Sentidos: lo que oyes depende de lo que ves

Home / Salud visual / Sentidos: lo que oyes depende de lo que ves

Ver y oír, relacionados

¿Reaccionas igual cuando escuchas el sonido de un claxon en una película que cuando escuchas ese mismo sonido en la vida real? De acuerdo con los datos obtenidos en un estudio reciente, la interpretación que hace el cerebro de los sonidos está influenciada por señales provenientes de otros sentidos, que nos ayudan a interpretar lo que escuchamos en cada momento.

En este nuevo estudio, basado en experimentos sobre ratones, los investigadores del Centro Médico de Langone (NYU) liderados por el doctor Kishore Kuchibhotla, encontraron que las células nerviosas que se encargan de recibir la información auditiva, también “tienen en cuenta” otro tipo de informaciones del contexto para, de este modo, ayudar a la persona a interpretar sonidos y responder adecuadamente ante los mismos.

En palabras de Robert Froemke, uno de los autores de la investigación, “La respuesta del cerebro no sólo depende de su capacidad para identificar los sonidos, sino también de la información visual que recibe en el momento en que los oye”. Así, según este equipo de investigación, las células encargadas de procesar la información procedente de los oídos, situadas en el córtex auditivo, se activan y desactivan por otras células nerviosas que detectan otros datos del contexto. “Nuestro trabajo demuestra cómo el mismo sonido puede significar cosas diferentes dentro del cerebro dependiendo de la situación. Las personas han aprendido a no alarmarse cuando oyen el sonido de un claxon dentro de su casa, pero se sobresaltan si lo escuchan cuando están cruzando una calle muy transitada”, afirma Froemke.

El grupo de científicos sostiene que, si se demuestra en próximas investigaciones que el cerebro humano reacciona de una manera similar al de los ratones, será posible obtener informaciones precisas sobre comportamientos específicos. Así, podría explicarse la ansiedad que generan los sonidos del aula cuando se realiza un examen de matemáticas, el estrés post-traumático de un veterano de guerra cuando escucha la explosión de un tubo de escape, y el hecho de que las personas con demencia sean capaces de recordar algunos eventos cuando escuchan una voz familiar o ven la cara de un amigo.

¿Cómo se ha llevado a cabo el trabajo?

Para saber cómo el mismo sonido puede ser percibido de forma diferente por el cerebro, el equipo de investigadores monitorizó la actividad del circuito nervioso de los ratones en situaciones en que los animales esperaban obtener agua como recompensa, tras escuchar una nota musical asociada a ello.

Los investigadores observaron el comportamiento de las células nerviosas cuando los ratones estaban expuestos a estas señales auditivas específicas. Cada célula nerviosa “decide” si un mensaje sigue circulando por una vía nerviosa o no. Aquellas que forman parte de los circuitos “excitatorios”, tienen la misión de propagar el mensaje. Mientras que aquellas que forman parte de los circuitos “inhibitorios”, tienen la misión de detenerlo. Así, dependiendo de si se activa un circuito u otro, el sonido será interpretado de una forma u otra.

Los autores del trabajo descubrieron que cuando los ratones escuchaban la nota musical asociada con obtener agua como recompensa, las células excitatorias tenían una actividad catalogada como débil. Pero, cuando el animal veía el agua, el circuito de estas células aumentaba su actividad, lo que significa que la información que se recibe a través de la vista repercute, de alguna manera, en las células nerviosas del córtex auditivo. La investigación también puso en evidencia que la activación de los circuitos inhibitorios por un neurotransmisor llamado acetilcolina, tenía un papel relevante en estos cambios. Algunos estudios en seres humanos han vinculado el agotamiento de la acetilcolina a tasas más altas de la enfermedad de Alzheimer.

Una nueva vía para influir sobre comportamientos

Tal y como ha declarado Froemke, el equipo de investigación tiene previsto evaluar, en futuros ensayos, la forma en la que las hormonas noradrenalina y dopamina afectan a las neuronas de la corteza auditiva en diferentes situaciones. “Si averiguamos de qué manera interaccionan algunas hormonas y la actividad cerebral en función de la percepción del contexto, seremos capaces de investigar rutas específicas tanto inhibitorias como excitatorias para cambiar e influir sobre comportamientos”, explica el autor del estudio. Esto permitirá atajar la ansiedad asociada a sonidos y, también, aprovechar los sentimientos placenteros que aportan algunos recuerdos.

¿Crees que tu reacción ante los sonidos depende del contexto en el que te encuentras? ¿podrías darnos algún ejemplo de esto?

NSMG
NSMG
El blog de Essilor.
Últimas entradas