Queratocono: todo lo que necesitas saber

Home / Salud visual / Queratocono: todo lo que necesitas saber

Quratocono

La córnea es la capa exterior transparente que recubre el ojo, permitiendo el paso de la luz. Está situada encima del iris, la pupila y la cámara anterior. Esta capa tiene dos funciones fundamentales:

  • Proteger al ojo, manteniéndolo a salvo del polvo, los gérmenes y otros agentes que pueden ocasionarle daños.
  • Participar en el enfoque. Es una de las lentes naturales que tiene el ojo y, además de permitir la entrada de luz, tiene un papel fundamental en el enfoque: de ella dependen las dos terceras partes de la potencia refractiva ocular.

Para que el enfoque de la persona sea correcto es necesario, entre otras cosas, que la córnea tenga una forma esférica. Cuando esta lente natural presenta irregularidades o tiene forma elíptica (como un balón de rugby), en lugar de esférica (como un balón de fútbol), la persona puede presentar un error refractivo común, llamado astigmatismo.

Cuando la córnea es demasiado delgada y protruye hacia adelante en forma de cono, la persona presenta una anomalía ocular que se conoce como “Queratocono”. Esta palabra viene de dos vocablos griegos (“córnea” y “cono”), y significa literalmente “córnea en forma de cono”.

Aunque la causa que produce este problema está por determinar, muchos expertos defienden que tiene un importante componente genético. Se estima que el Queratocono se hereda de padres a hijos en un 25% de los casos; en el 75% restante aparece de forma esporádica debido, según los científicos, a complejos patrones hereditarios que se están investigando en la actualidad. Esta anomalía afecta aproximadamente a una de cada 2.000 personas y supone, además, la primera causa de trasplante corneal en individuos jóvenes.

¿Es verdad que frotarse los ojos puede producir Queratocono?

Técnicamente, como ya hemos dicho, la causa de esta anomalía ocular no está determinada. Por tanto, frotarse los ojos vigorosamente no produce Queratocono. Pero, en las personas que tienen una tendencia a sufrir este problema o que ya lo presentan, el hecho de frotarse los ojos con fuerza, puede agravarlo.

  • Frotarse los ojos vigorosamente y con frecuencia contribuye al adelgazamiento de la córnea, favoreciendo la aparición de Queratocono en personas con esta tenencia.

Partes del ojo

¿Cuáles son los síntomas?

El Queratocono suele dar la cara a edades tempranas, en la infancia y la adolescencia. En los primeros estadios, la visión borrosa que experimenta la persona con esta anomalía visual, es muy similar a la que experimenta una persona con astigmatismo y, por eso, es frecuente que se confunda con este error refractivo. Esta fase de visión poco nítida suele prolongarse durante años.

Cuando el “astigmatismo” se agrava produciendo un deterioro importante y rápido de la visión, es indispensable someter a la persona a un estudio topográfico completo para descartar la presencia de un Queratocono. Es importante saber que, contrariamente a lo que ocurre con otros errores refractivos como la miopía o la hipermetropía, el astigmatismo no suele evolucionar con el paso del tiempo. Las personas con Queratocono cambian rápidamente de graduación, empiezan a experimentar problemas de visión a todas las distancias y, también, dificultad para ver bien por la noche o en condiciones de poca luz (nictalopía). Es posible, incluso, que desarrollen fotofobia, fatiga ocular o una insistente sensación de picor u hormigueo en el ojo. Algunos afirman incluso que sienten un dolor leve.

Lo normal es que los dos ojos estén afectados por esta anomalía, aunque no en la misma medida.

¿Se puede prevenir?

Dado que tiene un importante componente genético en la mayoría de los casos, esta anomalía no se puede prevenir. Sin embargo, sí existen tratamientos eficaces para frenar su avance y evitar una intervención quirúrgica.

En los casos menos graves, el Queratocono puede ser tratado eficazmente con gafas que corrigen los problemas de refracción que ocasiona. También puede tratarse mediante lentes de contacto rígidas (de Ortoqueratología u Orto-K) que “aplanan” la córnea, mejorando la refracción y evitando el avance del problema. En la actualidad, existen también tratamientos específicos con luz ultravioleta encaminados a fortalecer la córnea.

En los casos más severos, la solución para el Queratocono es el trasplante de córnea.

¿Tú o alguien de tu entorno padecéis Queratocono? ¿nos cuentas tu experiencia?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas