Conoce los riesgos de la luz láser para tus ojos

Home / Salud visual / Conoce los riesgos de la luz láser para tus ojos
Por
En Salud visual

Riesgos de la luz láser

Las luces láser están presentes en la electrónica de consumo, la investigación científica, la medicina, la industria y el sector militar. Por eso no es extraño que nos encontremos habitualmente con mensajes que advierten sobre el peligro que esta luz supone para nuestros ojos.

Es fundamental advertir la presencia de luz láser ya que, si no se utiliza con precaución, puede producir desde quemaduras leves a graves en los ojos, y llegar a ocasionar la pérdida total de visión en función de si hay reflejo de aversión o no, de si es visible o no y de la frecuencia y potencia de la fuente.

  • Llamamos reflejo de aversión al acto reflejo de cerrar rápidamente los párpados cuando se produce un súbito destello, iluminación o ruido intenso. El reflejo de aversión resulta eficaz para proteger frente a la incidencia de láser de poca potencia. Pero, cuando el láser es de una potencia significativa, no tiene efecto alguno, ya que el daño en estos últimos casos se produce en pocos segundos.

 

Clasificación de los láseres según UNE EN 60825-1/A2-2002

Según la peligrosidad de los láseres y en función del Límite de Emisión Accesible (LEA) se pueden clasificar en las siguientes categorías de riesgo:

  • Clase 1: Seguros en condiciones razonables de utilización.
  • Clase 1M: Como la Clase 1, pero no seguros cuando se miran a través de instrumentos ópticos como lupas o binoculares.
  • Clase 2: Láseres visibles (400 a 700 nm). Los reflejos de aversión protegen el ojo aunque se utilicen con instrumentos ópticos.
  • Clase 2M: Como la Clase 2, pero no seguros cuando se utilizan instrumentos ópticos.
  • Clase 3R: Láseres cuya visión directa es potencialmente peligrosa pero el riesgo es menor y necesitan menos requisitos de fabricación y medidas de control que la Clase 3B.
  • Clase 3B: La visión directa del haz es siempre peligrosa, mientras que la reflexión difusa es normalmente segura.
  • Clase 4: La exposición directa de ojos y piel siempre es peligrosa y la reflexión difusa normalmente también. Pueden originar incendios y explosiones.

Para proteger los ojos de los láser es importante hacer caso a lo que dicen las pegatinas amarillas de aviso que suelen llevar los equipos de uso doméstico con posibilidad de alcance directo en el ojo. Por lo general, es suficiente con no mirar la luz directamente, aunque en algunos casos como, por ejemplo, en tratamientos estéticos, se deben usar gafas protectoras o mantener los ojos cerrados mientras se emita la luz.

Cuando se trabaja con láseres es preciso observar las recomendaciones de seguridad y riesgos laborales particularizados para cada aplicación por normativa, así como la utilización de equipos de protección individuales.

  • Si ha habido exposición directa a una luz láser y, sobre todo, ante cualquier síntoma o duda, desde Essilor recomendamos acudir a consulta médica.

 

Juguetes no tan inofensivos

Los juguetes con luz láser, cada vez más populares, pueden resultar peligrosos si no se operan de manera segura, observando ciertos controles.

La Administración Americana de Alimentos y Medicamentos (FDA), ha elaborado una serie de normas sobre la seguridad de los juguetes láser. Tal y como declara Dan Hewlett, oficial de promoción de salud del Centro para Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA “Las lesiones de láser por lo general no duelen, y la visión se deteriora lentamente con el tiempo. Las lesiones oculares causadas por la luz láser pueden pasar desapercibidas, por días e incluso semanas y podrían ser permanentes”.

¿Qué otras “luces” pueden afectar a nuestra visión?

  • Luz azul-violeta. Forma parte del espectro visible (ya sea luz natural o artificial), puede generar problemas visuales por acumulación y no por exposición puntual. En la luz artificial, sobre todo en la emitida por las pantallas de dispositivos electrónicos tipo LED existe gran cantidad de emisión de luz azul-violeta que, además, puede provocar trastornos en el ritmo de sueño-vigilia. La exposición prolongada a la luz azul puede producir Degeneración Macular Asociada a la Edad y otros. Las lentes Crizal Prevencia y Eyezen, de Essilor, cuentan con filtros selectivos que protegen los ojos de la luz azul-violeta
  • Rayos UV (UVA). Presentes en la luz natural solar y, en mucho menor porcentaje, en algunas lámparas, aumenta el riesgo de padecer cataratas y quemaduras en cualquier tejido. La protección solar con lentes solares con filtros adecuados de calidad (polarizados como Essilor Xperio), espejados, tratamientos que evitan el UV reflejado en cara interna de la lente ya sea esta de sol o no (Crizal Prevencia o cualquier otro Antirreflejante de la gama Crizal), etc.
  • El infrarrojo (IR). La exposición puntual puede ocasionar quemaduras en piel y ojos y la exposición habitual puede producir  cataratas como, por ejemplo, la del soplador de vidrio.

¿Te gustaría saber más sobre este tema? ¡Pregúntanos!

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas