Salud ocular, la asignatura pendiente de las personas mayores de 60 años

Home / Salud visual / Salud ocular, la asignatura pendiente de las personas mayores de 60 años
Por
En Salud visual

Salud ocular en los mayores de 60

La vista se va deteriorando con el paso de los años. Es un hecho. La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), las cataratas, la retinopatía diabética o el glaucoma son afecciones visuales comunes entre las personas mayores.  

Tal y como informan desde la Fundación Salud Visual (Funsavi) el 80% de los mayores de 60 años padecen problemas de visión y la mayoría de ellos lo ignora. Las razones fundamentales de esto son:

  • No perciben problema. Con la edad, la persona considera normales las dificultades visuales y, por eso, no se queja de ellas y se resigna a padecerlas. No obstante, el secretario general de Funsavi, Luis Alfonso García, afirma: “la pérdida de visión no es una consecuencia normal del envejecimiento”.
  • Sobreestiman sus facultades: el 80% de las personas mayores de 65 años cree que ve bien sin gafas. Sin embargo, diferentes investigaciones demuestran que entre el 72 y el 80% de ellas necesita una corrección óptica.
  • No acuden a revisiones periódicas: Es fundamental cuidar la vista a cualquier edad pero, en la tercera edad, esto es aún más importante. Detectar las patologías de la visión de forma temprana ayuda a evitar el 50% de los casos de ceguera.
  • Llevan un equipo desactualizado: Al no revisarse la vista, es muy posible que sus gafas lleven lentes “afuncionales”, que no solucionan sus necesidades visuales. Las personas mayores tardan una media de 8 años en cambiar sus gafas. Únicamente el 20% de los mayores que usa gafas alcanza un adecuado nivel de visión.
  • No tienen recursos suficientes: El bajo nivel adquisitivo de muchas personas jubiladas hace muy difícil que tengan suficientes recursos económicos para afrontar las correcciones (lentes, cirugía…).

De acuerdo con la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) tener una deficiente calidad de visión afecta al individuo de forma integral: además de incrementar los riesgos de accidentes y caídas, va asociada a un aislamiento y reducción de de las relaciones afectivas y sociales. La situación se vuelve más dramática cuando a los problemas visuales se añaden dificultades auditivas.

Los problemas más comunes de pérdida de visión relacionada con la edad son:

  • Cataratas. Este problema visual ocurre cuando el cristalino pierde su transparencia haciendo que la visión se desenfoque o se nuble y los colores pierdan intensidad. Para solucionar el problema es necesario realizar cirugía que consiste en sustituir el cristalino opaco por una lente transparente.
  • Glaucoma. Cuando el humor acuoso, un líquido que se encuentra en el interior del ojo que le ayuda a mantener su forma, no se drena correctamente o se produce en exceso, aumenta la Presión Intraocular o PIO, y se pueden producir lesiones en el nervio óptico que aumentan el riesgo de ceguera. El glaucoma no presenta síntomas en sus primeros estadios, por eso es fundamental prevenirlo acudiendo a revisiones visuales periódicas.
  • DMAE. La Degeneración Macular Asociada a la Edad o DMAE tiene lugar cuando las células fotorreceptoras de la retina, conos y bastones, están dañadas. Puede detectarse en revisiones de fondo de ojo que realiza el óptico-optometrista en los controles periódicos. Si se detecta de forma precoz, se pueden controlar su avance y reducir el riesgo de ceguera.
  • Retinopatía diabética. En algunas ocasiones, la diabetes afecta a los capilares que irrigan la retina que pueden conducir a una importante pérdida de visión. Al igual que ocurre con el glaucoma, los síntomas no se manifiestan hasta que el problema es grave. Las revisiones periódicas son también claves para controlar adecuadamente esta patología visual.

Para mantener una buena visión, los expertos de Funsavi y de la SEGG recomiendan:

  • Hacerse revisiones visuales anuales para poder hacer un diagnóstico precoz de enfermedades graves.
  • Llevar siempre las lentes con la graduación actualizada.
  • Usar gafas de sol que bloqueen los rayos UV, que aumentan el riesgo de cataratas y DMAE
  • Proteger los ojos cuando se realizan actividades de riesgo, en las que pueden saltar pequeños pedazos, o cuando se realiza ejercicio de contacto.
  • Revisar la PIO a partir de los 40 años; en España sufren este problema más de un millón de personas y casi la mitad lo desconoce.
  • No fumar, ya que el tabaco se relaciona con cataratas y DMAE
  • Acudir a las revisiones médicas ya que algunas enfermedades, como la diabetes o la artritis reumatoide pueden producir patologías visuales.
  • Practicar ejercicio; la actividad aumenta el flujo sanguíneo en el organismo, afectando positivamente a los tejidos oculares, ya que estimula la liberación de toxinas y favorece el funcionamiento de los ojos.
  • Consumir frutas y verduras, ya que las vitaminas y antioxidantes que contienen ayudan a prevenir patologías visuales como la DMAE o las cataratas.

¿Te preocupas por la salud visual de tus familiares mayores de 60 años?, ¿hace cuánto que no se revisan la vista?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Entradas Recomendadas