Qué es la retina: todo lo que necesitas saber

Home / Salud visual / Qué es la retina: todo lo que necesitas saber
Por
En Salud visual

Retina

Para que seamos capaces de ver con nitidez los objetos que nos rodean a diferentes distancias, es fundamental que los rayos de luz que entran a través del orificio situado en el centro del ojo (pupila), se unan o converjan en la retina. Esta fina capa que recubre el fondo del ojo tiene una alta sensibilidad, y actúa como la película de una cámara fotográfica analógica.

Calculando que el ojo humano mide unos 22 mm de su polo anterior al posterior, y que la retina cubre el 72% del mismo, su diámetro aproximado es de 32 mm y su área de 1.094 mm2.

¿Cómo trabaja la retina?

Esta capa ocular está compuesta de varias partes y cada una de ellas tiene una función diferente. Las más conocidas son:

  •   La mácula. Se sitúa justo enfrente de la pupila. En la mácula se encuentran situadas las células fotorreceptoras: conos y bastones. Los bastones, células especialmente sensibles a los cambios de luz, son los encargados de permitir la visión en condiciones de poca luminosidad. Los conos, por su parte, tienen la misión de recoger la información sobre los colores. Por su tonalidad anaranjada, la mácula también se conoce como “mácula lútea”.
  •   La fóvea. Es una pequeña hendidura de la retina, que se encuentra localizada en la parte central de la mácula y contiene una concentración muy elevada de conos (unos 6-7 millones) y ningún bastón. Dependiendo de los colores que son capaces de captar, los conos pueden ser de tres tipos: los que perciben colores de longitudes de onda cortas (azules y violetas), los que perciben colores de longitudes de onda medias (verdes y amarillos) y los que perciben colores de longitudes de onda largas (rojos y anaranjados).
  •   La papila. Es la parte de la retina que se encuentra en contacto con el nervio óptico, el canal a través del cual llegan las imágenes recogidas por la retina al cerebro, donde son interpretadas y convertidas a imágenes. La papila de la retina también recibe el nombre de disco óptico.

Problemas de salud visual relacionados con la retina

Existen diferentes patologías debidas al mal funcionamiento o deterioro de esta importante capa del ojo:

  •   Degeneración macular asociada a la edad o DMAE. Se trata de un problema visual que ocurre cuando las células de la retina se encuentran dañadas debido, principalmente, al paso de los años. Las personas que padecen esta patología experimentan dificultades para ver con nitidez los objetos situados en la parte central de la visión, lo que les impide realizar actividades cotidianas como leer, coser o, incluso, reconocer los rostros. Para reducir el riesgo de DMAE es importante comer alimentos con un alto contenido en antioxidantes (luteína y zeaxantina), como la yema de huevo, las naranjas o los melocotones. Las visitas regulares al óptico a partir de los 50 años (al menos una vez al año), no fumar y proteger los ojos de los rayos UV y la luz azul-violeta, son hábitos que ayudan a prevenir la DMAE.
  •   Desprendimiento de retina. Tiene lugar cuando esta capa se separa del epitelio pigmentario al que se encuentra adherida. Como consecuencia de ello, se corta el flujo de sangre a la retina, lo que causa una pérdida de visión. Aunque lo más habitual es que ocurra debido a un traumatismo ocular, también puede aparecer de manera espontánea. Las personas con una gran miopía tienen un mayor riesgo de sufrir desprendimiento de retina.
  •   Retinopatía diabética. Los capilares que irrigan la retina de las personas que padecen diabetes, pueden verse dañados debido a altos niveles de glucosa en sangre. Los síntomas de la retinopatía diabética son visión borrosa, percepción de manchas negras, visión doble o dificultades visuales en condiciones de poca luz. Pero, atención: estos síntomas suelen aparecer cuando la enfermedad está avanzada. Por eso, se recomienda que las personas diabéticas acudan a revisiones visuales regulares. La mayoría de los diabéticos (el 90%), desarrollan esta patología tiempo después de tener la enfermedad (20-30 años). Si la diabetes no se controla de forma adecuada o se tiene una mala adherencia al tratamiento, la retinopatía diabética puede aparecer antes.

Problemas de retina y luz azul-violeta

Las pantallas de los dispositivos electrónicos (móviles, tabletas, ordenadores, etc.) y las luces LED, emiten una gran cantidad de luz azul-violeta. Según los primeros ensayos in vitro en células de la retina, realizados por Essilor, en colaboración con el Instituto de la Visión de París, la luz azul-violeta aumenta la acumulación de un elemento fototóxico llamado lipofuscina, que provoca la muerte masiva de conos y bastones, aumentando así el riesgo de padecer DMAE. Las lentes Eyezen, de Essilor, cuentan con el filtro Light Scan, que ayuda a bloquear la luz azul-violeta, reduciendo de este modo las probabilidades de padecer la patología.

La retina tiene un papel clave en la visión y, por eso, es fundamental cuidarla evitando el tabaco, manteniendo una alimentación rica en antioxidantes y protegiéndola de los rayos UV y las emisiones de luz azul-violeta.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas