Pasar más tiempo al aire libre reduce la miopía

Home / Salud visual / Pasar más tiempo al aire libre reduce la miopía
Por
En Salud visual

 

reducir miopia ninos aire libre

La miopía (palabra que viene del griego clásico y significa “contraer los ojos”), se produce cuando los rayos de luz que llegan paralelos al ojo convergen delante de la retina, no llegando a proyectarse en ella. La retina es una capa que tapiza el fondo del ojo donde las células conocidas como conos y bastones, recogen la información sobre las imágenes que capta el ojo, para enviarlas al cerebro, que es el encargado de interpretarlas. Las personas que padecen miopía tienen dificultad para enfocar objetos lejanos y deben acercarse para verlos mejor… ¡o usar gafas!

La miopía avanza en el mundo

En las últimas décadas,  se ha registrado un aumento global de la miopía. Este error refractivo afecta a más del 30% de la población en muchos países occidentales. Mientras que en Estados Unidos, en 1972, había un 25% de miopes, actualmente más del 40% de la población tiene este error refractivo. En nuestro país la miopía afecta al al 25% de los habitantes y en los países asiáticos, este porcentaje alcanza (e incluso supera) el 70%.

¿Por qué aumenta el número de miopes?

Aunque es difícil determinar el avance de la miopía, existen varias hipótesis sobre ello:

    • A mayor nivel educativo, mayor índice de miopía. Según los expertos, pasar horas en interiores, estudiando, puede incrementar las probabilidades de miopía.
    • Exceso de pantallas. En los últimos años, ha aumentado de forma increíble el uso de smarthphones, tablets, ordenadores… En España, entre el 50 y el 90% de los habitantes miran las pantallas más de las dos horas recomendadas. Según el informe de Mary Meeker para KPCB en nuestro país pasamos una media de 6,6 horas delante de una pantalla. Estas cifras alcanzan las 10 horas cuando se trata de los menores de 30 años. Según datos del Colegio Nacional de Ópticos Optometristas, año 2020 el 33% de los adolescentes tendrán miopía como consecuencia de la utilización inadecuada de estos aparatos.
    • Luz por la noche en habitaciones infantiles. Tal y como sostiene un estudio llevado a cabo por el Medical Center de la Universidad de Pensilvania y el Children’s Hospital de Filadelfia en 1999, la luz de noche en las habitaciones de bebés y niños menores de dos años podría estar detrás del aumento de la miopía.

Es importante señalar, no obstante, que pese a que los factores ambientales influyen en la aparición de este error refractivo, la miopía tiene un fuerte componente genético.

Los niños que juegan fuera tienen menos riesgo de miopía

Con el fin de determinar los efectos beneficiosos que tiene pasar tiempo al aire libre sobre la miopía, el doctor Mingguang He, de la Universidad Sun Yat-sen, en Guangzhou, China ha llevado a cabo una investigación en la que han recopilados datos visuales de más de 1500 niños con una edad promedio de 6,6 años. Los participantes, pertenecientes a 12 escuelas de primaria, se dividieron en dos grupos: en 6 de los centros continuaron con el horario de clases existente y, en los otros 6, se les programó 40 minutos de actividad al aire libre después de cada día escolar. Además, los investigadores alentaron a los padres del segundo grupo a involucrar a sus hijos en actividades al aire libre los fines de semana y días festivos.

Tras tres años de estudio:

    • Los niños que tuvieron un tiempo extra al aire libre presentaron una tasa de incidencia acumulada de miopía de 30,4%
    • Aquellos participantes que no realizaron actividades extra en el exterior presentaron una tasa de incidencia acumulada de miopía de 39,5%.

“Nuestro estudio logró una diferencia absoluta del 9,1% en la tasa de incidencia de la miopía, lo que representa una reducción relativa del 23% en la miopía después de los 3 años, que fue menor que la reducción prevista. Los resultados son clínicamente muy importantes porque los niños pequeños que desarrollan miopía temprana tienen más probabilidades de progresar a alta miopía, lo que eleva el riesgo de miopía patológica”, declara el autor del trabajo.

Aunque estudios previos sugerían los efectos positivos que tiene sobre la miopía estar un tiempo diario en exteriores, todos ellos estaban basados en encuestas. Un estudio realizado en el 2011 en la Universidad de Cambridge, por ejemplo, sugería que que por cada hora semanal que un niño pasa al aire libre, se reduce en un 2% el riesgo de padecer miopía. El estudio de Mingguang He es el primero que se basa en un estudio aleatorio, que permite demostrar la causalidad y también, proporcionar evidencia suficientemente como para informar a la población sobre los beneficios visuales que tiene dejar a los niños pasar un tiempo diario en exteriores.

El autor de la investigación señala que los beneficios pueden ser pequeños y, también, que pueden no ser permanentes. El estudio no investiga qué razones explican el vínculo entre pasar tiempo al aire libre y la reducción de la miopía, pero algunos trabajos experimentales sugieren que la luz exterior brillante podría influir en el crecimiento del ojo inhibiendo la miopía. Además, el hecho de que en exteriores sea posible enfocar objetos más lejanos, puede ayudar también a mantener lejos este defecto refractivo.

¿Tu hijo tiene miopía o riesgo de padecerla?, ¿qué haces para combatirla?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas