntiformes, ¿Qué son?

Home / Salud visual / Pupilas puntiformes, ¿Qué son?

Las pupilas puntiformes o miosis es una condición muy poco común, pero puede resultar muy grave dependiendo de su causa. Te contamos qué es y cuáles son sus causas para que puedas detectarlo lo antes posible.

¿Qué son las pupilas puntiformes?

La pupila es la parte central del ojo rodeada por el iris y cuya función es la de controlar la cantidad de luz que accede a nuestro ojo a través de la dilatación. El músculo circular o esfínter pupilar es el encargado de aumentar o disminuir el tamaño de la pupila acorde a la situación en la que nuestro ojo se encuentre.

Cuando las pupilas tienen problemas para dilatarse, a pesar de la variación de la luz, y permanecen contraídas, se produce lo que se conoce como la miosis o pupilas puntiformes.

El proceso contrario se denomina midriasis o pupilas dilatadas, ocurre cuando la pupila se dilata y no vuelve a su forma original.

Causas de las pupilas puntiformes

La contracción de la pupila es por lo general una respuesta natural que simboliza una buena activación motora de nuestros músculos oculares. El problema surge, cuando la contracción es continua, independientemente de la variación de luz. En otros casos, la miosis puede ser síntoma de un problema más grave. Algunos de estos casos son:

  • Intoxicación por consumo de drogas: El consumo de sustancias estupefacientes como la heroína, la metadona o la cocaína pueden causar miosis bilateral. Esto se produce por las alteraciones en el sistema nervioso central que causan estas sustancias. Incluso en casos graves de intoxicación por heroína, se produce una miosis tan marcada que se le denomina pupilas de alfiler.
  • Síndrome de Claude-Bernad-Horner: La miosis es uno de los efectos de este síndrome causado por los nervios simpáticos de la cara que afecta a uno de los lados del rostro. Otros de los síntomas son párpado caído, sequedad facial u ojos hundidos.
  • Enfermedades neurológicas: Las pupilas puntiformes u otros cambios en el tamaño de las pupilas, pueden ser un síntoma de tumor o edema cerebral. En algunos casos, esto puede haberse producido por hemorragias o accidentes cerebrovasculares.
  • Intoxicación por sustancias químicas: Exponerse con frecuencia a sustancias químicas como fertilizantes o herbicidas también puede causar miosis.

¿Cómo se diagnostica la miosis?

Para realizar un diagnóstico de miosis o pupilas puntiformes se debe acudir a un experto. Él realizara una exploración de las pupilas en una sala sin luz para ver su reacción ante diferentes estimulaciones. Allí se comprueba el nivel de reacción y el tiempo en que se mantiene la pupila contraída. Lo realmente complicado no es el diagnóstico de miosis, si no detectar la causa original de este problema.

Tratamiento de la miosis o pupilas puntiformes

El tratamiento aplicado variará según la causa del problema. Desde la perspectiva únicamente oftalmológica, el tratamiento se realiza con la aplicación de láser térmico para abrir la pupila, o en casos más graves se puede realizar cirugía. Esta operación se denomina Pupiloplastia.

Recuerda que las pupilas puntiformes o miosis pueden ser un síntoma de algo más grave que no funcione bien. Si notas que esto puede ocurrirte, deberías ir a un profesional del cuidado de la visión lo antes posible.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas