Regalos para niños: lo que aconsejan los ópticos

Home / Salud visual / Regalos para niños: lo que aconsejan los ópticos
Por
En Salud visual

Reyes Magos

El sentido de la vista evoluciona en los primeros años de vida. Aunque la mayor parte de las funciones visuales del niño están desarrolladas a los dos años y medio, el sistema visual infantil no alcanza la maduración completa hasta que tiene siete años. Por esta razón, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia aconseja que, en esta Navidad, se regale a los niños juguetes indicados para un correcto desarrollo del sistema visual, adaptados a la edad y a los gustos de los más pequeños, con el fin de mejorar la salud visual.

Sus primeros juguetes “visuales”

Aunque los ojos del futuro bebé pueden captar la tenue luz que atraviesa las paredes del útero en el último trimestre de gestación, en el momento del nacimiento el sentido de la vista aún no está completamente desarrollado. Al recién nacido le molesta la luz directa, percibe las imágenes borrosas, en blanco y negro y sólo puede ver aquello que se encuentra a unos 20 cm de sus ojos. Hacia los dos meses empieza a distinguir los colores rojo y verde y en torno a los seis meses también percibe el azul y el amarillo. De acuerdo con los expertos del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia los primeros juguetes del bebé deben ir destinados a estimular su sistema visual y auditivo. Entre el primer y el tercer mes de vida tienen que tener colores llamativos, muy vivos, y mantenerse cerca de sus ojos para que se interese por ellos. A partir de los 2-3 años, es aconsejable que el niño realice rompecabezas encaminados a desarrollar su percepción y memoria visual.

Observando y protegiendo su visión

Según los ópticos-optometristas gallegos es fundamental que los padres jueguen con sus niños, sobre todo, en la edad comprendida entre los 3 y los 6 años. De este modo podrán descubrir si su hijo tiene problemas para identificar colores o para coger un objeto porque no lo ve bien, porque calcula mal las distancias o porque tiene un campo visual limitado. En caso de detectar alguna anomalía, es aconsejable acudir a un profesional de la visión que revise sus ojos y pueda diagnosticar un problema visual lo antes posible. Además, en opinión de este grupo de expertos, los padres “deben supervisar los juguetes que tengan lentes o espejos que puedan concentrar luz, como son las lupas, telescopios, microscopios o prismáticos, ya que pueden provocar quemaduras graves en los ojos de los niños si no se utilizan de forma adecuada. Lo mismo sucede con los juguetes que tienen partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectil, que pueden convertirse en objetos peligrosos para los ojos de los niños”.

A jugar al parque

Menos pantallas y más parque

De acuerdo con el último informe publicado por AIJU (Instituto Tecnológico especializado en juguete, producto infantil y ocio), el 77% de las familias están preocupadas por el excesivo tiempo que los niños pasan frente a las pantallas. Los datos de este informe aseguran que entre los niños de 1 y 2 años, el móvil es utilizado de forma recurrente para ver vídeos de dibujos o canciones infantiles, y que la tablet es uno de los elementos más utilizados entre los niños de 1 a 12 años. Es imprescindible limitar el uso de estos dispositivos entre los más pequeños y, además, proteger su visión con lentes capaces de bloquear las emisiones nocivas de luz azul-violeta, que estos dispositivos emiten en altas concentraciones. Las gafas EssiKids, de Essilor, pensadas para niños de 3 a 12 años, protegen los ojos de los más pequeños de la luz azul-violeta, ya que cuentan con la tecnología de las lentes Airwear Crizal Prevencia. Las pueden usar niños con errores refractivos (miopes, hipermétropes y astígmatas) y sin ellos (emétropes).

Además… Varios estudios señalan que la miopía está aumentado entre los menores debido a la frecuente exposición a pantallas y al aumento de horas que pasan en interiores. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Cambridge, por cada hora semanal que un niño pasa al aire libre, el riesgo de padecer miopía disminuye en un 2%. Por otro lado, según un trabajo del New England College of Optometry, la progresión de la miopía se ralentiza en verano, una época en la que los niños pasan más tiempo al aire libre y menos horas en la escuela.

Los padres deben proporcionar a sus hijos juguetes que favorezcan el correcto desarrollo de su sistema visual. Así mismo, deben evitar o supervisar el uso de juguetes con lentes o espejos que puedan concentrar luz, aquellos que tengan partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectil y, también de los dispositivos con pantalla, por emitir altas concentraciones de luz azul-violeta.

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas